Ovación

Los Pumas cayeron ante Australia por 29-15 y se quedaron sin final

El próximo viernes se medirán frente a Sudáfrica por el tercer puesto del Mundial. Nueva Zelanda y Australia jugarán por el título.

Domingo 25 de Octubre de 2015

La ilusión de Los Pumas de llegar a una final de un Mundial se hizo pedazos. La destrozó Australia, que hizo valer su jerarquía tanto individual como grupal para imponerse por un inapelable 29-15 en Twickenham.

Los rostros de los jugadores argentinos tras la derrota fueron la síntesis perfecta de los que fue el partido. Porque evidenciaban desazón, frustración e impotencia. Tres sensaciones que dejó el partido. Es que no pudieron ante una de las grandes potencias del rugby. Tanto por falencias propias como por virtudes rivales. Y la suerte tampoco estuvo del lado de los albiceleste, que se encontraron en desventaja rápidamente, debieron jugar en inferioridad numérica y pagaron muy caro los pequeños errores.

El duelo comenzó a pura emoción. Como se esperaba, ya que se enfrentan dos equipos que tienen como premisa jugar. Dos equipos que cuando hacen las cosas bien lastiman con sus ataques. Y en ese batalla los aussies mostraron una clarísima supremacía. Porque pegaron de entrada. A los 2' el segunda línea Simmons interceptó un pase del apertura Sánchez, que intentó salir del fondo de la cancha jugando, y marcó los primeros cinco puntos del partido, que Foley transformó en 7 con su conversión.

Los Pumas respondieron con un penal de Sánchez a los 7'. Parecía que llegaría la reacción del equipo que conduce Daniel Hourcade. Pero los aussies volvieron a apoyar a los 11' por intermedio de Ashley-Cooper tras una gran jugada de ataque. Y Foley volvió a acertar su envío a los palos.

A partir de ese momento el elenco albiceleste fue en busca del descuento. Comenzó a manejar mejor la pelota y se colocó en campo rival. Así, a los 23'  generó una infracción y Sánchez la cambió por tres puntos con su remate desde el tie.

Cuando parecía que Los Pumas comenzaban a encontrarle la vuelta al partido, llegó una muy mala noticia: el segunda línea Lavanini vio la amarilla a los 24' y todo se hizo cuesta arriba.

Y la consecuencia fue la esperada. Australia volvió a golpear. A los 32' otra vez Ashley-Cooper apoyó pegado a la bandera y puso el partido 19-6.

El panorama no era para nada alentador. Pero Los Pumas no bajaron los brazos y siguiendo buscando. Y otra vez descontaron a través del pie de Sánchez, que a los 36' estableció el 19-9.

Sobre el cierre de la primera etapa Argentina generó una chance clara de try, pero no pudo controlar la pelota. Con esa imagen terminó el primer tiempo.

El complemento mostró otra imagen. Si bien las diferencias en el tanteador fueron las mismas porque hubo un penal por lado, Los Pumas comenzaron a encontrar dinámica y a arrinconar a los australianos. De a poco empezaron a ganar metros y a dar señales de que podían.

Con más amor propio que juego los rugbiers argentinos pusieron el equipo adelante una y otra vez. Y así llegó otro pena de Sánchez para poner a Los Pumas otra vez a tiro de try. Iban 53' minutos y el marcador estaba 22-15.

El papel que estaba cumpliendo el seleccionado nacional daba señales de que podían dar vuelta la historia. Sólo faltaba un acierto en la estocada final. Y los jugadores iban e iban. Australia estaba en jaque. No se sentía cómodo en el partido. Pero logró salir del asedio de la mejor manera. El wing Mitchell se escapó pegado a la línea, dejó a varios rivales en el camino y habilitó a Ashley-Cooper, que a los 71' marcó su tercer try y le bajó la persiana al partido.

Con el 29-15 Los Pumas siguiendo intentando. Fueron en busca del milagro, pero no pudo ser. Así el sueño de alcanzar la final se desvaneció. Ahora es tiempo de pensar en el choque con Sudáfrica por el tercer puesto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS