Central

Los pibes toman altura

Central superó por 2 a 0 a Unión. Migone y Alarcón, los goles. Coscia erró un penal.

Domingo 30 de Julio de 2017

Ante la exigencia de un equipo con base claramente de primera división, los pibes de Central volvieron a demostrar temple y coraje. Algo que de lo que ya habían expuesto ante el amateur Alianza Sport, pero lo de ayer tuvo ribetes de mayor brillo. Es cierto que falta el partido de vuelta, pero esta porción de la historia que escribió el equipo de Leo Fernández no merece caer en saco roto. Una victoria clara, contundente, pero sobre todo justa frente a un Unión que vino con lo mejor, al que superó por 2 a 0 en el choque de ida de los cuartos de final de la Copa Santa Fe.

Hubo refuerzos para la ocasión. El pedido de Paolo Montero para que Elías Gómez, Maximiliano González y Hernán Da Campo (los tres volvieron de sus respectivos préstamos) tuvieran minutos fue apenas un ingrediente más en la previa, sin que ello alterara el espíritu juvenil de un Central que parece decidido a afrontar este torneo con estos valores. Y otra vez fueron los pibes los que jugaron "su" partido. Porque al anhelo de ganar para seguir avanzando se le debe agregar las ganas de mostrarse para lograr ingresar en la consideración del equipo de primera.

Y ese piberío hizo algo fundamental: le marcó a Unión cuáles eran las coordenadas del partidos, de principio a fin. Porque aún en los momentos en los que los nervios jugaban una mala pasada y el juego distaba de lo que Fernández exigía del otro lado de la línea, el trámite fue parejo. Ante eso, una sola lectura: el tatengue jamás pudo tomar de las solapas al juvenil equipo canalla para hacer y deshacer a su antojo.

Decir que a Central le llevó un largo rato tomar las riendas del partido puede sonar a una exigencia desmedida. Por los nombres de uno y otro equipo. Pero fue lo que sucedió, aunque ello no generó que Ledesma pasara grandes sobresaltos. Porque la única chance que tuvo Unión en el primer tiempo fue un remate de De Iriondo, desde afuera del área, que se fue cerca del palo izquierdo del arquero canalla.

Antes de eso Central había hecho poco para inquietar a Castro, pero sí había mostrado la virtud de no dejarse atropellar. Y en medio de esa sobriedad apareció la arremetida de Diego Becker que terminó con la infracción de Bruno Pittón dentro del área. Una tremenda oportunidad para dar el golpe que los pocos hinchas presentes esperaban. Seguramente de esa manera lo entendió Agustín Coscia, pero lejos estuvo de llevarlo a la práctica. Porque su ejecución llevó consigo una alta cuota de displicencia, lo que hizo que el arquero Castro se luciera sin realizar demasiado esfuerzo.

Pero lo mejor de Central se vio tras la vuelta de los vestuarios, donde el equipo pudo hacer más ancha la cancha, controlar mejor el balón y transformarse en un equipo mucho más incisivo a la hora de atacar. En eso mucho colaboró Unión, que no sólo pareció quedarse rápidamente sin piernas, sino también tender el mantel para que los pibes canallas saborearan sus errores en el fondo. Había avisado Protti a los 4' (centro de Becker), pero Castro respondió muy bien y en la próxima Migone, que había ingresado hacía unos pocos segundos, fue con la planta del pie muy arriba sobre la salida de Brítez para luego definir con mucha sutileza ante la salida del arquero tatengue.

Unos pocos minutos más de un juego parejo, hasta que Alarcón apareció para empujarla, luego de que Castro tapara el cabezazo de Coscia. A partir de ahí sí mucho sobriedad por parte de los pibes canallas, a los que jamás el partido se les fue de las manos. Es más, hasta hubo un tremendo zapatazo de Joaquín Pereyra desde afuera del área que se estrelló en el palo derecho, en lo que pudo haber sido casi la sentencia de la serie.

Sobre el final, una media vuelta de Soldano pudo haber achicado la diferencia, pero el delantero no le acertó al arco y por eso la labor canalla cobró la relevancia que realmente merecía.

Ante la experiencia, los nombres y el mayor peso de Unión, los pibes canallas pusieron las ganas, pero sobre todo el juego. Otra vez los chicos estuvieron a la altura.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario