Ovación

Newell’s apenás empató con Unión y la chance del título se alejó más

El empate en dos ante Unión dejó a Newell’s masticando bronca. Una recompensa demasiado escasa para un equipo que supo despertar ilusiones y que aflojó el tranco en el momento menos oportuno.  

Domingo 25 de Noviembre de 2012

El empate en dos ante Unión dejó a Newell’s masticando bronca. Es que careció de utilidad y le sirvió de poco en la lucha por el título. Sólo le redujo aún más sus aspiraciones en el tramo de cierre del torneo y actuó como irreverente plataforma de regreso a sus objetivos iniciales. Una recompensa demasiado escasa para un equipo que supo despertar ilusiones y que aflojó el tranco en el momento menos oportuno.

   Fue una igualdad vibrante, pero la pobreza del rival relativiza cualquier análisis. Y la instancia del campeonato reclamaba otro gesto más contundente. Era ganar para seguir alimentando la llama de la lucha de los de arriba. En ese encuadre, sólo servían los tres puntos y allí el conjunto de Martino no alcanzó su propósito.

   Fue una parda lejana a las necesidades leprosas. Es que esta versión de Newell’s se merecía llegar a los capítulos de definición del certamen con más aires de protagonismo. Sobre todo por las saludables banderas que levantó en cuanto a las intenciones de juego. Pero en el fútbol no hay regla de tres y este equipo no le pudo encontrar soluciones a algunos problemas en las últimas fechas. Y se quedó pensando en las crueles ecuaciones que lo retrasaron en la pelea.

   El primer tiempo fue una daga para las ambiciones rojinegras. Es que la visita comenzó el partido manejando, como siempre, la pelota y tratando de buscar con paciencia un hueco en la resistencia tatengue. Pero le faltó algo de profundidad y un poco de sorpresa para sacudir la estantería local.

   En ese contexto Unión apeló a las especulaciones y se aprovechó de los errores de Newell’s en defensa. Así, Montero le regaló, a los 22’, el primer gol a Jara, que abrió el marcador con un remate bajo ante la estirada de Vergini. Fue un cimbronazo. Y además, a los 33’, Franzoia le sacó jugo a una desprolijidad de Víctor López y aumentó la cuenta ante una floja tapada de Guzmán. Otro auténtico sacudón para la Lepra que no merecía tanto castigo.

   Después del paso en falso de los primeros 45’, Martino movió el banco y mandó a la cancha a Tonso y Muñoz por los inexpresivos Sperduti y Pablo Pérez. Esos cambios despertaron rápidamente la reacción rojinegra y le otorgaron más verticalidad, pimienta y desparpajo al equipo. Y al minuto del complemento ya logró el descuento con un disparo de Tonso que contó con alguna complicidad de Perafán.

   Newell’s se sintió más seguro y suficiente, y fue por más. Siempre mereció más, pero por primera vez comenzaba a ganárselo más cerca del área adversaria. Así, a los 16’, luego de una jugada rápida desde el fondo, Scocco inventó un misil que se clavó con voracidad en el ángulo izquierdo del arco local.

   De esta manera, el reloj le ofreció bastantes minutos a la visita para ir por el ansiado triunfo. Pero en la finalización del cotejo, Newell’s lució algo cansado y más nublado. Siempre respetó su idea, pero no tuvo la misma claridad e intensidad, y la chapa se clavó en el empate. Scocco tuvo una chance y Muñoz otra, pero no hubo variaciones.

   Así, Newell’s se fue de Santa Fe con sensaciones extrañas y un punto que representa mucho menos de lo que fue a buscar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS