Ovación

Mauricio Tevez marcó y cumplió ante Boca su sueño del pibe en Newell's

No fue una jornada más en la vida del pibe que se ganó la tapa de la mayoría de los diarios del país. Con 18 años recién cumplidos, marcó el gol del triunfazo de Newell's y captó la atención del mundo fútbol.

Martes 12 de Agosto de 2014

No fue una jornada más en la vida de Mauricio Tevez, el pibe que se ganó la tapa de la mayoría de los diarios del país. Con 18 años recién cumplidos, marcó el gol del triunfazo de Newell's en la Bombonera y captó la atención del mundo futbolístico argentino. El joven delantero atrajo todos los flashes del fin de semana pero prefirió resguardarse en el silencio y en la intimidad de los suyos. Alejado de las estridencias. Y de los medios. De todas maneras, las luces que forjó con el desparpajo de su botín derecho y la deliciosa conquista en una cancha muy complicada, igual convulsionaron su lunes, y el de la familia.

"Lo había soñado", le llegó a decir a algunos de sus compañeros en el vestuario visitante, con el corazón en la mano y los ojos vidriosos por una emoción que lo dominó. Y esa frase corta lucía como una verdad en estado de expansión. Porque la felicidad del pibe, un auténtico carasucia que se rebeló en terreno hostil y se animó a capturar tres puntos con pura picardía de potretro, fue un manantial desbordante que se transformó en sello de crédito y confianza de cara a lo que puede llegar a dar Newell's en este torneo.

La expresión del pibe era una postal de sonrisas. Y ese mágico estado de ánimo se reflejó desde la mañana en el funcionamiento del barrio Fisherton Norte (Génova y Tarragona) en el que los pibes de La Cortada compraron todas las publicaciones en las que salió Mauricio. Y esa alegría desembocó en el entrenamiento leproso de ayer por la tarde en el complejo Bella Vista. Allí trotó con los que fueron titulares ante Boca, siempre con la cabeza baja, pero con una mueca de satisfacción que no podía ocultar ni siquiera con esfuerzo.

Durante la jornada de ayer, su imaginario repasó una y otra vez ese gol que no olvidará jamás. Cuando la pelota superó la estirada estéril de Orion y se colaba irreverente en las redes del rival, el pibe se tomó la cara con las manos, como tratando de comprender una realidad que lo comenzaba a exceder. Buscaba comprender y disfrutar, en estado de elevación, químicamente puro. "No soy de pegarle al arco", confesó el juvenil rojinegro sin culpas ni rodeos. Allí se le mezclaban imágenes, como la de sus inicios en el baby del 7 de Setiembre, el paso por la Academia Griffa y el arribo a Newell's en novena.

Fue justo en esa misma categoría de AFA cuando Gustavo Raggio le comenzó a dar pista con la camiseta rojinegra y ahora esa historia refuerza la emotividad con esta chance en primera división (saltando desde la quinta, sin pasar ni siquiera por reserva), que incluyó debut y gol en la Bombonera. El tecnico apostó fuerte, y Tevez cumplió. "Esto es algo inolvidable", destacó el chico de la tapa. w

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS