Ovación

Manejar la pelota para frenarlo

De Felippe quiere evitar que el líder imponga su juego, por eso superpobló el medio. Va con un solo punta: el Loco Alexis

Domingo 22 de Abril de 2018

"Si le damos la pelota y el espacio vamos a sufrir mucho. Hay que sacársela", avisó Omar De Felippe en la antesala a otro de los partidos importantes de la Superliga, nada menos que frente a un Boca que hace tiempo se prepara para la coronación. Más aún después del empate de ayer de Godoy Cruz, su más inmediato perseguidor. Newell's viene de pegarse un porrazo en Brasil por la Sudamericana, aunque el lunes se levantó de la humillación venciendo a Talleres. Una victoria revitalizadora para transitar una semana con algo de calma, al menos desde el aspecto futbolístico. Por supuesto que sufre, y mucho, porque para esta noche no contará con Luis Leal, el hombre más valioso con el que cuenta el DT en el plantel.

   Si se habla de pobreza en el aspecto ofensivo no se está desvirtuando la realidad. La Pantera, con poco o mucho por los goles que marcó, se convirtió en el jugador más valioso en un plantel con bajo piné y/o con una variedad de juveniles a los que se les debe dar rodaje y, sobre todo, respaldo. Todo esto envuelto en paciencia que no abunda.

   De Felippe, desde la teoría, plantea "manejar la pelota" y "hacer un partido de igual a igual". Misiones que deben todos los equipos para no padecer ante un rival, ser superados y quedarse con las manos vacías. El quid de la cuestión es cómo conseguir eso, con qué elementos, sobre todo porque el andar del rojinegro no entregó demasiada confianza. Todo lo contrario. Pero lo bueno del fútbol es que todo puede pasar y lo que ayer no era hoy puede ser.

   El DT cambió algunos nombres que entregaban demasiada ventaja y apostó por juveniles con hambre de gloria y de trascender en la máxima categoría. Más aún jugando en una Bombonera que latirá al compás del sabor del título. Y pegar un golpe en ese mítico lugar es casi tocar el cielo con las manos.

   ¿Qué planteará Newell's? Un clásico esquema de 4-4-1-1, pero nada fijo y que va mutando de acuerdo a los movimientos del rival. Tampoco tendrá una referencia plena de área, porque el Loco Alexis Rodríguez no es un nueve clásico. De hecho, De Felippe lo pensaba como un delantero por afuera cuando se lo consultó tiempo atrás. En inferiores lo hizo como centrodelantero y también de "7". Salvando las enormes distancias, un estilo Scocco arrancando desde atrás y presionando la salida.

Boca sufrió bajas importantes de nombres, aunque los que jugarán tienen un amplio recorrido y acumulan una vasta experiencia. Y encima jugarán con cierta tranquilidad gracias a la igualdad que consiguió Banfield ante el Tomba. El puntero tiene toda la obligación de realizar el desgaste y volver a la victoria para acercarse aún más a la gloria. Newell's, que llegará de partenaire, con la misión de ahogarle la fiesta en su mismísima casa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario