Ovación

Messi se quedó afuera de la final de la Champions tras una durísima derrota

Liverpool le ganó a Barcelona por 4 a 0 y revirtió el 0-3 de la ida.

Martes 07 de Mayo de 2019

Liverpool dio el gran golpe y se clasificó para la final de la Liga de Campeones, al golear hoy de local al Barcelona del rosarino Lionel Messi por 4 a 0 y revertir el 0-3 de la ida.

El belga Divock Origi y el holandés Georginio Wijnaldum, ambos en dos ocasiones, posibilitaron el milagro futbolístico para Liverpool, que aún sin sus figuras en ataque Mohamad Salah y Roberto Firmino por lesiones, se dio un gran gusto frente a su gente.

El equipo inglés definirá el título ante el ganador de la serie que cerrarán mañana en Holanda Ajax de Amsterdam (1) y Tottenham Hostpur (0).

La gesta de Liverpool se basó en la creencia de sus chances sin perder el poderío ofensivo a pesar de las ausencias ante un Barcelona irresoluto.

El equipo del alemán Jürgen Klopp fue superior en los primeros 15 minutos y el primer gol de Origi, que nació en un error de Jordi Alba, ayudó a la recuperación en el marcador global.

Cuando Barcelona sorteó el asedio con la presión en ataque, Messi encabezó los contraataques.

El crack rosarino generó peligro con remates de media distancia que en algunas instancias encontró la resistencia del arquero brasileño Alisson.

Embed

A medida que pasaron los minutos, el local no se desesperó, no miró con nervios el marcador y siguió a rajatabla con el plan de atacar, pero cuidó las espaldas.

El ingreso de Wijnaldum rompió el molde. Klopp lo mandó a la cancha para sustituir al Robertson y resultó clave en la levantada con dos goles.

Liverpool salió mucho más decidido en la segunda etapa y Barcelona no soportó la presión. El empate en la serie significó un golpe definitivo y solo centró su esperanza en Messi.

El máximo artillero histórico de Barcelona no encontró socios. Cada vez que recibió la pelota fue rodeado por una línea de jugadores de Liverpool que no le permitieron margen. Y cuando tuvo un tiro libre a favor, pegó en la barrera.

El éxtasis para el local apareció en el momento menos pensado, especialmente para Barcelona.

Alexander-Arnold se hizo cargo de un córner en silencio, observó que los jugadores catalanes estaban distraídos y envió el centro que se depositó en el pie de Origi para el 4 a 0.

Desde ahí, Barcelona ni siquiera exhibió un atisbo de reacción. La serie quedó sentenciada.

El gesto adusto y triste de Messi resumió el semblante de Barcelona. El grito desaforado del plantel de Liverpool fue la imagen de la victoria, la resurrección y del premio a la creencia.

Liverpool logró su segunda final consecutiva, el año pasado perdió con Real Madrid, e irá en busca de su sexta conquista.

La final de la Liga de Campeones 2018/2019 se disputará el 1 de junio en el Wanda Metropolitano de Madrid, España.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});