Ovación

"Necesitaba vivir uno de mis últimos años en mi país"

La frase de Diego es una síntesis de lo que siente en esta etapa de su vida. "Viví cosas hermosas y cuando salí a la cancha me pasó lo mismo", dijo.

Lunes 09 de Septiembre de 2019

Maradona atraviesa un momento de su vida en el que se muestra más sensible que nunca, consciente de todo lo que le tocó atravesar, estando por momentos al borde de la muerte. “Necesitaba vivir uno de mis últimos años en mi país y después veo qué hago”, manifestó el flamante entrenador del lobo, como si se tratase casi un anuncio de una próxima despedida del fútbol. A los 58 años, mira hacia atrás y entiende que el largo camino recorrido se va acortando. Conmovido, el Diez aseguró que se sintió “en el cielo” y que tuvo contacto con su difunta madre cuando ingresó al estadio en el primer entrenamiento al frente de Gimnasia, en el que estuvo junto a Sebastián Méndez, quien será el DT que trabajará codo a codo con el Diez.

   “Necesitaba vivir uno de mis últimos años en mi país y después veo qué hago”, declaró. “Con Gimnasia en primera no sé si el presidente me va a renovar”, bromeó de inmediato haciendo referencia a Gabriel Pellegrino, titular del lobo, quien lo acompañó en la conferencia de prensa.

“Siempre fue la cancha el desahogo de los domingos y últimamente no lo es. Es la brutalidad lo que mueve todo. Yo quiero pedirles solamente que nos miremos a la cara, todos los presidentes, y que hagamos algo valedero y algo lindo, que tengamos tiempo para ir a ver el partido”, sostuvo.

   “Hoy (ayer) me sentí en el cielo. Cuando entré a la cancha estaba hablando con ella”, dijo en referencia a su madre, Dalma Franco, conocida como la Tota, cuando pisó el césped del estadio de Gimnasia, en el que hubo más de 20 mil fanáticos.

   “Viví muchas cosas hermosas, el nacimiento de mis hijas, mis hijos, el corazón creía que se me iba a reventar y hoy (ayer) cuando salí a la cancha me pasó lo mismo, pero alguien de arriba me frenó, no quiero hacerme el llorón”, comentó.

Embed

   “Lo único que quiero es agradecerle al presidente (Gabriel Pellegrino). También a Cristian (Bragarnik), al Bocha (Valeri) y a Víctor Stinfale —los tres gestionaron con la comisión directiva su llegada al lobo— por haberme traído”, continuó el Pelusa, visiblemente emocionado.

   Además dejó en claro que no promete “nada” como DT del lobo, equipo que se encuentra en la última posición de los promedios.

“No soy mago, no prometo nada. Con el recibimiento de hoy (ayer) sería suficiente. Pero yo quiero más. Le dije al presidente que quiero tomarme el día de mañana (hoy) para confirmar todo el cuerpo técnico antes del partido”, dijo.

En una de las últimas preguntas, lo consultaron por Claudio Paul Spinelli, uno de los delanteros que dirigirá en la Superliga, y su comparación con Claudio Paul Caniggia.

“Spinelli que la meta también, porque al Cani lo recordamos todos por el gol a Brasil. Yo quería gritarlo y no podía porque por dentro decía: «Hacelo, hacelo». Cuando vi que la red se movió, dije: «Gracias Cani por el amor de Dios. Es que Taffarel se le plantó bien»”, declaró Diego, entre risas, en relación al parecido de los nombres y del aspecto físico de ambos jugadores.

Las lágrimas volvieron a aparecer en su rostro antes de continuar hablando de su amigo. “Yo lo quiero mucho al Cani y sé que no está pasando un buen momento. Quiero aprovechar para mandarle un saludo enorme”, alcanzó a decir sobre el ex delantero que tiene un conflicto familiar.

“Queremos generar algo lindo en el fútbol argentino. Nosotros vamos a confiar y a entrenar. Hoy (ayer) me dediqué más a la gente que llenó la cancha, pero no será así a partir de ahora”, fueron sus últimas palabras.

   

Culpables del “destierro”

Maradona, ex entrenador de Mandiyú (1994) y Racing (1995) en el fútbol argentino, dijo que el ex presidente de la AFA Julio Grondona y el ex titular de la Fifa Joseph Blatter hicieron lo posible para que nadie lo contrate en su país.

   “Blatter y Grondona apuraban a los presidentes de los clubes para que no me contrataran en Argentina. Varios dirigentes del fútbol argentino me dijeron que me habían querido buscar como técnico pero que me tachaban”, señaló.

   “Por supuesto que quería dirigir en el país, pero el tema eran esas dos personas. El fútbol argentino me hizo la cruz después de la selección, lo sabían todos. En 1994, ellos me borraron junto con (Eduardo) Deluca. Pero estoy acá, de pie, como quería la Tota”, dijo.

    “Esto ya es pasado y ahora tenemos que trabajar”, añadió Maradona.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario