Ovación

"Me pasó de todo y muy rápido"

Pedro Boero vivió un fin de semana de locos. "Hice mi primera pole, gané la carrera clasificatoria pero no pude correr la final. En Toay iré por la revancha", afirmó el rosarino.

Jueves 01 de Marzo de 2018

Se lo nota relajado. A la vez asegura sin dudar que "la bronca ya pasó, hay que ser positivo siempre". En su momento "mastiqué mucho fastidio por lo que me sucedió. No lo podía creer. Se me había mancado el "Tornado" justo a la hora de largar la final. Tenía un buen auto (Focus), pero los fierros son así. Te pueden dejar a pata en cualquier momento. Ya está, ahora que pasaron algunos días me quedo con la pole, que fue la primera que hice en la Clase 3 del Turismo Nacional, y la carrera clasificatoria que gané. No tengo dudas de que fue un fin de semana especial, ja", deslizó Pedro Boero en diálogo con Ovación. El rosarino hizo un pantallazo de lo que significó la jornada que vivió en Potrero de los Funes, donde pintaba para quedarse con el primer triunfo del año y de su cosecha en la clase mayor. "Me pasó de todo muy rápido, ni hablar. Eso sí, en Toay iré por la revancha", acotó el joven piloto del team local Martos Med.

   "Hay cosas que no tienen explicación. O no le encontrás las respuestas justas. Cuando hicimos los entrenamientos ya no notamos el potencial que tenía el Focus. Y lo ratificamos al quedarnos con la pole, que fue algo que no olvidaré jamás. Soñábamos con un gran domingo", remarcó con orgullo antes de que sus ojos le brillaran más de la cuenta.

   "Pero no cerramos un buen fin de semana. Nos quedamos con la carrera clasificatoria, es cierto. también que largaba la final bien adelante. Tenía muchas ilusiones, pero a la vez estaba muy concentrado porque no quería cometer errores, ya que el circuito era nuevo para gran parte de los pilotos de la categoría", sostuvo el hijo de Nacho, aquel campeón y gran corredor zonal en su momento.

   La charla luego decantó por naturaleza en ese instante donde notó que la máquina le dijo basta. "No lo podía creer. Me falló y luego se quedó. No entendía nada porque, supuestamente, estaba todo bien. Pero bueno, los que estamos en esto sabemos que te podés quedar sin nada de un momento a otro", afirmó abriendo las palmas de sus manos.

   "Fue el motor que se mancó, así que ahora no pienso en otra cosa que no sea correr en Toay, el próximo 25. Me quedó la sangre en el ojo porque estoy en el mejor equipo de la categoría y pudimos haber terminado en pista al menos", confesó Pedrito con cierta impotencia mientras gesticula con cabeza como buscando una explicación en medio de la nada misma.

   Mientras el diálogo sigue su curso, el piloto rosarino que recién transita la segunda temporada en la Clase 3 del TN declaró sin anestesia. "Este año tengo que andar mucho mejor que el año pasado. La idea es estar siempre entre los top, pese a que la categoría cuenta con una plaza muy amplía y una gran variedad de pilotos consagrados. Sin embargo, miro siempre hacia adelante sin sacar los pies de la tierra. Tengo un gran auto y espero demostrarlo desde la carrera en La Pampa hacia adelante. Confío en hacer una buen temporada", concluyó Pedro a modo de desafío y promesa a la vez.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario