Ovación

"Me genera mucho orgullo"

Martes 06 de Febrero de 2018

Ver que Delfi y Majo se quedaron con el premio me genera mucho orgullo, porque el hockey de mujeres no para de crecer. Hay una camada, la Vintage, que va a quedar en la historia porque es la que lo revolucionó, con el surgimiento de Las Leonas. Fue una bomba que generó tanta pasión en nosotras como en la gente. Pero estos dos premios son el resultado de esa explosión y del esfuerzo de jugadoras y entrenadores que hicieron que se transmitiera a la gente. Hoy, que haya la cantidad de canchas sintéticas que hay en todas partes hace que tantas chicas lleguen tan bien a los seleccionados y que pase esto: que Majo repita como mejor jugadora juvenil y que Delfi sea por primera vez mejor jugadora del mundo. En el caso de Delfi me provoca un orgullo particular, porque he jugado con ella, compartimos muchísimos torneos y es una amiga muy cercana a la cual también tuve el placer de entrenar cuando era más chica, en los campus que hacíamos en el Cenard y en los que también estaban Martu (Cavallero), Rochi (Sánchez Moccia) y Goofy (Belén Succi). Haberle transmitido también esa obsesión por el hockey es un honor. Me acuerdo de la primera vez que sentí mucho orgullo por Delfi. La agarré y le dije: "Delfi, no juegues más por abajo, hay que empezar a jugar con pelotas aéreas" y la puse a entrenar eso, le pedí que sin pensar levantara la pelota y prácticamente la obligué. Me decía que no sabía cuándo la tenía que levantar, no importaba, tenía que hacerlo y me acuerdo que cuando logró imponerlo nos mirábamos y nos reíamos. Muchas de esas cosas que le veo hoy, como definir sin pensar, me dan orgullo. Con Sole (García) la agarrábamos en un costado de la cancha para marcarle cosas, porque uno ya notaba que Delfi era una jugadora diferente desde muy chiquita, sólo le faltaba explotar un poco en la parte física, empezar a definir un poco más las jugadas. Le dijimos que haga doble pisada o no le íbamos a poder pasar la pelota, que era distinta y que tenía que apoyarse en nosotras. Tanto Sole como yo fuimos muy exigentes con Delfi en ese sentido porque necesitábamos que explote y la precisábamos con nosotras adentro de la cancha. Fui especialmente muy exigente con Delfi y ahora ella, por momentos, se ríe, pero hice quizás lo que Cacho (Vigil) hizo conmigo, yo sentía que ella lo podía hacer y ser mucho mejor como jugadora. Después tomó la obligación de mejorar, empezó a entrenar más, en lo físico mejoró mucho y me pone muy bien ver cómo creció como jugadora y también como persona, a tal punto de hacerse cargo de un grupo en situaciones muy difíciles. Me encanta que este deporte siga sosteniendo el nivel y la pasión. Los premios están en buenas manos.

(*) Ex Leona. Elegida 8 veces mejor jugadora del mundo por la FIH. Leyenda del hockey




¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario