Ovación

Los locos del barrio en la odisea del Dakar 2012

Federico Gut, el aguerrido piloto de San Lorenzo, y Mauricio Jurado, el rosarino que tomó impulso y se le animará al camino. Son los nuestros, si se permite la primera persona, los que llevarán la bandera de la zona y aunque llegar será su preciada meta, dentro suyo hasta piensan en más.

Sábado 24 de Diciembre de 2011

Están locos, ellos lo saben. Pero qué es la locura sino el atrevimiento a romper las reglas de lo establecido. Todos los que participan del Dakar, sin excepción, comparten ese impulso por desafiar los límites, porque sino no podrían afrontar semejante competencia, donde durante dos semanas (y más, si se cuentan los preparativos), hombres y máquinas quedan al borde del colapso. Y entre ellos están Federico Gut, el aguerrido piloto de San Lorenzo, y Mauricio Jurado, el rosarino que tomó impulso y se le animará al camino. Son los nuestros, si se permite la primera persona, los que llevarán la bandera de la zona y aunque llegar será su preciada meta, dentro suyo hasta piensan en más.

Gut ya le perdió el miedo al recorrido. En enero comprobó que podía, pero el cuatri se le incendió a mitad de camino y ya entonces se prometió esta vuelta, que encara más reforzado. El nuevo Polaris XP850 está más y mejor equipado, con una nueva disposición de los tanques de combustibles, y hasta llevará una rueda de auxilio, un ítem fundamental, ya que en carrera no podrá ser asistido.

Ese desventaja tendrá precisamente Jurado, con un cuatri Can Am que también modificó para la ocasión, sobre todo para hacer más rápidos los arreglos, como los inevitables cambios de correa que se deshilachan cada 800 o 900 kilómetros. El rosarino confía en su máquina y su incógnita se centra en la resistencia física, ambos ítems en los que se respaldó en la experiencia de Gut.

Cada uno tiene su equipo que lo seguirá por afuera y lo esperará en cada vivac, pero aspiran a tirar juntos en las arenas de Chile, ya que antes los caminos argentinos no se los permitirá por el polvo que levantan a su paso.

Gut tiene la ventaja y hasta sueña con llegar entre los 10 primeros. Jurado lo dice entre líneas también, pero persigue otra meta. Sobre 30 cuatriciclos inscriptos, y sólo 9 argentinos, ambos tendrán la enorme chance de que su locura tenga un final feliz.

G.C.

La primera de Marquitos. Marcos Di Palma se larga a la aventura junto a su hermano José Luis, que ya corrió en Dakar y será su navegante. Compartirán una Toyota Hilux 4 x 4.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario