Ovación

"Me retiro del boxeo"

El boxeador chubutense Lucas Matthysse dijo públicamente ayer que cuelga los guantes tras una carrera de 24 años. Una decisión que se estima fue tomada luego de la dura derrota del mes pasado contra Pacquiao.

Viernes 03 de Agosto de 2018

En el mes de julio de hace sólo tres años la desaparecida revista El Gráfico titulaba: "Lucas Matthysse, el Messi del boxeo". En julio de este año, en cambio, se leyeron títulos de este tenor: "Lucas Matthysse cometió un fraude y debe dejar el boxeo" (Infobae, por Cherquis Bialo). Fue tras la derrota del título welter que "La Máquina" perdió por nocaut técnico en el séptimo round ante el filipino Manny Pacquiao, en Kuala Lumpur (Malasia). ¿Qué pasó en la vida deportiva y personal del chubutense entre un título periodístico y otro? ¿Qué pasó con la visión del periodismo sobre el boxeador, que fue en tan poco tiempo de la gloria a la derrota como suelen hacer los más clásicos de los hinchas? Posiblemente las respuestas queden abiertas, aunque ya esté cerrada la carrera deportiva de Matthysse. Ayer el boxeador, de 35 años, dijo públicamente a través de una sensible carta en Instagram, que cuelga definitivamente los guantes.

El texto es de puño y letra de Matthysse y fue publicado en su cuenta @lucasmatthysse29. Es un recorrido deportivo y geográfico del deportista a lo largo de 24 años y también un agradecimiento a todas las personas significativas en su carrera.

"Gracias al boxeo, mi vida cambió. Orgulloso de la carrera que pude hacer saliendo un día desde Trelew, Chubut. Gracias a Huinca Méndez por tenerme toda la paciencia, mi creador, con él empecé a los 11 y los 14. Por cosas de la vida me fui a vivir a Esperanza y de ahí a Rafaela, un año con Luis Artigas, entrenador, haciendo algunas peleas. Y de ahí a Vera, Santa Fe, a la casa de otra gran familia que me dio todo. Juan Keler entrenador y después 4 años y medio a la selección argentina de box, donde fue muy duro, pero bueno de recordar en mi vida. A todos los pibes que conocí y tremendos boxeadores representando a Argentina con buenos y malos resultados, pero gran experiencia en mi vida que voy a recordar siempre. Me vine para Trelew con 21 años y formé mi familia y decidí irme nuevamente a Junín, donde pasé 11 años de mi carrera con el gran Cuty Barrera. Hoy, con 35 años, nuevamente en Trelew, mi lugar en el mundo. Orgulloso de haberme mantenido 10 años en el primer nivel mundial, donde peleé con los mejores del boxeo. Lo más alto que aspiré, cumplí mi sueño de ser campeón mundial y haber vivido todo esto. Muchísimas gracias a mi familia por estar siempre. A mi vieja en especial, que pasamos muchas cosas y la he hecho sufrir tanto porque también tuve mi parte mala. Pero siempre estuvo. Gracias a todos los que me siguieron en mi carrera por todo su cariño, que es lo más lindo de esto que es el boxeo, un lindo ambiente. Hoy decido colgar los guantes, se viene otra etapa en mi vida. De Trelew, Chubut, Argentina. Lucas Martín Matthysse orgulloso de haber representado a mi provincia, mi país, mi barrio. Me retiro del boxeo 1-8-2018".

Matthysse fue campeón interino superligero de la CMB y monarca welter de la AMB, cetro que cedió frente a Pacquiao. Y tiene un récord en su carrera que es el haber logrado 39 victorias, 36 por KO y sufrir cinco derrotas.

En febrero de 2015 Matthysse había sido elegido en una encuesta hecha por El Gráfico entre gente del boxeo (entre ellos Oscar de la Hoya) acerca de quién había sido el mejor argentino en el deporte. Ni siquiera en esa época de gloria el chubutense se olvidó de donde había arrancado su historia y adonde había llegado con tanto esfuerzo. En una oportunidad hablando de Marcos "Chino" Maidana dijo: "Vivíamos en una habitación chiquita, en tiempos en que peleábamos en pueblos cercanos. Viajábamos en camión jaula. Después El Chino cayó en la selección y no nos vimos más, salvo cuando peleé con Danny García, que nos encontramos en el avión. Ahí hablamos. «Mirá: antes viajábamos en un camión jaula y ahora en primera clase»".

Por esos tiempos también decía que su sueño era "ser campeón del mundo" y rescataba a su madre como a la persona que más extrañaba. "Hubo un tiempo en que (ella) no tenía donde vivir. Pero yo le pude comprar la casa. Para eso también sirve el boxeo".

Así, en las buenas y en las malas, "La Máquina" fue un agradecido del boxeo, el deporte que le "cambió" la vida, pero al que también le dedicó más de dos décadas de la propia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario