Ovación

"Mi prioridad es estar sana, poder jugar sin dolor"

Podoroska, quien no compite desde hace 6 meses por una lesión en la mano, contó cómo vive el proceso y su idea de 2018

Domingo 24 de Diciembre de 2017

Si en alguien estaban depositadas las expectativas del tenis femenino argentino era en Nadia Podoroska. No sólo por el talento que tiene la rosarina sino porque el 2016 había sido hasta ese entonces el mejor año de su carrera y la avalaba en serio. Pero el 2017 le puso un freno y la marginó de las canchas desde julio, momento en el que disputaba un torneo en Rumania. Una lesión en la muñeca le encendió las luces de alerta y desde entonces intenta la recuperación, con ansiedad de concretar la vuelta. Sin embargo, es casi un hecho que no jugará la Fed Cup en Asunción, en Paraguay, en febrero, cuando Argentina vuelva a pelear por un lugar en los playoffs para acceder al Grupo Mundial II. "Nadie me dijo que iba a estar tanto tiempo afuera de las canchas", dice cuando intenta buscarle una explicación a esa incertidumbre que vivió en los primeros meses. Ya más tranquila, con su equipo de trabajo y con Diego Rodríguez, kinesiólogo de Juan Martín Del Potro, a quien también recurrió, confía en 2018: "La prioridad ahora es estar sana, poder jugar sin dolor y mi objetivo para el año que viene es elegir bien los torneos para que el cuerpo no sufra, quiero que me dure muchos años".

   "Recién hace un tiempo que tengo más claro qué es lo que tengo, porque al principio parecía que era una lesión de unos 20 días. No fue así y a medida que iban pasando los días iba tomando dimensión de la lesión. Estuve un mes en Barcelona (ciudad en la que se había instalado para estar más cerca de la competencia europea) tratando de recuperarme y cuando vi que era para más decidí volverme a Rosario porque tengo muchos médicos en los que confío", relata Nadia ante la consulta de Ovación. Y explica: "Si no podía competir ni entrenar, aunque hacía físico, quería estar con mi familia".

   La Rusa Podoroska concretó en 2016 el mejor año de su carrera metiéndose entre las mejores 200 del ránking. Preparada para saltar al Top 100, pasó lo que pasó. Y por eso cuando habla, parece una experta en tratamientos de muñeca: "Fuimos viendo médicos de acá, en Buenos Aires, tratando de descubrir, de dar en la tecla, la lesión en esta parte es muy complicada, lo difícil es encontrar el huesito afectado", explica. Y va un poco más allá: "Ahora estamos trabajando en las cadenas musculares, en la recuperación global del cuerpo, el tema es que es un proceso que lleva mucho tiempo".

   A pesar de este contexto, Nadia contó que aún sin poder hacer tenis nunca dejó de ir a la cancha. Cuando no pudo usar la mano derecha, la afectada, se movió pegando con la zurda y de a poco incorporó la derecha. "Lo que la mano permita", resalta. Un respeto absoluto hacia la lesión. Puso el acento en el entrenamiento físico, mientras tanto, y habló de cómo maneja la cabeza en un momento así. "No me dan fechas de cuándo me voy a recuperar, eso es lo más difícil para la cabeza, para organizar el entrenamiento. La prioridad ahora es estar sana, poder jugar sin dolor y mi objetivo es ese para 2018, elegir bien los torneos para que el cuerpo no sufra, quiero que me dure muchos años más". En este marco, la familia, los médicos (Diego Albertengo y Gonzalo Bonadeo), su entrenador Carlos Rampello y su kinesiólogo Rodrigo Martínez se convirtieron en los puntales fundamentales: "Son muy postivos y lo más importante en este proceso es eso".

   Cuando se habla de lesiones de muñecas en tenistas, es inevitable pensar en Juan Martín Del Potro, quien las pasó todas, con repetidas operaciones, alejado de las canchas mucho tiempo. Teniendo en cuenta eso, en la referencia que es el tandilense para este deporte y porque recurrió al mismo kinesiólo (Diego Rodríguez), Nadia dice: "El es un ejemplo en todo esto, más duro que él creo que poca gente lo pasó, estar casi tres años afuera del circuito es algo que no muchos superan. ¿Viste que en el tenis uno se tiene que adaptar a la situación y resolver permanentemente? Bueno, esto es más o menos así pero más duro porque no podés jugar al tenis, aunque en definitiva no es otra cosa que eso, adaptarte y resolver de la mejor manera".

   La Rusa Podoroska, de 20 años, dijo que si bien ya vivió lesiones ninguna fue tan dura como esta, pero "tengo las ganas de siempre", para cuando se concrete la vuelta al circuito, por ahora sin fecha.

Por lo pronto es casi una certeza que no estará en la Fed Cup, en la que supo ponerse el equipo al hombro en 2016 (ver aparte). Ahora el equipo no la tendrá: "Febrero es muy pronto y por cómo viene la recuperación lo veo difícil, aunque siempre están esas ganas de poder recuperarse lo antes posible, que es la ilusión que tengo, más que nada", cierra.

La Fed Cup, casi seguro ausente

Desde que comenzó a transitar sus primeros años en el profesionalismo, Nadia Porodoska dejó claro que jugar representando a Argentina le generaba un sentimiento especial. Y lo vivió a pleno en la Fed Cup, desde el lugar que le tocó. Primero como sparring, después en el equipo aún sin jugar y ya definitivamente cuando le tocó ser protagonista. En el 2016 se puso el equipo al hombro en Bolivia, en la Zona Americana, y mostró su chapa copera.

La Rusa disputó una serie bárbara que incluyó victorias clave de su parte ante Brasil, por ejemplo, lo que le permitió a Argentina acceder a la serie por un lugar en el Grupo Mundial II. En Santa Cruz de la Sierra, además de Podoroska integraron el equipo nacional María Irigoyen, Julieta Estable y Catalina Pella. Luego ese equipo cayó ante Ucrania, por 4 a 0.

El año pasado la cosa fue distinta en la Zona Americana. Argentina quedó cuarta, sin chances de playoffs. Allí estuvieron Podoroska, Pella e Irigoyen otra vez, junto a Guadalupe Pérez Rojas. Para el 2018, el panorama pinta igual de duro, con raquetas de peso ausentes y sin ningún surgimiento resonante. La serie de Zona Americana en la que ya es casi un hecho que no estará Podoroska se jugará en Asunción del Paraguay a principios de febrero.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario