Ovación

Newell's amagó con ser un equipo apático, pero reaccionó y venció con justicia

Una joda para Marcelo Tinelli. Sí, para el conductor símbolo de la televisión que se ríe con todos, de todos y ama los colores de San Lorenzo. Fue la Lepra la que esta vez jugó a la cámara oculta. Porque en el primer tiempo amagó con ser un equipo partido, descompensado y falto de astucia. Eso le hizo morder el anzuelo a un Ciclón...

Domingo 24 de Mayo de 2009

Una joda para Marcelo Tinelli. Sí, para el conductor símbolo de la televisión que se ríe con todos, de todos y ama los colores de San Lorenzo. Fue la Lepra la que esta vez jugó a la cámara oculta. Porque en el primer tiempo amagó con ser un equipo partido, descompensado y falto de astucia. Eso le hizo morder el anzuelo a un Ciclón que estuvo muy cerca y hasta mereció ponerse en ventaja. Y cuando en el complemento el cuervo preparaba los cubiertos para la cena, llegó la reacción de los de Roberto Sensini. Newell’s entró renovado, afilado, práctico y compacto. Fue amo y señor de las acciones y le metió dos estocadas inesperadas a los de Boedo. Hubo un cambio de roles estratégicos a favor de los rojinegros, que en el global ganaron la pulseada por amplio margen. Así el sueño copero de ingresar a la Sudamericana encontró argumentos sólidos en la recta final del Clausura.

  El 2 a 0 definitivo no significa que la victoria haya sido fácil. Para nada. Los primeros cuarenta y cinco minutos de Newell’s fueron demasiado apáticos y San Lorenzo merodeó con insistencia la apertura del marcador. Lo tuvo Gonzalo Bergessio con un remate picante, casi lo estampa el Papu Gómez con un misil al travesaño y luego Adrián González falló apenas un tiro libre. La pelota fue siempre azulgrana y los rojinegros sólo atinaban a defenderse a los ponchazos. La más clara para la visita fue una habilitación de Sperduti a Pillud, quien remató cruzado y a centímetros de la línea la despejó Gastón Aguirre.

  Sin dudas que al vestuario del entretiempo lo ganó Boquita Sensini. Porque Newell’s salió decidido a copar el mediocampo y desde el control de la pelota agredió al rival. La línea de tres se plantó con solidez. Creció el aporte de Bernardi, se acomodó mejor Monsalvo y por derecha engranó Mauricio Sperduti. Siempre con el paraguayo Da Silva como pivote y como tiempista ideal para elegir los caminos de ataque.

  Es cierto que la bomba cruzada de Sperduti, con desvío de Gastón Aguirre (un ex leproso que no es la primera vez que anota en contra) en el amanecer del complemento, abrió el camino a la victoria y sumió a San Lorenzo en un desconcierto generalizado. Encima, los jugadores del Ciclón debieron soportar los cantos hostiles de los hinchas. Ese gol grafica la postura ambiciosa de los rojinegros, ya que Bernardi guapeó la pelota dentro del área, luego Navarro le ahogó el grito a Da Silva y ahí se desencadenó la carambola efectiva del Gordo.

  Pero a pesar de la ventaja Newell’s no retrocedió y siempre fue por más. Sperduti lanzó el centro frontal, el capitán Rolando Schiavi ganó en la terraza y Da Silva le dijo que sí a la red. Al fin la Lepra capitalizó una pelota detenida.

  Fue otra victoria rojinegra lejos de casa. Fue otro premio para los hinchas que siempre están para gritar por la camiseta que llevan en el corazón. Fue otro gran gusto que se dio Newell’s de visitante ya que Boca había sido su última víctima en la mismísima Bombonera. Ahora la recta final del torneo pinta bien. Lo mejor que le pudo pasar a los de Sensini fue seguir enfocando los cañones para obtener un boleto a la Sudamericana. Esta vez fue Newell’s el que dijo: "Buenos noches América".

l





 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario