Ovación

Marco Ruben será evaluado día por día pero confían en que jugará el domingo

El goleador de Rosario Central y del torneo ayer se entrenó muy liviano por el dolor en la zona lumbar pero confían en que superará el inconveniente muscular para estar el domingo ante Belgrano.  

Miércoles 19 de Agosto de 2015

Con el partido ante Quilmes en el recuerdo, en Central ya piensan de lleno en lo que será el choque del próximo domingo en el Gigante ante Belgrano. Y como no puede ser de otra forma, toda la atención está centrada en la evolución de Marco Ruben, quien el lunes por la noche debió ser reemplazado en el entretiempo por una molestia en la zona lumbar. En principio el delantero no tendría problemas para jugar, pero lo evaluarán en el día a día, más tratándose de una semana más corta de lo habitual. Ayer el panorama era el mismo que el que se conoció el lunes en el sur bonaerense. Calma y optimismo por parte del cuerpo técnico, aunque debió entrenarse de manera diferenciada y hoy ocurriría lo mismo.
  Más allá de las complicaciones que le causó al equipo su salida, lo que hoy se mira es lo que viene. El dolor en la zona lumbar no le permitió seguir, pero por el momento no se evalúa la chance de realizarle algún estudio. Se trata de una molestia que, según dijeron, venía acarreando en la semana previa al partido, aunque nunca se dio a conocer. Y producto de un golpe en el final del primer tiempo el dolor se hizo mayor.
  No son muchos los días que el Canalla tendrá por delante de cara al choque contra Belgrano (juegan el domingo) y eso podría jugarle en contra al capitán canalla y goleador del torneo. “Por ahora sólo se evaluará diariamente”, confiaron desde Arroyito, dejando entrever que no será exigido y exhibiendo una alta cuota de optimismo sobre que no tendrá problemas para jugar.

A menor juego más aprendizaje

El disparador lo puso en órbita Eduardo Coudet inmediatamente después de finalizado el partido. El propio entrenador canalla se encargó de ponerle palabras a una actuación pobre del equipo. Endeble por donde se la mire. Por eso la derrota tiene un sabor más pesado que el habitual, amén de que este Central contaba con un solo traspié en el torneo. Porque tiene el peso propio de haberse producido a raíz de un juego que distó muchísimo del que el equipo estaba acostumbrado a mostrar. Ahí está el foco. Eso es lo que se debe entender y a partir de lo cual trabajar de cara al futuro, ante la necesidad de recomponer la imagen para hacer que la posibilidad de pelear en la parte alta no quede reducida a la mínima expresión, pero sin perder de vista que hoy son siete puntos de diferencia. Recuperables, pero muchos al mismo tiempo.
  Ese bajón futbolístico al que el Chacho hizo referencia se dio justo en el partido en el que él mismo intentó darle al equipo un toque distintivo, con otro esquema. ¿Influyó o fue alguna de las causas? No pareció el caso. De hecho no hubo diferencias abismales en cuanto a las formas con lo que se venía mostrando. Y es más, Marcelo Larrondo, la principal apuesta del DT, demostró cosas interesantes y fue partícipe necesario de las pocas jugadas de gol de las que dispuso el Canalla.
  Lo del lunes en cancha de Quilmes se trató de un bajón colectivo. Y en ese punto es donde debe ponerse el foco por parte de los protagonistas. Es que muchas veces las individualidades suelen aparecer y marcar la diferencia. Pero en este caso no hubo espacio para ello. Ni siquiera la aparición de Marco Ruben (tuvo una y terminó en gol) le posibilitó al Canalla sacar ventaja en ese sentido.
  Hubo señales de alerta que se encendieron. Quien no haga esa lectura tal vez esté equivocando el diagnóstico. El tema es el tenor que se le aplique al aprendizaje que se debe hacer de lo sucedido. Porque este capítulo negro en el torneo canalla amerita un estudio especial. No tuvo los mismos ribetes esta caída con aquella sufrida en el Monumental frente a River. Esta generó mucha más preocupación. Fue un buen ejercicio observar los rostros del técnico y sus jugadores a la salida del vestuario en cancha de Quilmes.
  Esta vez el resultado no fue un hecho aislado, con un elocuente distanciamiento entre lo hecho y lo cosechado, como sucedió aquella vez en el Monumental. Esta vez el resultado tuvo señales de ajuste con lo producido futbolísticamente, que fue pobre. De allí el bajón y, por ende, el resultado adverso.
  Por supuesto que la bronca también está en el cuándo esta flaqueza se hizo presente. Justo en un momento en el que se sabía que no había margen para el error (habían ganado San Lorenzo y Boca). Pero de ahora en más será siempre así. Los mínimos detalles a veces jugarán a favor y otras en contra. Y eso forma parte intrínseca del temperamento e inteligencia de un equipo que se defina protagonista.
  El aprendizaje que Central debe hacer de este capítulo es que si hasta aquí logró fortalecer su rol de candidato de la mano del juego (con altibajos, por cierto), no puede apartarse de ese camino. Un partido puede tener más o menos brillo (depende el gusto del consumidor), pero cuando desde el funcionamiento colectivo no se sientan las bases la escalada se hace más pronunciada.
  El largo camino que queda por delante hace que las dramatizaciones no ganen demasiado terreno. Lo que no puede aparecer como un hecho ni quedar a un lado del análisis es el aprendizaje al que invitó la derrota.

Donatti está mejor y ya sin dolor

Alejandro Donatti también sufrió consecuencias físicas en el partido contra Quilmes, pero el Flaco tampoco tendría problemas para jugar el domingo frente a Belgrano. El defensor sufrió una “hiperflexión” en la rodilla izquierda, por lo que tuvo que ser atendido. Pero según confiaron se trató más de un susto que otra cosa. Es que no sólo pudo terminar el partido con normalidad (la molestia la sufrió en el segundo tiempo), sino que en el entrenamiento matutino de ayer ya no sentía dolor. También será evaluado de cerca y si es necesario cumplirá trabajos más livianos que el resto, pero el hecho de que ya no sienta molestias es un indicio importante en relación a que el domingo podrá estar contra el Pirata.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario