Ovación

Mauro Cetto: "Central tiene las armas para ganarle a Boca"

El director deportivo canalla confesó que "apuesto todas las fichas a este equipo" para jugar ante el xeneize por Copa Argentina. Además brindó, en diálogo con Ovación, detalles de su gestión en el mercado de pases

Jueves 21 de Septiembre de 2017

¿Qué análisis hacés en cuanto a los refuerzos
que sumaron?
Lo primero que se me viene a la cabeza es que fue un mercado difícil. Sobre todo por la calidad de jugadores que se han ido de este plantel. Eso nos obligaba a reforzarnos en consecuencia. Se logró traer futbolistas en todos los puestos que se fueron, que era una de las prioridades, por lo que considero que se hizo un buen mercado. Y me baso en eso; además, viendo que sumamos gente de experiencia y que venían de tener una buena temporada en sus respectivos clubes. Se armó un plantel competitivo, por lo que hay una cierta satisfacción por parte nuestra.
Hubo dos particularidades en el mercado. Una es que sumaron a Zampedri, quien era una de las figuritas difíciles de conseguir. Pero
por otra parte pasó lo de Tesillo, quien de ser casi jugador de Central pasó
a ser intransferible de
un momento a otro.
Sí, ambas eran a priori dos incorporaciones complejas de obtener por el alto nivel que tienen. Lo de Fernando fue clave que haya mostrado muchas ganas de jugar en Central desde el primer momento, esa es la verdad. Esa actitud fue fundamental para proseguir la negociación. Y eso también lo valoramos mucho. Con respecto a lo de Tesillo fue una situación similar a la de Zampedri en cuanto a sus deseos de venir. Pero luego pasó que Santa Fe no quiso venderlo. Y ante eso, la gestión se tornó muy dura, a tal punto que su club lo declaró intransferible por el momento.
¿Qué pensaste cuando se
cayó la negociación, ya que viajaste a Colombia para cerrar su fichaje?
No, no fue tan así. No fuimos a buscarlo pensando en que ya estaba todo hecho. Porque de haber sido así, no hacía falta hacer el viaje.
¿Por qué viajaron entonces?
Para intentar destrabar la negociación porque sabíamos que estaba muy difícil. Viajamos para estar cara a cara con el objetivo de solucionar la situación. Porque no era sencillo sacarle a un equipo que es protagonista a su capitán, referente y pieza fundamental en la defensa. No era fácil traerlo. Pero el intento lo hicimos porque el jugador nos mostró en todo momento muchas ganas de venir a Central.
¿Sabías que quedaste
muy expuesto por eso?
Sí, pero es algo que me tiene sin cuidado porque sé muy bien el lugar que ocupo. Este rol te expone de manera permanente cuando se trata de un mercado de pases. Sabía que podía pasar, y por eso asumo la responsabilidad que me toca. Cuando acepté este cargo tenía en claro que lo más importante era tratar de ayudar al club, no en ver qué dicen de uno. No pretendo lograr reconocimiento propio porque la entidad está muy por encima de todos nosotros. Hago mi aporte con el mayor esfuerzo posible, pero a la vez sé que es una tarea donde la exposición o comentarios estarán a la orden del día. Por eso es que cuando las críticas llegan las tomo con cierta tranquilidad.
Pero se tildó tu viaje como
una especie de fracaso.
Está bien, pero es por el lugar que ocupo. No siempre las cosas salen como uno las desea o planifica. Viajé para ver si podía destrabar con la dirigencia la férrea postura que tenían, que ya no dependía de mí. Si el que queda expuesto en cada mercado soy yo, asumo esa obligación porque es el rol que ocupo tras haber aceptado con mucho gusto. Soy consciente de que de parte nuestra se hizo todo como para traer a Tesillo. Pero no se concretó porque no dependía ciento por ciento de nuestras ganas o interés. En ese sentido, nosotros también hemos retenido a algunos jugadores ante ciertas ofertas que nos llegaron. En este caso el que sentó postura fue el club colombiano y hay que aceptarlo. Después, como lo haya tomado la gente, es entendible.
También te tocó moverte
con una billetera no tan cargada como pasó en otros mercados, eso seguramente
te habrá condicionado
en algunos aspectos.
La idea en este mercado, como también será para los que vengan, es tener un presupuesto designado y no moverse de eso. Lógico que en ciertos puntos no seremos tan rígidos, pero la dirigencia quiere tener un movimiento acorde a sus números para no hacer locuras. Se busca ser un club serio y ordenado. En ese sentido, la intención es seguir por ese camino donde prime el raciocinio.
¿Te bajoneó lo de Tesillo o mirás lo global a la hora de hacer un análisis de lo que fue tu primera experiencia en el cargo de director deportivo?
No, analizo todo. No me puedo quedar con un pase que no se hizo. Además, las conclusiones se sacan al final de cada mercado, no al principio o en el medio. Lógico que en el transcurso uno va a escuchar opiniones o recibir críticas. Pero lo importante es que eso no afecte lo personal porque la labor a emplear recién termina el día que se venció el plazo para sumar a jugadores libres. Si te afecta lo que te digan, entonces no podés trabajar en esto. El resultado de lo que hizo se verá recién al final del mercado. Y en ese punto, insisto, creo que hicimos un buen mercado.
¿Quedaste dolido con Ortigoza, ya que sos amigo pero nunca apareció para responder si venía?
No, porque con el Gordo hablamos mucho en todo ese tiempo. Nos conocemos desde hace unos años y sé la clase de persona que es. Lo que pasa es que pasaron muchas cosas que no eran para exteriorizarlas o hacerlas públicas. Cuando hay temas personales en el medio no queda más remedio que respetar ciertas posturas. Tal es así que se tomó su buen tiempo para definir dónde seguiría su carrera. Y se fue al exterior porque consideró, entre otras cosas, que era lo mejor para él y su familia. Lógico que me hubiese gustado sumarlo porque sé lo que podía darnos.
¿Y por qué el representante dilataba la respuesta, ya
que eso era tiempo perdido para ustedes también?
Quizá porque intentaba defender los intereses del jugador, quien a su vez es su hermano. No lo justifico, pero no hubo algo de Néstor puntualmente. Lo conozco y va de frente en ese sentido. Fue una regla del juego, que suele pasar.
¿Por qué tardaron tanto para sumar a un zaguero central cuando sabían antes de que cuando terminara el torneo pasado debían suplir la
venta de Pinola a River?
Porque, antes que nada, buscábamos un jugador de cierto nivel. Y conseguirlo no era tan sencillo. Nos ofrecieron muchos nombres, también sondeamos a otros que eran inaccesibles para nuestras pretensiones. Es más, estoy seguro que si a Tobio lo íbamos a buscar desde el inicio, Palmeiras nos hubiera dicho que no lo negociaba. A la vez éramos conscientes que el mercado algo nos iba a ofrecer. En ese sentido fuimos pacientes y por eso sumamos a Tobio. De hecho, antes de su llegada para todo el mundo el mercado que estábamos haciendo no era bueno porque no habíamos conseguido ese central que necesitábamos. Sin embargo, mantuvimos la postura y se consiguió a un gran zaguero central. Por eso soy un convencido de que a los tiempos en el fútbol hay que respetarlos.
Llegó Tobio, pero no está jugando. ¿Te preocupa
que aún le falte desde el
punto de vista físico?
No, para nada. Entiendo en qué momento llegó y por eso el cuerpo técnico tuvo que hacerle un plan de reacondicionamiento especial. Tengo entendido que ya está bien, aunque lo cierto es que Paolo (Montero) arma un equipo cada fin de semana en base a cómo ve a sus jugadores en el día a día. Lo concreto es que acá se armó un plantel, no once jugadores. Lo importante es que juegue quien mejor está, tal cual lo define el DT, quien conoce mejor que ninguno cómo está cada futbolista.
¿Las negociaciones se complicaron en algunos casos porque Central no jugará ninguna copa internacional, ya que Montero siempre destacó que era importante clasificar para luego
poder seducir a los
futbolistas con eso?
Y, siempre es así. Seguro que eso es un plus. Es un atractivo innegable. En ese sentido sabíamos que peleábamos con otras armas con respecto a otros clubes que sí estaban clasificados a alguna copa internacional.
Hablás de Copa, ahora
tendrán que medirse ante Boca por Copa Argentina.
Y la dirigencia mostró malestar porque consideran que ellos llegarán con un día más de ventaja, ¿se nota
tanto la diferencia?
Un día en tres es mucho. Central jugará un domingo y luego el miércoles. Hay poco tiempo de recuperación en ese sentido. Boca tendrá un día más. Pero más allá de lo que piense, ya está. Ahora hay que mirar para adelante y pensar en Banfield y luego en Boca. Tendremos que ir a Mendoza y buscar obtener la clasificación, más allá de que tenga un día más de recuperación.
¿Coincidís con la dirigencia, que cataloga a este partido como una final siendo
que jugarán por octavos
de finales?
Sí, porque el rival es Boca y todo lo que eso representa. Nos tocó jugar dos años por esta copa y es especial.
Es especial por lo que pasó
con el árbitro Ceballos en la final que ganó Boca en Córdoba, nada más.
Puede ser también que eso influya. Lo que pasó esa noche es algo que quedó en la retina de todos y por eso se toma este partido como si fuese una final. Pero ojo que para ellos también es importante porque esta Copa es uno de sus objetivos para este semestre.
¿No hicieron la gestión correspondiente ante la Superliga para que les cambien el día del partido
con Banfield así llegaban
en igualdad de condiciones con Boca?
Pasa que la idea es respetar el calendario que entregó la Superliga. Obviamente que nos hubiese gustado que ninguno de los clubes se haya visto beneficiado como pasó en este caso. Pero ya está.
¿Cómo ves a Central teniendo en cuenta que Boca viene mostrando mucha solidez?
Veo un Boca que desde lo individual tiene jugadores de selección, de altísimo nivel. En la Bombonera viene haciendo grandes partidos, pero no así de visitante. Más allá de eso, tengo mucha confianza en nuestro plantel. Estoy seguro que estamos capacitados para ganarle a cualquiera. No tengo dudas de que tenemos equipo para hacerle frente a Boca.
¿Apostás una ficha a
este equipo pese a que
no viene mostrando
un buen rendimiento
en el mediocampo?
Yo apuesto todas las fichas a este equipo.
¿Lo decís porque conocés
bien al plantel o por el rol
que ocupás en el club?
No, porque sé el material humano y deportivo que tenemos. Sea por parte del plantel como el cuerpo técnico. Además, sé que tenemos las armas para ganarle a Boca. Por más que ellos estén pasando por un buen momento no quita que nosotros lo podamos eliminar.
¿Te llama la atención que
la mayoría de los refuerzos aún no se amoldaron,
salvo Zampedri?
Pasa que Fernando sobresale en este caso porque hizo dos goles en cuatro partidos. Pero al resto le tengo fe. Tienen que adaptarse a este club, a la idea del entrenador, porque vienen de otros lugares y el cambio no nota. Además, Central exige mucho. Pero a Gil, Romero y Parot los vi hacer buenos encuentros. Tienen grandes condiciones y seguramente ya explotarán.
Mencionaste a Parot, pero por el momento no viene mostrando esa sólida proyección que debe tener
un lateral o posee Ferrari
en el otro carril.
Es un buen jugador. Tiene sus características que por ahí no es como el Loncho u otro lateral. Alfonso va muy bien de arriba y tiene otras virtudes desde lo defensivo que otros por ahí no tienen. Pero es una pieza muy valorable.
¿Te preocupan los tres empates en cadena?
Sí, aunque el que más me dolió fue la igualdad ante San Lorenzo porque nos costó crear situaciones. Mientras que a Colón y Temperley les podíamos haber ganado. Si hubiéramos sumado algún puntos más por ahí la sensación sería otra hoy en día. Pero más allá de eso, tenemos mucha confianza en este grupo. Con el paso del tiempo veremos el rendimiento que todos deseamos porque tenemos un gran equipo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario