Ovación

Los participantes del Rally Dakar ya pisan Rosario y el Monumento es una gran fiesta

Desde pasadas las 14 comenzaron a arribar los quads y las motos. Se espera la llegada de los autos y los camiones. A pesar del calor, la gente está colmando las inmediaciones del Parque Nacional a la Bandera. 

Sábado 16 de Enero de 2016

 Pasdas las 14, los primeros participantes del Rally Dakar comenzaron a arribar a la rampa ubicada en el Monumento a la Bandera, para satisfacción y regocijo de los cientos de rosarinos que desde esta mañana temprano comenzaron a ocupar sitiales de privilegio detrás del cerco establecido para que toda la fiesat se desarrolle con absoluta normalidad.

Promotoras de la organización entregaban remeras recordatorias a los participantes que iban arribando. Los primeros en hacerlo fueron los quads y las motocicletas, con rostros cansados pero felices, quienes eran saludados por la multitud.

La 8ª cita en Sudamérica llega hoy a su final. Rosario, como en año pasado en la partida, fue elegida para que corone a los competidores (ver aparte) tras 13 durísimas etapas por caminos de Argentina y Bolivia. También para que cierre con las llaves de la pasión y clima festivo una nueva jornada histórica para los todos los santafesinos.

Uno de los pilotos en dar su testimonio fue el uruguayo Laurent Lazard, quien a bordo de su KTM contaba al periodismo que "fue una prueba durísima pero pudimos terminar. Este es mi décimo Dakar y estoy feliz de estar aquí en Rosario", mientra su huja Eli jugaba con los implementos de la moto.

A su turno, el debutante español Julián García Merino, con su moto Yamaha, contaba entre exhausto y satisfecho que "cuando entramos a la Argentina el calor y el cansancio se ha acumulado y ha sido muy duro,. Pero he podio con ello. Es mi primer Dakar y tenía la expectativa de, como mínimo, poder terminarlo. Y lo he logrado".

Otro motociclista que mostró su aegría por haber terminado la prueba fue el argentino Mauricio Gómez, con Yamaha, quien señaló que "influyó muchísimo la parte psicológica. Siempre tuve que remar de atrás y se hizo difícil estar siempre al tope para recuperar posiciones. Fue un Dakar duro. No es fácil estar arriba con 4.500 o 4.700 metros. La vuelta fue dura pero... estamos acá", redondeó mientras tomaba en sus manos la medalla del Rally. 

Después fue el turno de las fotos en el podio, con la gente -demostrando la buena predisposicion de todos los pilotos a pesar del inmenso cansancio- y esperando la llegada de los consagrados, los autos, y los camiones.

Los rosarinos le pusieron el pecho al calor para vivir su gran fiesta. Como en el 2015 la largada cautivó a toda una ciudad y a la región , la llegada de la edición de la prueba más difícil del planeta volció a ser el convocante. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario