Clásico rosarino

Loustau no falló en las rojas y sacó un aprobado

El juez tuvo un desempeño correcto y no falló en las tres tarjetas rojas que exhibió. Tampoco incidió en el resultado.

Viernes 02 de Noviembre de 2018

Fue tanto lo que se habló en la previa del partido sobre la fecha, el estadio y otros factores que la designación del árbitro pasó a un segundo plano. De todas formas cuando apareció el nombre de Patricio Loustau cayó bien en ambos clubes. A criterio de quienes manejan el mundo arbitral, el juez de ayer en Sarandí es el número uno del fútbol argentino. Su partido fue correcto, y eso tuvo que mostrar tres rojas. Claramente no tuvo incidencia en el resultado. Al menos con esa sensación dejó la cancha de Arsenal. "Creo que salió todo bien", fue una de las pocas frases que le dijo a Ovación cuando fue consultado por su rendimiento y mientras, de muy buena forma, trataba se excusarse por no hacer declaraciones públicamente.

Tan malo y aburrido fue el primer tiempo que el partido no dio ni para las polémicas. Por eso Loustau la llevó de taquito. En el complemento las cosas se le complicaron un poco, pero nada lo desenfocó.

Cuando iban 28 minutos de complemento metió la mano en uno de sus bolsillos para mostrar las dos primeras rojas. Carrizo le cometió una falta muy fuerte a Figueroa, lo que motivó que Bernardello le fuera a recriminar. El Pachi le puso la mano en la cara al capitán leproso (se tiró al piso) y trascartón llegó Paredes para agredir al volante canalla. La historia terminó con el paraguayo fuera de la cancha, al igual que Carrizo. La sanción pareció adecuada, al menos para que el partido no se les fuera de las manos.

Tres minutos más tarde Zampedri le cometió una infracción a Bernardello y el volante después de caer al piso levantó con vehemencia sus dos piernas, que impactaron en el pecho del delantero auriazul. Loustau ni lo dudó. Otra vez desenfundó la roja para Bernardello, y sancionó con amarilla a Zampedri.

De ahí hasta el final no tuvo mayores complicaciones. De hecho del lado de Newell's nadie fue a recriminarle nada después del pitazo final.

Mientras caminaba hacia su auto Ovación abordó a Loustau, quien se excusó de hablar. "Creo que salió todo bien", dijo escuetamente. "Por eso mismo, es para hablar un poquito de lo que fue un partido tranquilo", fue la respuesta de este diario. Pero él aclaró la situación. "Lo que pasa es que por disposición del Colegio de Arbitros preferimos no hablar inmediatamente después de cada partido. Preferimos analizarlo otra vez, para ver detalles en algunas jugadas muy puntuales. Espero que me entiendas. Igual si querés estamos en contacto", señaló Loustau, quien después de esas palabras sí abordó el automóvil junto a sus colaboradores.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});