Ovación

"Me siento con mucha confianza para ir al Mundial", dijo la Fiera

Fue, junto a Lionel Messi y Pablo Zabaleta, uno de los pocos jugadores argentinos que antes de subirse al micro polarizado que trasladaría al plantel al aeropuerto Silvio Pettirossi, se paró a...

Jueves 12 de Septiembre de 2013

Fue, junto a Lionel Messi y Pablo Zabaleta, uno de los pocos jugadores argentinos que antes de subirse al micro polarizado que trasladaría al plantel al aeropuerto Silvio Pettirossi, se paró a dialogar con la prensa. Mientras él atendía a los medios de Buenos Aires en un extremo de la zona mixta, los demás iban saliendo apurados, con pocas ganas de hablar pese al logro conseguido. Parecía que sería imposible abordar a la Fiera porque ya lo apuraban, pero al caminar hacia el tramo final, rumbo ya a la escalinata del colectivo, la Fiera se portó como tal con los medios rosarinos presentes, La Capital y LT8, que lo requirieron. Se detuvo y escuchó cada pregunta sin el apuro típico en casos así. Un ejemplo de caballerosidad para el futbolista cada vez más gravitante desde su regreso a Newell's y al que Alejandro Sabella parece tenerle reservada una de las 23 camisetas que la selección usará en Brasil 2014.
  Por lo pronto, hay que apuntar que a Maxi se lo vio feliz. Hacía unos minutos que había rubricado la goleada ante Paraguay con un soberbio derechazo tras la pared con su amigo Pocho Lavezzi y se animó a decir que se ve muy bien para llegar a una nueva Copa del Mundo. Ve signos positivos y los dice, sin especular, y mucho menos con soberbia. Asocia el juego que viene desarrollando en Newell's, donde aspira a pelear de nuevo el título, con el de la selección. Hasta compara sus juegos y ve un correlato en ellos. La Fiera no se guardó nada en la charla y ni parecía una conferencia de prensa, sino un mano a mano con tiempo. De hecho, pese a que otros periodistas buscaban meter su cuchara en la entrevista, él sólo se dirigió a los medios rosarinos. Y salió este juego de preguntas y respuestas, tal cual se transcribe.
  —Me imagino la felicidad enorme de haber hecho el último gol de la clasificación al Mundial.
  —Contento sobre todo por cómo se dio el partido. Nos merecíamos una clasificación ahí adentro, jugando (sin hacerlo antes con los resultados de Ecuador y Uruguay), como nos gusta a nosotros, con el estilo de la selección. Nos vamos contentos más que nada porque lo supimos resolver y creo que el gol también suma.
  —Lo importantes es que Sabella, cada vez que te convoca, te da minutos en cancha. No es un dato menor cuando restan nueve meses, mirando el Mundial de Brasil.
  —Siempre es importante estar en el grupo, en el plantel, y si uno tiene la posibilidad de entrar y jugar, mucho mejor porque es lo que uno quiere. Siempre quiero estar en el equipo pero lo importante es que el grupo está bien, se clasificó y si uno tiene la chance de ser titular, mejor, y si no, colaborar con los minutos que tenga.
  —No tenés que adaptarte. Digo, porque en la selección y en Newell's se intenta jugar bien al fútbol.
  —Sí. En los dos lugares se trata bien la pelota, se intenta jugar y siempre es bueno eso, porque acá tenés los mejores jugadores y es fácil adaptarse.
  —Después del título conseguido con Newell's en el torneo Final, ¿te sentís más cerca del Mundial?
  —No pasa por eso. Creo que si no hubiera conseguido el título también iba a tener la misma expectativa. Entonces, en ese sentido el título te da un plus porque el equipo tuvo un alto nivel. Pero en lo personal no tengo que relajarme nunca y seguir por este camino.
  —¿Notás que no sólo tu experiencia mundialista es la que cuenta para ser convocado sino tu buen momento en el fútbol argentino?
  —Sí, creo que todo va acompañando, tanto la experiencia como el momento que uno va pasando. Pero no hay que quedarse con los recuerdos sino siempre estar presente y en este caso me encuentro muy bien.
  —¿Sentiste que a Paraguay le puede haber pesado saber que jugaba eliminado de sus chances de ir al Mundial?
  —No es fácil cuando entrás a jugar tener ese golpe de saber que no vas al Mundial. Psicológicamente es duro, pero con Argentina no se pueden dar esas ventajas porque tiene jugadores muy desequilibrantes y se notó claramente.
  —Y arriba son bravos.
  —Sí, en todos lados, pero sobre todo arriba el equipo es muy punzante, es determinante y tiene jugadores en un muy alto nivel.
  —Es muy fácil jugar con Messi, ¿no?
  —Sí, es muy fácil jugar con Leo, con el Kun (Agüero), con Di María, cuando entra Lavezzi. Los compañeros tienen mucha calidad, mucho sacrificio y estar con los mejores es mucho más fácil.
  —¿Es un plus para vos juntarte con tantos jugadores rosarinos en la selección nacional?
  —Es muy lindo tener un grupo fuerte de lo que es Rosario y eso habla muy bien del semillero rosarino. Y uno se pone contento también por eso.
  —¿Y cuando se juntan los rosarinos, sale el Newell's-Central?
  —Sí, siempre, pero ante todo somos muy buenos amigos con el Pocho, con Di María, la verdad es que nos llevamos muy bien. La cargada está permanentemente, pero siempre sin problemas.
  —Viene bien para bajar la tensión que siempre existe en Rosario con el tema.
  —Por supuesto. Hay que bajar esa tensión y sobre todo acá en la selección donde nos llevamos muy bien. El folclore es para la gente, nosotros ahí adentro tratamos de vivirlo como jugadores. Los dos somos hinchas con Angelito pero siempre con los pies sobre la tierra.
  —¿Te ves cerca del Mundial?
  —Me veo muy bien. Como dije antes, es importante estar y uno tiene que tratar de hacer las cosas bien en el club. Me siento con mucha confianza y creo que el entrenador también me la brinda cada vez que me convoca.
  —¿Sería una gran revancha para vos poder pelear por el título de nuevo en un Mundial?
  —Sí, sería algo muy bueno, sobre todo por cómo está el nivel de la selección, de los jugadores. Se logró la clasificación y ahora hay que ir pensando en el Mundial, siempre por el mismo camino. No relajarse. Se vienen los dos partidos para cerrar las eliminatorias y los amistosos, y sería bueno conseguir victorias para que el equipo llegue bien anímicamente.
  —Para eso será fundamental mantener un nivel alto en Newell's.
  —Sí, en todos lados. En el equipo necesito seguir con el rodaje con el que vengo. Eso es lo importante y hay que sostenerlo.
  —¿Y te ves peleando de nuevo el campeonato local?
  —Ojalá. Va a ser duro, pero es una de las cosas que nos pusimos en mente, de tratar de estar ahí arriba. Nosotros siempre nos proponemos ir partido a partido, sin desesperarnos, sin volvernos locos. En el campeonato local ganás dos seguidos y te volvés a posicionar bien, así que hay que seguir así.
  —Por lo pronto, el modelo con Alfredo Berti no se tocó.
  —No, el modelo se sigue sosteniendo, la base está y eso es muy importante. El que llegó se tiene que acoplar al equipo porque hay uno armado, así que debemos continuar por el mismo camino.
  —¿Se puede hacer un paralelismo con Newell's y la selección? Hay un equipo armado, ¿se juega parecido?
  —Es cierto. La verdad es que son estilos muy parecidos en todos los sentidos, en las aspiraciones, en el juego. Entonces, como dijiste antes, es muy fácil adaptarse. Sólo se necesita tener jugadores competitivos y con ganas de conseguir cosas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario