Barcelona

Messi y Barcelona se permitieron un respiro

El Barça goleó 4 a 1 a Villarreal y sigue en la pelea. El triunfo aplacó la locura sobre el futuro de Leo, algo que en Newell's siguen con atención

Lunes 06 de Julio de 2020

Lionel Messi, un nombre propio y un mundo (el del fútbol) detrás de cada paso que dé. Barcelona, uno de los clubes más importantes del planeta y un presente que lo puso en el ojo de la tormenta, con turbulencias pronunciadas por los flacos resultados y, sobre todo, por el impacto que generó cuando trascendió la noticia de que Messi había frenado la negociación para la renovación de su contrato, que finaliza a mediados de 2021. Ayer el equipo blaugrana tomó una bocanada de aire con el triunfo por 4-1 ( Messi no pudo convertir) de visitante ante Villarreal, lo que le permitió mantenerse en carrera en la pelea por el título. En el medio de esta historia que comenzó a tejerse y en las que las especulaciones suelen no abrazarse a mesura, Newell’s apareció en escena por el simple hecho de ese amor del que Leo siempre habló. Mientras Barcelona no recupere una calma plena, la imaginación volará hacia cualquier lado, porque así como se enciende un sueño en Rosario, lo mismo sucede en otras ciudades importantes del mundo, donde hay clubes que no tendrían inconvenientes en pulsear por Messi desde lo económico, algo que en el Parque suena improbable. Lo de acá sólo se mantiene en pie por los latidos del corazón.

   El triunfo (1-0) que había logrado más temprano Real Madrid de visitante frente a Athletic Bilbao había puesto al merengue 7 puntos por encima del Barça, por lo que a los Setién no les quedaba otra que ganar. Era eso o despedirse prácticamente de la pelea y encender otra mecha, donde cualquier pequeño chispazo podría desembocar en una detonación, siempre con Messi como protagonista.

   Lo que parece estar lo suficientemente claro es que el ambiente en Barcelona no es mejor. Desde el retorno del fútbol en España tras la pandemia por el coronavirus el equipo catalán no fue el mismo. Los malos resultados le hicieron perder el liderazgo y el arrebato fue ni más ni menos que a manos de Real Madrid. Esa es una de las causas fundamentales del conventillo que vive hoy Barcelona.

   Messi es, desde hace más de una década, amo y señor del fútbol, amén de no haber podido conquistar un título con la selección argentina, y esa condición de intocable es lo que lo hace dueño de cada paso que quiera dar. Si Leo pretende quedarse en Barcelona lo hará sin ningún problema. Si busca un cambio de aire será él mismo quien fije su propia hoja de ruta. Es inimaginable pensar que donde quiera hacer base haya alguien que se atreva a cerrarle la puerta. Porque a esta altura de su carrera buscará un lugar donde sentirse cómodo, a gusto, sin que la cuestión económica resulte una traba.

   Desde el momento en que se conoció el supuesto cortocircuito por el freno en las negociaciones para la renovación de su contrato no hizo falta que alguien pusiera a Newell’s entre los candidatos para cobijarlo. Es una posibilidad más entre tantas, donde el dinero, raro en el mundo del fútbol, no corta ni pincha. Es una cuestión pura y exclusivamente de piel.

Messi2.jpeg
Dupla letal. Messi celebra junto a Griezmann, autor del tercer tanto de Barcelona.

Dupla letal. Messi celebra junto a Griezmann, autor del tercer tanto de Barcelona.

   Es diferente la posición en la que pueden estar otros clubes a los que rápidamente se los mencionó como alternativas. Manchester City, Inter, Paris Saint-Germain son algunos de os que se frotan las manos, miran de reojo el presente deportivo de Barcelona y encienden también el sueño. Sí estarían dentro de sus posibilidades intentar seducir a través de la billetera.

   En el medio de tanto revuelo, en Barcelona intentan bajarle el perfil a los problemas que habrían surgido por la extensión del vínculo del astro rosarino. “El jugador no ha dicho que no sigue, no ha dicho esto. Ya ha tenido muchas ocasiones para irse y no lo ha hecho”, le confió al diario Sports de Barcelona Josep Maria Minguella, agente de futbolistas y a quien el diario catalán apunta como uno de los responsables de la llegada de Messi a Barcelona. “Una cosa es que esté un poco cansado de esta situación, incluso deportivamente dijo que no daba para ganar la Champions, pero no está enojado, sino molesto porque es un ganador, hace tiempo que no se ganan grandes títulos”, agregó Mingella.

   Lo de ayer de Leo fue más cercano a lo que habitualmente hace. Aun sin haber convertido (a los 69’ le anularon un gol por off side) fue determinante por algunos otros pincelazos. Una corrida pelota al pie a los 19’ del primer tiempo, sacándose un par de hombres de encima, fue el prólogo de un terrible golazo del uruguayo Luis Suárez. Sobre el cierre de la primera etapa amagó con meterse al área pero se la cedió de taco a Griezmann y el francés la pinchó con una calidad formidable.

   Si Barcelona perdía no hubiera significado que Messi se fuera. Que haya ganado no implica que su futuro seguirá allí. Sí la victoria descomprimió un poco el ambiente enrarecido que vive un club con los que otros (incluyendo Newell’s) pretenden hacer posta.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario