Ovación

Messi y Heinze hicieron cumplir el sueño del pibe

Lionel Messi, Gabriel Heinze y otros integrantes del seleccionado nacional le hicieron cumplir “el sueño del pibe” a un chico angloargentino de 7 años, quien se emocionó hasta las lágrimas al ver a los jugadores del equipo de Alfio Basile.

Lunes 02 de Junio de 2008

San Diego (Estados Unidos).- Lionel Messi, Gabriel Heinze y otros integrantes del seleccionado nacional le hicieron cumplir “el sueño del pibe” a un chico angloargentino de 7 años, quien se emocionó hasta las lágrimas al ver a los jugadores del equipo de Alfio Basile.

Jonatan Dmitruk, de 7 años, era uno de los tantos chicos que esperaban en la puerta del hotel de San Diego donde está el seleccionado argentino a los jugadores. Cuando los futbolistas bajaron para ir a uno de los entrenamientos del día, todos se encontraron con la grata sorpresa de la amabilidad y cortesía de los jugadores argentinos para con la gente. Después de sacarse una foto con Messi, Jonatan, cuyos padres viven y trabajan en Los Angeles, se emocionó tanto que no pudo contener las lágrimas, llorando en forma desconsolada por un largo rato. Al darse de cuenta de esta situación Heinze le hizo señas desde el micro al chico y al grupo que lo acompañaba para que vaya al entrenamiento, donde se movieron los dirigidos por Basile.

“Me tocó mucho, por eso lo hicimos pasar porque creo que era un chico de acá y lo vio a Lionel (Messi), al Kun (Agüero) y se puso a llorar y lo hicimos entrar a nosotros”, comentó Heinze. “Algo así le puede pasar a mi hijo y uno sabe como son los nenes. Además, capaz que ese chico tiene ahora la última oportunidad de ver a los jugadores y por eso lo hicimos pasar”, agregó el defensor del Real Madrid.

Al llegar al predio de la Universidad de San Diego, Heinze hizo entrar a Jonatan a una zona donde ni periodistas ni fotógrafos ni curiosos se podían acercar y allí observó toda la práctica. Al finalizar el entrenamiento, Messi se acercó a Jonatan y no sólo le regaló una gorra del seleccionado firmada por él, sino que lo acompañó abrazado hasta el micro y allí le dijo que lo esperaba en el hotel. “Para mí esto es un sueño, estoy muy contento y nunca me voy a olvidar lo que pasó hoy”, le contó Jonatan a Télam. Ya en el hotel, junto a amigos y primos, Jonatan volvió a sacarse fotos para Télam con Heinze y con Messi y se despidió, llevándose un recuerdo que guardará para toda su vida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario