Ovación

Madelón es muy optimista

Domingo 13 de Enero de 2008

Leonardo Madelón es positivo por naturaleza y por eso da por descontadas las incorporaciones de Walter Ribonetto y Diego Manicero, dos de los jugadores que le apuntó a la dirigencia. Aunque la novela recién tendría su capítulo final la semana que viene, cuando Central pague lo acordado por el pase del defensor (500 mil dólares) y por el préstamo del delantero (un poco menos de 100 mil), además de cerrar la cuestión contractual con los futbolistas. Aunque en el caso del escurridizo atacante no se debe pasar por alto el ofrecimiento que tiene de Colón, ya que eso intercedió en su demorada decisión. Cuentan que habría recibido en los últimos días presiones de su círculo íntimo y eso lo está haciendo dudar sobre la posibilidad de llegar a Central.

  Por lo pronto, las reuniones que mantuvieron Manuel Usandizaga, la persona designada para cerrar las tratativas, y Oscar Blanco (de la firma deportiva Signa), uno de los representantes de Ribonetto, están bien encaminadas pero no cerradas. "Todavía faltan limar algunos números en el contrato de Walter", le confió una alta fuente a este diario. En tanto, el jugador le confesó ayer a Ovación que "me veo sumándome al plantel de Central la semana que viene, pero por respeto a Lanús prefiero ser cauto con algunas cosas".

  Madelón también se plegó a esa realidad. Ayer improvisó una suerte de conferencia en el hall del hotel y cuando se refirió a los refuerzos dijo: "Hay que esperar hasta el lunes o martes por las llegadas de Ribonetto y Manicero. Estoy hablando permanentemente con el presidente Usandizaga y la comisión. Faltan cerrar los contratos de los jugadores. Pero van a venir. No me preocupa que aún no se hayan sumado porque están en Mar del Plata. Van a llegar muy bien entrenados", señaló con entusiasmo.

  Eso sí, cuando Ovación le preguntó si estaba enterado de la indecisión que tiene a Manicero entre Central y Colón, el DT fue clarito como el agua: "La última palabra es del jugador, pero si no está convencido es mejor que no venga".

  "Que la gente se quede tranquila porque jugadores van a llegar. La idea es esperar el final del libro de pases, hay sólo cuatro cupos y no me puedo equivocar. Quiero que los que lleguen estén a disposición. Le dije a Usandizaga que me hiciera caso porque voy a traer jugadores que van a jugar", sostuvo.

  Si se suma Manicero, la prioridad del DT pasa por cubrir las vacantes restantes con un lateral y un volante. "Pedí a Villagra pero se queda en River. A lo mejor más adelante aparece alguna sorpresa con un jugador que no es tenido en cuenta en otro país o en el fútbol argentino". Fue la carta misteriosa que tiró Madelón para jugar a las escondidas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario