Central

Montero apuesta al plan rombo y hoy va con carrizo como enganche definido

Por la falta de juego, el técnico canalla decidió cambiar el esquema. Será con un enganche definido, función que cumplirá Carrizo

Lunes 18 de Septiembre de 2017

La decisión de Paolo Montero estaba tomada de antemano. Lo dijo el propio entrenador canalla. La apuesta en lo que a nombres se refiere iba a ser la misma, hasta que apareció la lesión de Washington Camacho. Por eso, ahora será con un intérprete distinto. Pero la forma es lo que cuenta, lo que importa. Antes de esbozar cualquier análisis sobre de qué forma intentará jugar el canalla esta noche en cancha de Temperley, lo que merece ser resaltado es que Paolo se vio obligado a realizar este reordenamiento táctico debido a la baja performance del equipo en los tres partidos disputados, pese a no haber perdido. Lo trascendente es que alguien se calzará el traje de enganche y el apuntado es Federico Carrizo.

"Vamos a formar un rombo, como le dicen ustedes", argumentó Montero en la conferencia del viernes. Ese rombo no es ni más ni menos que el formato de un mediocampo con la figura del enganche. En principio, el equipo tendrá a Santiago Romero bien parado en el medio, por delante de la zaga central. A los costados estarán Gustavo Colman (será el reemplazante de Camacho) y Leonardo Gil. Y adelante, más cerca de la dupla de ataque, Carrizo. Todo eso hará que el equipo juegue, o al menos lo intente, de una manera distinta a lo que lo venía haciendo.

De lo que más se habló en estas últimas semanas fue de la falta de juego del equipo, específicamente del poco abastecimiento claro que tuvieron Ruben y Zampedri. Es que con dos delanteros de similares características, que basan su juego en el corazón del área, la presencia de un enganche es lo más acorde, más allá de que existan otras alternativas.

Yendo de arriba hacia atrás, Carrizo es el apuntado por Montero para abastecer a los delanteros. La habilidad del Pachi está fuera de discusión, tanto como el bajo nivel que el volante está atravesando. El tema es ver cómo responde. Porque si hay algo que está claro es que a Carrizo lo que mejor le sienta es jugar por una de las bandas, preferentemente la izquierda, lo que le permite desequilibrar en el mano a mano y jugar con las diagonales hacia el centro. Pero por el medio es otra cosa. Allí los espacios se reducen considerablemente, por lo que su juego suele enmarañarse. Es decir puede ser que el Pachi se luzca como que se enrede más en el intento. ¿Hay algún otro nombre que pueda de- senvolverse mejor en esa posición? Quizá. Leonel Rivas parece más indicado, pero eso ya pasa por gusto del entrenador y, sobre todo, por las conclusiones que le entrega el día a día en los entrenamientos.

Ya un poco más atrás, Colman y Gil serán los volantes. Los "internos" como el mundillo del fútbol comenzó a llamar a los volantes desde hace un tiempo. Nomenclaturas al margen, ni Colman ni Gil podrán abrirse demasiado y pegarse a las líneas. Ambos son jugadores de recorridos cortos, por lo que no están capacitados para hacer toda la banda. ¿Qué provocará eso? Que los marcadores de punta (Paulo Ferrari y Alfonso Parot) deban estar mucho más atentos a los cierres, pero fundamentalmente con una mayor predisposición para pasar al ataque.

Y ese rombo se completa en su vértice inferior con Romero, en lo que es la función de 5 clásico. Montero habló de que podía llegar a probar con Martínez (para eso debía ingresar Tobio en la zaga central), pero es algo que ni siquiera ensayó.

Lo cierto es que el escaso volumen de juego generado en las dos primeras fechas llevó a Paolo a darle una vuelta de tuerca al equipo y el cambio de esquema es el paso que creyó más acorde.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario