Ovación

Moyano se llevó puesto al yerno

El presidente de Independiente en su afán por incrementar la sospecha hacia Macri y Boca dejó mal parado a Tapia. "Quizás no se entere que lo están influenciando" , dijo.

Viernes 23 de Febrero de 2018

"Quizás Tapia, que es mi yerno, que es el máximo responsable, ni se entere que lo estén influenciando", dijo Hugo Moyano, presidente de Independiente, quien sazonando la confrontación política que mantiene con Mauricio Macri, sentenció que el presidente de la Nación "pueda que tenga una influencia en el fútbol, y si puede ayudar a Boca lo va hacer". Así el líder camionero hizo su aporte a la instalación de la suspicacia que vinieron desarrollando Marcelo Gallardo, Matías Lammens, Marcelo Tinelli, Rodolfo D'Onofrio, entre otros .

Pero al mismo tiempo abrió un interrogante muy preocupante: ¿Son torpes o mienten?

Porque si lo que afirmó Moyano fuese cierto, Claudio Tapia no estaría en condiciones de ser el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, ya que no garantiza la hipotética ecuanimidad que incluso su propio suegro puso en duda con esta declaración.

Si lo que el legendario dirigente sindical sostuvo es verdad, entonces él también sería usado por esas influencias que denuncia, porque no es un allegado al Comité Ejecutivo de la AFA, sino que ostenta el cargo de vicepresidente, por ende es responsable de lo que sugiere.

O lo que es peor, si Moyano tampoco se enteró que lo estuvieron influenciando, tampoco está en condiciones de ocupar un lugar tan trascendente en la dirigencia del fútbol argentino.

Con su aseveración el referente sindical estaría admitiendo que tanto él como su yerno son funcionales a los intereses de Macri que sugiere, paradójicamente ahora su adversario también político.

Es raro también que Moyano coincida en un mismo plano con Tinelli, que días atrás emparentó al poder de Boca para sacar provecho con esta nueva AFA y Superliga (donde el ex periodista puso a Mariano Elizondo como ceo)cuando ambos fueron adversarios primero en aquel bochornoso comicio del 38 a 38, compañeros después cuando el conductor televisivo estuvo al frente del área de las selecciones con la nueva organización, luego otra vez contrincantes cuando "Marce" se fue de la estructura, y ahora nuevamente "compañeros" en esta cruzada.

Así Moyano se sumó a esta corriente para instaurar la sospecha en el fútbol argentino, como si se trataran él, Tinelli, Lammens y D'Onofrio, entre otros, de directivos de la Federación Futbolística de Madagascar y nada tuvieran que ver con esta realidad.

Una demostración más de cómo cierto sector amplio de una clase dirigente subestima a la opinión pública, en este caso a la del fútbol.

Porque al interrogante que sin proponérselo abrió el mandamás sindical y futbolístico con su reciente afirmación, muy pocos pensarán que son torpes.

Es que con sus historias individuales y colectivas responden con poco margen de error, porque sus comportamientos se relacionan a la complicidad y a la mentira.

Por eso es que esta nutrición de la sospecha que están ejecutando es innecesaria y obscena, porque hace muchos años que ya está instalada, pero no por las declaraciones de ocasión que pueden hacer varios dirigentes, sino por sus propias acciones que defraudaron la confianza de tantos.

La "nueva" AFA y la Superliga fueron presentadas como el nuevo orden que cambiaría el perverso régimen grondonista, sin embargo lo que hicieron fue acentuar la desconfianza. Algo lógico. Porque varios de los que dirigen son los sospechosos de siempre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario