Ovación

Messi empieza a despedir a Ney

En lo que pudo ser el último partido del tridente que forman con el uruguayo Suárez, por la posible venta del brasileño Neymar a PSG, Barcelona venció 3-2 a Real Madrid en el derby jugado en Miami.

Domingo 30 de Julio de 2017

Tal vez fue uno de los últimos partidos del tridente barcelonista. Un clásico amistoso y jugado con todo desde el primer minuto. Tanto que dos después ya se escuchó un grito de gol. De Barcelona. Y de Lionel Messi. Y a los 6' otro, en este caso de Rakitic para el 2-0. No quedó ahí, a los 13' descontó Kovacic para Real Madrid. Y se empezó a poner picante, con el brasileño Neymar demostrando que está nervioso por su factible partida a Paris Saint Germain, con una dura entrada sobre su compatriota Casemiro a los 18'. Y siguió lindo el derby jugado anoche en Miami. Que finalizó con la victoria de Barcelona por 3-2.

   Messi-Suárez-Neymar, el trío más mentado de Barcelona, salió a jugar con mucho ruido de fondo por la chance de que el brasileño sea transferido al fútbol francés, a ese PSG que se lo quiere llevar por una montaña de euros: 222 millones de la cláusula de rescisión. Claro que dentro de este número también se incluiría la cesión de Angel Di María, quien sería una gran compañía para Messi: amigos, compañeros de selección y rosarinos. Y para Mascherano (anoche ingresó en los últimos quince minutos).

   Si se da, ya no sería un terceto de tres países distintos pero sí uno de gran nivel. Aunque también ya se habla de que un posible reemplazante del brasileño Neymar podría ser el francés Antoine Griezmann, de Atlético de Madrid.

Pero esto es mirar demasiado a futuro. Es que, al menos hasta ayer en Miami, el tridente fue de tres banderas: la argentina, la uruguaya y la brasileña.

   Y en el amistoso no estuvieron demasiado afilados los tres jugadores más cotizados de Barcelona, pero demostraron pasajes de gran nivel. Con Leo de arranque.

   Con una conquista basada en el oportunismo de la Pulga Messi a los 3', cuando el rosarino fue al área a recibir un pase dejando atrás a Modric y rematando con zurda. Claro, también con algo de fortuna porque la pelota se desvió en Varane y engañó al arquero Navas.

   El segundo grito empezó con una asistencia de Neymar que Suárez dejó pasar para que definiera Rakitic. Dominaba el Barsa, pero al toque que el uruguayo definiera alto (tras asistencia de Leo) el Madrid descontó con gol de Kovacic. Y se puso lindo. Llegó la falta de brasileño a brasileño, también otra de Varane (mereció la amarilla a los 22') a Neymar y el 11 se perdió un gol increíble a los 29'. También Messi falló a los 31'.

   El que acertó fue Asensio a los 36', tras una corrida en combinación con Kovacic, y puso el 2-2 para el Real. Increíble. Un partido que los estadounidenses sin dudas disfrutaban al máximo. Y eso que no jugó el portugués Cristiano Ronaldo, la gran estrella de los merengues, quien está de vacaciones.

   Eso es precisamente lo que buscaban al concretar este amistoso para que el fútbol de una vez se haga fuerte en el mercado local (el derby que disputaron el 23 de abril en el estadio Santiago Bernabéu fue visto por 1,6 millones de televidentes estadounidenses) y también para que la Liga Española encuentre seguidores y un nuevo mercado en la MLS Soccer League.

   Para el segundo tiempo, obviamente matizado por un espectáculo musical a cargo de Marc Anthony, y con cuatro variantes de movida en el Real y una en el Barsa.

   Lo que no cambió fue el arranque culé. Ya que a los 49' Neymar siguió como protagonista y le metió un gran centro a Piqué, para que el español gritara el 3-2. Y lo que faltó fue el gol del brasileño, que a los 55' se lo perdió frente al arquero.

   Mientras que a los 63' se rompió el tridente, tal vez para siempre. Afuera Messi para que por fin descansara un poco, también Suárez. Quedó el brasileño. Buscando marcar el gol de ¿la despedida? No lo pudo hacer, pero jugó un buen derby y lo terminó ganador.


El brasileño no habla sobre su ida a París
"Estoy muy contento. Muy bien", fue la única declaración de Neymar, en los últimos días, sin referencias a su probable transferencia a PSG, que además de abonar los 222 millones de euros de la cláusula de rescisión con la que Barcelona lo blindó recientemente, le sumaría un contrato de 30 millones anuales para el brasileño y la posibilidad de ser líder de un equipo y no permanecer a la sombra de Messi.
   "El no sabe qué hacer y tratamos de ayudarlo. Hacemos equipo con los jugadores que están más cerca de él para que tome la decisión correcta", dijo su compañero Piqué en una entrevista, admitiendo que quiere que no se mueva del Barsa. Del otro lado, su ex compañero de equipo, de selección y amigo Dani Alves (reciente adquisición de PSG) lo quiere a su lado.
   "Depende de lo que él quiera. Puede ir a todos los clubes del mundo: PSG, Barcelona, Chelsea y Manchester City. Todo el mundo lo quiere, pero debe decidir de acuerdo a sus prioridades: ¿qué quiere, más dinero o más títulos?", agregó Piqué.
   La joya brasileña de 25 años llegó a Barcelona proveniente del Santos en el verano europeo de 2013, y en octubre del año pasado renovó su contrato con el club catalán hasta 2021, pasando a cobrar 25 millones de euros por año.
   De oficializarse la operación, Barcelona denunciaría a PSG ante la Uefa por incumplir las reglas del fair-play financiero y pediría una investigación para establecer el origen del dinero que se utilizaría para el eventual traspaso, que convertiría al brasileño Neymar en el futbolista más costoso en la historia del fútbol.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario