Ovación

Maxi dijo que en el Gigante irán por el triunfo para paliar el fastidio rojinegro

Maxi Rodríguez tomó la palabra y contó el momento que está atravesando el plantel rojinegro. Olimpo está a la vista, pero ya piensan en el próximo clásico contra Central en Arroyito.  

Viernes 31 de Julio de 2015

Golpeados, doloridos, hay que salir de esta situación sumando de a tres. Palabras que sobresalieron a lo largo de toda la conferencia de prensa de ayer de Maxi Rodríguez, el capitán del equipo que tomó la palabra después de la derrota ante Central y en una semana que dejó secuelas en el mundo leproso. Y duras. Con marchas en el medio y críticas también hacia los dirigentes. Una locura —demasiada— manifiesta en torno a una nueva caída ante su eterno rival. La herida fue y es tan profunda que a pesar de que hay hay 5 partidos antes de visitar el Gigante, la Fiera reconoció que el próximo clásico “es un partido que hay que ganar”. No hay —por lo menos así lo dio a entender— otra alternativa para aliviar el fastidio que invade a los rojinegros.

Maxi entrenó por la tarde con el resto de sus compañeros en Bella Vista y pasadas las 18 apareció en la sala de prensa con el fin de dar a conocer su pensamiento y, a la vez, el de muchos de sus compañeros. Por eso en el preámbulo confesó: “Fue duro el pospartido. No nos esperábamos esto. Pensábamos que podíamos revertir la situación y conseguir los tres puntos. El resultado fue negativo y quedamos muy golpeados. Hay que salir, poner la cara y no nos podemos quedar pensando más allá de que en nuestras cabezas está ese encuentro. El domingo hay que jugar otro, así que tenemos que salir. Es un momento complicado que debemos revertir. Y cuando nos toque de nuevo ese partido habrá que afrontarlo, a lo mejor, con otras armas”.

La previa al duelo de la ciudad también fue intenso y un familiar de Maxi recibió pintadas en el domicilio, una situación sobre la que no quiso abundar, aunque reconoció:  “Son cosas extrafutbolísticas que las tenemos que evitar. Uno piensa que quizás vino de otro lado. Hay que estar tranquilo”.

—¿Qué pensás de todo lo que pasó en la semana luego del partido con marchas incluidas?

—Es difícil porque uno vive de esto. El grupo está golpeado, pero de esas cosas deben ocuparse los directivos. Nosotros debemos enfocarnos en lo futbolístico y corregir cosas con el entrenador. En levantar el nivel. Si desviamos la mirada será peor. Cada uno debe hacerse responsable del área que le corresponde. A los jugadores nos toca todo lo que sucede en el vestuario, a los dirigentes fuera de él y al cuerpo técnico de la función que debe cumplir cada uno en la cancha. Porque si queremos hacer otra cosa no será bueno.

—Hay situaciones que van de un extremo a otro. Banderazo de apoyo con un cancha casi llena y después fastidio generalizado tras una derrota. ¿Analizan esto teniendo en cuenta que en el próximo clásico la presión será aún más intensa?

—La vida se vive con esa euforia. Lo que tenemos que hacer es no pensar en la mochila que tenemos por los clásicos perdidos. Es difícil aislarse de eso, pero debemos pensar así. Hay que tratar de estar con la mayor tranquilidad, pero es un partido que hay que ganar. Eso está claro. Habrá que afrontarlo de la mejor manera. La gente siempre nos está apoyando, lo que pasa es que después de otra derrota la gente reacciona y se va a otro extremo. Hay que cosas que se pueden permitir y otras no. Es un partido de fútbol, aunque sabemos la importancia que tiene para la ciudad. Hay que tratar de romper esa racha.

—Tiempo atrás dijiste que hay jugadores que cumplieron un ciclo después de años en un club y de conseguir logros. Es decir, a veces es saludable oxigenar el plantel. Aparecieron chicos y después volvieron los históricos, algo que generó una discusión entre los hinchas si deben jugar unos u otros. ¿Qué posición tenés?

—Es difícil opinar desde adentro y, además, son decisiones del DT. Los que estén para jugar lo harán. Siempre deben seguir apareciendo chicos, pero tirarles toda la responsabilidad no es bueno. Todos queremos jugar. Ojalá sigan surgiendo como ahora y acompañen al equipo.

—Hay críticas hacia jugadores, uno de ellos es el Coty Fernández, al que le tocó estar en la jugada del gol de Central. ¿Cómo maneja esto el grupo, teniendo en cuenta que ganan y pierden todos?

—Siempre pasan estas cosas. Hay dos o tres apuntados y el que no juega es mejor que el que lo hace. En este caso nos hacemos responsables todos. Esto se cambia con juego dentro de la cancha. Tanto él como el resto estamos golpeados y dolidos. Debemos hacernos fuertes y salir a vencer, ese es el camino. Vamos a tener críticas, pero todo se modificará ganando. A nadie le gusta recibirlas, pero la mejor manera es confiando y tirando para adelante todos juntos.

—¿Cuál es la motivación que tienen de ahora en más?

—Los objetivos en el arranque de este ciclo eran ir partido a partido. Y como lo dije siempre, acostumbrarse a ganar, a jugar copas internacionales y para eso hay que tener equipos competitivos, plantel largo. Hoy tenemos uno bueno. La primera meta es ganarle a Olimpo y seguir así. Está claro que el clásico estará en la mente de todos. Antes hay otros cotejos que debemos ganar. Por más que perdamos los que vienen y ganemos el clásico no llegaremos al objetivo, pero si preguntás todos quieren ganarle a Central. Es rara la situación.

—Siempre dijiste que querías retirarte en Ñuls, ¿lo que pasó te hace replantear algo?

—Siempre pienso de la misma forma. Lo que pasa es que hay cosas que son extrafutbolísticas. Es difícil, es un momento en que no quiero dejar el club de esta manera. Me tocó perder los clásicos, doy la cara y no se me caerán los anillos por reconocerlo. Se hicieron cosas buenas y hoy nos toca vivir esto. Cuando me vaya del club espero que sea retirándome del fútbol. Los hinchas pueden estar calientes y enojados y los entiendo, pero el amor que tenemos será siendo el mismo siempre. Cuando las cosas salen bien es fácil; hoy hay que revertirlo con juego, goles y sacrificio. Tanto en lo personal como en lo colectivo.

"Si tengo que ir al arco lo voy a hacer”

La Fiera también habló del sistema de juego y la posición en la cancha, y aclaró:  “Si tengo que jugar de arquero, lo voy a hacer. No tengo problemas”. Lo que sí dejó en claro es que “hay que hablar con el técnico y encontrar variantes”.

El jugador sostuvo que “es difícil hacer un análisis después de un resultado negativo y más en un partido tan importante. Debemos hablar con el entrenador y buscar variantes.  Ganando el domingo no te quitará el dolor. La bronca se puede ir cuando ganás un clásico y habrá que prepararse para conseguirlo”.

En cuanto a si se siente más cómodo como delantero o volante, sentenció: “Si me ponen de arquero juego de arquero. Yo soy volante, aunque hace tiempo me acostumbré a hacerlo adelante. Juego donde sea, no tengo problemas. Quiero estar siempre dentro del campo de juego”.

Al grupo le costó mentalizarse en los bahienses

"No se pudo entrenar como se esperaba por la lluvia y por eso trabajamos en la cancha sintética. Es difícil meterse de lleno en este partido que jugaremos el domingo en Bahía Blanca con la derrota que tuvimos el domingo, pero hay que hacerlo. Debemos cambiar el chip. Cuando mañana (por hoy) nos enfoquemos de lleno en ese cotejo veremos la decisión que tomará el entrenador", opinó la Fiera sobre el compromiso que tendrán el fin de semana visitando a los bahienses. Las derivaciones que entregó el traspié en el Coloso impidió que el grupo focalizara la atención en el encuentro siguiente y a pocos días del juego aún les cuesta meterse de lleno en esa presentación. Igualmente, la Fiera dejó en claro que la primera medida será "ganar" para empezar a encauzar el rumbo leproso.

Tevez está descartado por lesión y el resto a definirse

Olimpo está ahí nomás, a la vista. Y Newell’s debe focalizar toda la atención en este encuentro, que se llevará a cabo el domingo, a las 15.30, en el Carminatti y con el arbitraje de Fernando Rapallini. Una de las certezas que hay es que Mauricio Tevez no estará presente en este juego y seguramente en algunos más por la distensión que sufrió en un aductor. Para el resto de la formación habrá que esperar a que hoy Lucas Bernardi pare el equipo y, quizás, luego en conferencia de prensa entregue algunas precisiones.

Lo noticia que surgió en la tarde de ayer y que fue comunicada por el club a través de una nota de prensa rezaba lo siguiente: “Mauricio Tevez sufrió una distensión en el aductor medio y no estará disponible para el encuentro del domingo”. El delantero fue titular ante Central y los candidatos a reemplazarlo serían Martín Tonso y Víctor Figueroa.

El resto está en definición. Y las dudas hacia el afuera es si tocará algunos futbolistas cuestionados, porque de hacerlo también quedarían expuestos como responsables. Ante esta lectura entonces podría suponerse que Coty Fernández permanecería entre los once. Villalba cumplió la fecha de sanción y está para volver, mientras que habrá que ver qué sucede con Víctor López. Todas preguntas que hoy podrían empezar a responderse.

Temas políticos en escena

La nueva derrota en el clásico desató quejas y empujó a algunas agrupaciones a pedir explicaciones, más allá de que hace tiempo que están trabajando pensando en las próximas elecciones. Ayer integrantes del movimiento Faustino González concurrieron a la entidad para solicitar actas, algo que atendieron los dirigentes presentes. “Comprobamos lo que  denunciamos, que en los libros de actas de la CD hay una gran inasistencia. El estatuto marca que con 3 faltas seguidas o 6 alternadas sin justificativo debe exigirse la renuncia a esos miembros y no sucedió. Por ejemplo,  Roberto Mensi  (vocal) y Tasca (vice) las superan”, declaró ayer Javier Díaz, de la mencionada agrupación.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario