Ovación

Los Pumas igualaron con Springboks y están entre los más grandes

Los Pumas lograron un empate ante Sudáfrica por la segunda fecha del Rugby Championship y mantienen señales de crecimiento.

Domingo 26 de Agosto de 2012

Si un Mundial sirve como punto de referencia para determinar el mejor equipo del planeta, el Rugby Championship (antes el Tri Nations), brinda a los amantes de la ovalada un panorama anual de quién es el mejor del mundo. En ese contexto se mueven hoy Los Pumas.

   De a poco, el Rugby Championship va entrando en ese ritmo creciente que le da la disputa de cada fecha. Después de sus dos primeras presentaciones un prematuro balance de Los Pumas nos muestra un claro saldo positivo, más allá de los resultados. El público lo entendió así y por eso ayer el Malvinas Argentinas lució con un lleno total, a tal punto que Mendoza quedó chica.

   Ayer, ante Sudáfrica, se esperaba un partido mucho más duro que el que disputaron en Newlands por lo que pocos imaginaron semejante recuperación del equipo argentino, que en tan poco tiempo maduró, asimiló la pérdida entresemana de uno de sus referentes, el talentoso apertura Juan Martín Hernández, y le jugó de igual a igual a los Springboks. Incluso estuvo en condiciones de haberles ganado.

   Ya no quedan dudas de que el seleccionado argentino comenzó a transitar un camino que invariablemente lo llevará a crecer.

Ayer dio un paso más, el primero en su tierra y ante su gente, nada menos que con un histórico empate ante Sudáfrica.

   Esto lleva a pensar que si bien Los Pumas alcanzaron la madurez suficiente como para jugarles de igual a igual a cualquiera de los equipos del hemisferio norte, con los “grandes del sur” la cosa es distinta.

De hecho, un mínimo error de cálculo y una pelota tapada a Bosch privaron al equipo de Phelan de quedarse con una victoria que, por lo expuesto por ambos, hubiese sido decididamente justa.

   Se cometieron menos errores, el grado de concentración fue superior y en el juego se pasó la prueba más exigente en cuanto a lo físico. No obstante, lo más importante se centró en el paso que dieron adelante en cuanto al ataque, un aspecto que hasta el momento era deficitario.

   En la primera fecha, Los Pumas habían sido el único equipo que no pudo llegar al try, algo que consiguió ayer coronando una jugada en la que se animó, dejó prejuicios de lado, buscó el ingoal con paciencia y también con inteligencia.

   Llegar a un equilibrio entre las situaciones de defensa y ataque llevará un período de adaptación, como es lógico pensar, pero son las reglas del juego.

De un día para otro no se puede estar en el mismo escalón que las grandes potencias. Sí se podrá estar en un tiempo, con un trabajo estructurado, responsable y prolongado.

   Por ahora Argentina, como “el chiquitín que lo mira de afuera con la ñata contra el vidrio”, comparte el escenario con el único afán de aprender, pero aferrada a su mística y a su historia. Los Pumas no desaprovecharán la oportunidad de dar el zarpazo.

   Llegar al podio donde están instaladas las potencias no será una tarea sencilla. Hoy Argentina está transitando por la buena senda, pero no hay que perder de vista que está para fortalecerse, para aprender, para sumar partidos y con ellos, experiencia. El empate de ayer es un buen indicio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario