Ovación

Marco Ruben tuvo su noche inolvidable y confesó: "Es único hacer tres goles"

El delantero y goleador de Centrral habló de la fantástica noche que tuvo el miércoles ante River de Uruguay luego de marcar tres de los cuatro goles del triunfo.

Viernes 11 de Marzo de 2016

“E s único hacer tres goles”. Qué otro tipo de reflexión se puede esperar de un jugador que vive precisamente de eso: el gol. Marco Ruben es el personaje en cuestión, el que volvió a hacer de las suyas, despachándose con un triplete y erigiéndose, por obvias razones, en la figura excluyente de un equipo que necesitaba imperiosamente sumar de a tres. Pero claro, la victoria, sobre la que también hizo especial hincapié, quedaba casi en segundo plano en el ida y vuelta discursivo que mantuvo con Ovación. En esa charla al delantero le fue imposible no hablar de sus conquistas, a las que en todo momento trató de abrigar con el rendimiento colectivo. ¿La pelota del partido? Por supuesto que “me la dieron”. Lo que no tenía muy en claro era para quién iba a ir. Si para “que patee mi bebé” o para “mis amigos, que ya me llamaron para que la lleve al campo para jugar aunque sea un tenis fútbol”, según comentó entre risas.
  Ya con lo hecho en 2015 había quedado claro, pero con lo del miércoles tomó mucha más fuerza esa idea de que Central es su lugar en el mundo. De hecho dos veces en su carrera futbolística se anotó con un hat trick y ambas fueron vistiendo la azul y amarilla a bastones. ¿La otra? Ante Olimpo, por la cuarta fecha del torneo anterior (ver aparte). Y ante la consulta sobre si alguno (el de Bahía o el del miércoles en Arroyito) tuvo un sabor especial fue letal, como suele ser frente al arco. “Son todos lindos y más si se gana. Este contra River era un partido muy importante por eso también fue hermoso”, sintetizó el capitán y máximo referente del grupo, quien rápidamente encontró una diferencia entre un triplete y otro. “En este fueron todos de zurda”.
  Otra pregunta obligada. ¿Cómo fue que decidió meter un tremendo bombazo desde casi 40 metros para anotar un gol de semejante factura? “Lo vi al arquero y me animé. Y a veces animarse es lo más importante”, resumió sobre la jugada que causó mayor impresión en el Gigante.
  Y si hay algo que caracteriza a Ruben es que hace del bajo perfil un estilo de vida. No se monta a la ola triunfalista cuando las cosas se le dan como tampoco entra en algún pozo depresivo cuando el gol no aparece, aunque desde que llegó nunca pasó, estando en cancha, claro, más de tres partidos sin convertir (San Martín (SJ), Estudiantes y Huracán, de la 9ª y 11ª fecha del torneo anterior). Es más, lo del miércoles no lo tomó como una especie de revancha de lo sucedido ante Palmeiras, donde falló en un mano a mano y erró un penal. “No tenía que sacarme ninguna espina ni nada por el estilo. Al menos no lo vivía de esa manera. No nos podemos volver locos con tan poco. Los penales a veces se erran y sin duda que cuando eso pasa da mucha bronca, pero es la misma bronca que cuando errás un gol. Tampoco es que venía de una sequía de mucho tiempo. Obviamente siempre quiero convertir y ayudar al equipo de esta manera”.
  —Sí en lo personal este fue un inicio de año especial, por los partidos en los que estuviste afuera por descanso o por alguna que otra molestia física.
  —Sí, fue raro, pero vengo sosteniendo que va a ser normal jugar y parar por la cantidad de partidos que tenemos. Y eso no es sólo para mí, sino para el resto de mis compañeros. Pero si tenemos un equipo muy competitivo, que está pensando en ayudarse entre todos y preparados para cumplir la función que nos toque todo va a ser más sencillo.
  —¿Esa es una de las virtudes de este equipo: poner el espíritu grupal por encima de las individualidades?
  —Por supuesto. Siempre dijimos que el equipo es lo que impulsa las individualidades y creo que todos estamos pasando un buen momento, pero sobre todo que estamos unidos y queremos lograr cosas importantes. Después, hoy se podrán resaltar algunas individualidades y mañana otras, pero sin el equipo eso es prácticamente imposible.
  —¿Se hace complejo con tantos partidos seguidos?
  —Es difícil tener que jugar cada tres o cuatro días, llegar al límite y que ningún torneo te dé respiro. Pero es lindo porque tenemos la cabeza puesta en eso.
  —El del miércoles colaboró en esto de cuidar algo el físico porque lo resolvieron medianamente rápido.
  —Sí y estoy seguro que ayudó bastante. Cuando definís un partido a los 10 o 15 minutos del segundo tiempo es bueno porque después tenés otros 30 en los que jugás de otra manera. Está claro que queremos ir siempre para adelante y buscar el gol, pero hay cosas que ya controlás para que el desgaste no sea tan pronunciado. Igual son pocos los partidos que nos toca definirlos desde tan temprano y hay que aprovecharlo, más cuando te toca jugar muy seguido como lo estamos haciendo nosotros ahora.

“Era casi definitorio”

Un triunfo o una derrota tiene elementos a partir de los cuales encontrar las explicaciones adecuadas. ¿Por dónde pasaron las claves para haber dominado tanto el juego de principio a fin? Ruben tiene la palabra: “Por la idea que tiene el equipo en un partido que salió muy bien. Haber convertido rápidamente fue fundamental. Fue un partido que se planteó de una forma y que salió”.
  —¿Fue tal cual lo que esperaban o imaginaban una postura un poco más ambiciosa de River?
  —Lo que pasa es que es difícil ir a jugar la Copa Libertadores de visitante. Nosotros hicimos un muy buen partido y la realidad es que salió bárbaro porque se convirtieron los goles y porque el equipo tuvo un gran rendimiento en todas sus líneas.
  —Sí sabían que no les servía otro resultado más que el triunfo.
  —Ni hablar. Si no le ganábamos a River se iba a poner dura la clasificación. No íbamos a quedar eliminados, pero iba a ser dificilísimo. Ahora con este triunfo es distinto, las cosas cambian y tenemos todo mucho más cerca. Parece una locura, pero estábamos ante un partido casi definitorio. Lo bueno es que se logró de una manera contundente, de una forma que nos da certezas de que estamos bien y que podemos pelear la clasificación.

El triunfo vale, pero los goles tienen lo suyo

“Todo es importante, parece que va a ser un grupo apretado y todo suma. Esta vez hicimos la tarea de buena manera porque sacamos una diferencia de tres goles, lo que compensa en parte lo que fue el resultado en Brasil”, dijo Ruben sobre la diferencia en cuanto a goles lograda el miércoles.

Aquella tripleta ante Olimpo...

Primera estocada.
Cervi tomó la pelota sobre la izquierda y comenzó a tirar la diagonal. Vio la entrada de Ruben y  lo asistió de derecha. El goleador no perdonó. Sin pararla, la dejó corre y la cruzó ante la salida del arquero Nereo Champagne.

Siempre al acecho.
Otra vez Cervi por la izquierda. El volante metió el pase atrás para José Luis Fernández, quien remató de zurda, como venía. Champagne tapó pero dio rebote, sin reparar en que Ruben estaba expectante. Tras capturar el rebote fue letal..

La perla del día. Central salió rápido de contraataque. Delgado vio el espacio que tenía Ruben por delante y lo asistió. El 9 corrió más de 40 metros con la pelota al pie y cuando Champagne salió la pinchó. El balón se metió llovido en el segundo palo. Fue el broche de oro en una tarde sensacional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario