Ovación

Martino y Pizzi, un duelo de entrenadores con ADN rosarino

Martino y Pizzi volverán a verse las caras mañana por la noche en el atrapante choque entre Argentina y Chile que se jugará en Santiago. Similitudes y diferencias de los DT.

Miércoles 23 de Marzo de 2016

Frente a frente. Cara a cara. De un lado Gerardo Martino, al mando de la selección argentina. Del otro, Juan Antonio Pizzi, en su primer encuentro con el timón de Chile. Ambos están identificados a fuego con el fútbol rosarino. El Tata brilló en Newell’s como jugador y como técnico. Y Pizzigol dejó una huella imborrable en el pueblo auriazul como extraordinario artillero y además llegó como DT al club de Arroyito en la etapa complicada de la B Nacional, cuando el ascenso se le negó por esos caprichos del fútbol. Mañana saldrán al estadio Nacional de Santiago con la responsabilidad en el lomo de dirigir a dos selecciones que están focalizadas en obtener una de las plazas para el próximo Mundial de Rusia 2018.

El Tata, 53 años, ya tiene rodaje al frente de la albiceleste. No se puede soslayar que justo en suelo chileno y frente al local el año pasado se le escurrió de las manos la Copa América. Por eso él sabe mejor que nadie que Argentina necesita ganar algo cuanto antes y este año tendrá revancha en la Copa América del Centenario de la Conmebol, a jugarse en Estados Unidos. Pero para eso faltan unos meses. Ahora el foco está puesto de lleno en las eliminatorias mundialistas, en las que Argentina arrancó torcida y recién en la última victoria ante Colombia logró reposicionarse en la tabla y aplacó las críticas severas que partieron más de los medios que de la gente, tanto hacia al ciclo Martino como a este grupo de jugadores injustamente catalogados de “perdedores”. Incluso este mote ridículo rozó a Lionel Messi, por escándalo el mejor jugador del mundo desde hace casi una década.

Martino tiene este enorme desafío por delante. Primero garantizar la presencia de Argentina en el Mundial de Rusia. Y a la vez tratar de que la próxima Copa América, pero fundamentalmente el Mundial, corten la sequía de títulos en la selección mayor. En este menester complejo está metido el Tata.

Por el lado de Juan Antonio Pizzi, 47 años, la visión es totalmente diferente a la urgencia que envuelve a la selección albiceleste. Este será su debut absoluto como DT de Chile. Ni siquiera tuvo un amistoso previo al cotejo de mañana y encima tendrá enfrente a Messi y compañía. Como dato positivo está el hecho de que el grupo llega con el envión anímico de haber alzado la Copa América en la narices de Argentina, en el brillante ciclo de Jorge Sampaoli. Claro que si los resultados no lo acompañan de entrada, el fantasma del Zurdo tomará cada vez más fuerza y la comparación con la gestión anterior será irremediable.

Trazado el contexto en que ambos entrenadores arriban al cotejo de mañana por las eliminatorias, desde lo estrictamente personal a la hora de encarar la profesión y entender el fútbol se pueden encontrar algunos puntos en común y también un puñado de divergencias entre Martino y Pizzi. Vale la pena repasar algunas particularidades de estos entrenadores que llevan el ADN del fútbol rosarino en la sangre, más allá de que Juan Antonio sea oriundo de la ciudad de Santa Fe.

A la hora de encontrar las similitudes hay que hablar de que ambos dejaron su huella en su etapa de pantalones cortos en Rosario, claro que en veredas opuestas. El Tata es un símbolo leproso y multicampeón como jugador en el Parque. Mientras que a Pizzi se lo puede catalogar como uno de los mejores centrodelanteros de la historia reciente canalla, un tanque para encarar y además con un terrible olfato goleador. Y los dos, tanto en su época de jugadores, como ahora en el rol de entrenadores, jamás apelaron a las chicanas ni a los golpes bajos para burlarse de rivales ni de los hinchas contrarios. Claro que se los puede criticar desde lo futbolístico por determinaciones puntuales como directores técnicos, pero ocupan su cargo con absoluto respeto hacia los hinchas propios y ajenos.

Otra de las similitudes es que se convirtieron en trotamundos de la redonda cuando fueron jugadores y luego no tuvieron problemas en empezar bien de abajo sus carreras como DT. El Tata dirigió a Almirante Brown de Arrecifes, Platense, Instituto, Libertad de Paraguay, Cerro Porteño, Colón, la selección de Paraguay, Newell’s, Barcelona y la selección argentina. Mientras que Pizzi desarrolló su carrera como técnico en Colón, Universidad San Martín de Perú, Santiago Morning, Universidad Católica de Chile, Central, San Lorenzo, Valencia, León de México y la actual llegada a la Roja. Ambos tuvieron un recorrido de menor a mayor y no tuvieron empacho en empezar desde el llano para aprender los detalles de la profesión sin quemar etapas. Un acierto compartido.

Desde lo que pretenden que hagan sus equipos sí hay diferencias marcadas, aunque en los dos siempre está la voluntad de atacar el arco contrario. Hay que decir que para Martino es condición indispensable cuidar la pelota desde la salida del arquero hasta terminar la jugada y no ve con malos ojos empezar de nuevo cuando el ataque se ensucia y es conveniente dar pases hacia atrás. Mientras que para Pizzi lo fundamental es la intensidad para presionar y una vez con la pelota en su poder el equipo debe ir como una tromba para adelante hasta terminar la jugada. Aquí está una de las principales divergencias entre ambas visiones futbolísticas.

En cuanto al dispositivo táctico, Martino cuando puede y tiene a toda la tropa disponible apela sistemáticamente al 4-3-3. Este es su dibujo predilecto, que le permite atacar con vértigo por todo el ancho del campo. Mientras que para Pizzi la flexibilidad estratégica es vital. Porque puede mutar de un partido al otro e incluso alterarse el esquema dentro de los 90 minutos. Juan Antonio suele apelar a jugar con doble cinco y un 9 definido con un ligerito por afuera.

Lo que no se puede poner en duda es que los dos tienen una gran personalidad, son líderes natos y si no están cómodos en un lugar prefieren dejar el cargo. También comparten la postura de salir a ganar en todas las canchas, jamás resignan el ataque y buscan ser protagonistas de todo lo que juegan a pesar de los recursos.

El Tata y Pizzigol mañana volverán a verse las caras (ver aparte los antecedentes). Y así la escuela del fútbol rosarino tendrá a dos embajadores de ley en los respectivos bancos de suplentes. Cada uno está identificado con una de las camisetas de la ciudad, pero lo más trascendente es que ambos son respetados tanto por los leprosos como por los canallas. Y eso es lo que cuenta.

Los antecedentes entre el Tata y Juan Antonio dentro de la cancha y desde el banco

El historial de enfrentamientos oficiales entre Gerardo Daniel Martino y Juan Antonio Pizzi no tiene vencedores ni vencidos. Ya que se vieron las caras en 6 oportunidades (4 como futbolistas y 2 como entrenadores) con unas estadísticas muy parejas, ya que hubo 2 triunfos para el Tata, 2 para Pizzi y 2 empates.

Como futbolistas. La primera vez que se cruzaron en una cancha fue el 23 de abril de 1989. Por la fecha 32º del campeonato 1988/89, Rosario Central le ganó 2 a 1 a Newell’s con goles de Ariel Cuffaro Russo y Edgardo Bauza de tiro libre. Juan José Rossi de penal hizo el gol leproso. En aquel partido ambos jugaron los 90 minutos.

El segundo duelo entre ambos fue el 11 de junio de 1989 en el partido de ida del Clasificación 1988/89. Empataron 1 a 1 en cancha de Vélez (Central fue local). Martino hizo el gol leproso mientras que Osvaldo Escudero igualó para los canallas. Esa tarde ambos disputaron el partido completo.

Dos días más tarde, el 13 de junio de 1989, se enfrentaron en cancha de Ferro (Newell’s local) en el partido de vuelta del Torneo Clasificación. Newell’s eliminó a Central al ganarle 5 a 3 con dos goles de Adrián Taffarel (1 de penal), dos de Gabriel Batistuta y uno de Víctor Ramos. Juan Manuel Llop en contra, Juan Pizzi y Edgardo Bauza hicieron los 3 tantos auriazules. Ninguno de los dos pudo terminar el partido. Pizzi fue expulsado a los 64’ por el árbitro Juan Carlos Demaro, mientras que Martino fue reemplazado a los 79’ por Mauricio Pochettino.

La última vez que se vieron las caras como futbolistas fue el 10 de diciembre de 1989 en cancha de Newell’s. Igualaron 2 a 2 en la fecha 19 del campeonato 1989/90. Ganaba la Lepra 2 a 0 con dos gritos de Ariel Cozzoni y Central lo empató con tantos de Pedro Uliambre y Amadeo Gasparini. Aquí tampoco jugaron los 90 minutos. El Tata fue sustituido a los 67’ cuando la Lepra iba ganando 2 a 0 por Mario Hernán Videla. Mientras que Pizzi otra vez vio la tarjeta roja. Esta vez fue a los 81’ por el juez Ricardo Calabria.

Como entrenadores. El primer cotejo que ambos estuvieron en el banco de suplentes como directores técnicos fue el 31 de marzo de 2013 en el Nuevo Gasómetro. En la 7ª fecha del Final 2013, torneo que fue ganado por los rojinegros, que le ganaron 1 a 0 a San Lorenzo con gol de Maximiliano Rodríguez.

Mientras que el último antecedente data del 1º de febrero de 2014. Aquella tarde en el Camp Nou, el Valencia de Pizzi le ganó como visitante 3 a 2 al Barcelona del Tata Martino, en el marco de la jornada 22 de la temporada 2013/14 de la liga española. Parejo, Alcácer y Pablo Piatti hicieron los goles de Valencia, mientras que Lionel Messi y Alexis Sánchez fueron los encargados de convertir los 2 tantos de Barcelona.

Datos: Carlos Durhand.

Volvieron a dar una mano en situaciones complejas

En cuanto a los aspectos en común que tienen Gerardo Martino y Juan Antonio Pizzi hay que decir que ambos volvieron al club que los catapultó a primera división cuando estas entidades transitaban presentes complejos y cuando tenían más para perder que para ganar. Por eso el Tata llegó a Newell’s con un panorama delicado en los promedios y no soló lo zafó de esa situación, sino que lo coronó campeón. Mientras que Juan Antonio Pizzi arribó a Central en la B Nacional y allí estuvo a un tris de coronar el objetivo, pero de manera increíble el ascenso se le esfumó de las manos. Igual hizo una campaña irreprochable y dejó abierta la puerta para el regreso.

Messi, Agüero y 9 más para ir a Chile

Serán Messi y 10 más. O más bien, Messi, Agüero y 9 más. Si algo dejó claro Gerardo Martino durante los trabajos de fútbol de ayer en el predio de Ezeiza es que se inclinaría por el centrodelantero del Manchester City en lugar del de Napoli, para enfrentar mañana a Chile, en Santiago, por la 5ª fecha de las eliminatorias sudamericanas rumbo al Mundial de Rusia 2018. Fue también el primer día de trabajo del defensor de Rosario Central Javier Pinola en el equipo de todos.

No será un partido más por varios motivos. Antes que nada, será el primero de Lionel Messi en estas eliminatorias, ya que por su lesión de rodilla no pudo participar de las cuatro fechas disputadas en el final del año pasado También puede decirse que serán prácticamente los primeros minutos de Sergio Agüero, ya que se lesionó a los 18’ del primer encuentro ante Ecuador (0-2) en el Monumental y no pudo regresar frente a Paraguay, Brasil y Colombia.

Por eso, puede tomarse este decisivo partido en Santiago como la refundación de la selección, amén de que Argentina pudo recuperarse en la última doble fecha, con una gran imagen antes los brasileños (1-1) y mejor en Barranquilla (1-0). Pero además, será un choque clave porque hoy Argentina está afuera de la zona de clasificación y Chile es el que lo precede. De ganar, al menos ingresaría en zona de repechaje. Y además tiene otra connotación, por ser la primera vez que se enfrentan luego de la final de la Copa América 2015.

En ese contexto entonces, Martino paró el equipo por primera vez y en él apareció Agüero, aunque hay que tener en cuenta que Gonzalo Higuaín llegó recién ayer al país. Y en defensa también hubo novedades, ya que Gabriel Mercado fue el lateral derecho, ganándole por ahora la pulseada a Pablo Zabaleta o Facundo Roncaglia, mientras que Martín Demichelis jugaría por Nicolás Otamendi, que por un golpe en el muslo entrenó diferenciado. Y Matías Kranevitter seguramente jugará por el suspendido Javier Mascherano.

El plantel concentró anoche, hoy entrenará a las 9 y a las 16 emprenderá el viaje a Santiago, previa conferencia de prensa de Martino.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario