Ovación

Los jugadores de San Jorge se sentaron y no terminaron la final del Federal

Tras el escándalo de Estudiantes de Río IV, ayer los jugadores de San Jorge se sentaron y no terminaron la final del 2º ascenso ante Alvarado. Polémica también en el Regional.

Lunes 24 de Junio de 2019

Algo huele muy feo en el arbitraje argentino, sobre todo el de aquel que aún se maneja sin el control del VAR. Es el del fútbol del interior, el del Federal A o el Regional Amateur, que ayer cerraron sus temporadas con escándalo y situaciones insólitas. Por caso, Alvarado de Mar del Plata celebró en el Minella un histórico ascenso a la B Nacional que deberá ser ratificado en el Consejo Federal, luego de una insólita sentada de los jugadores de San Jorge de Tucumán a los 4' del complemento cuando perdían apenas 1 a 0 pero estaban con 2 hombres menos. No fue un caso aislado. Sabido es el del primer ascenso de este Federal, el de Estudiantes de Río IV, pero también el de ayer en la cancha de Atlético Güemes de Santiago del Estero, que ascendió a esa categoría tras un partido escandaloso y con antecedentes de protestas similares a las de los tucumanos.

En la ida habían igualado 0-0 en Tucumán. En la vuelta, en un repleto mundialista marplatense, a los 24' el juez de Santo Tomé Adrián Franklin le sacó correctamente la segunda amarilla a David Valdés. En una falta anterior estuvo la duda sobre la primera tarjeta. Pero a los 45' empezó a gestarse este caso que recorrió el país con el gol de Alvarado. Ahí el árbitro expulsó por agresión a Maximiliano Guardia, que le protestó con vehemencia un offside que no existió. Así, San Jorge salió a jugar en desventaja el segundo tiempo y a los 4 minutos todos decidieron sentarse. Como no revieron la medida, después de unos 10 minutos el partido se suspendió y festejó el local.

Embed

La sentada de San Jorge pareció exagerada pero hay trasfondo. Por ejemplo, el de la última fecha del pentagonal que derivó en el ascenso de Estudiantes de Río VI, la confesión de uno de sus jugadores de partidos arreglados y el encadenamiento en la puerta de la AFA del presidente de Sarmiento de Resistencia, el perjudicado en ese partido decisivo.

Pero el panorama se completó ayer con lo ocurrido en la cancha de Güemes de Santiago del Estero, con el arbitraje escandaloso de Guido Medina. Primero le cobró un penal increíble al local que atajó el arquero de Achirense (había ganado 2-1 en Entre Ríos), después convalidó el segundo gol local en offside y el tercero en medio del humo de bengalas, cuando no se veía nada. Con el partido 1-0, cuando iban a penales, expulsó mal al zaguero visitante Tomás Ramírez y a 10' del final, cuando el partido se interrumpió por gases lacrimógenos en las tribunas, dio apenas 2' de adicional y lo terminó. Mientras el encuentro estuvo parado, los futbolistas entrerrianos también esbozaron una sentada.

Una instancia antes, cuando Güemes ganó la Región Centro, lo que le permitió jugar esta final por el ascenso al Federal A, los jugadores de Atenas de Río IV hicieron lo mismo que los de San Jorge cuando a los santiagueños les cobraron el penal que derivó en el segundo gol. La diferencia fue que después se levantaron y terminaron el partido que perdieron 2-0 (la ida fue para los cordobeses 1-0).

En 2017 jugadores de Policial de Catamarca y Sarmiento de La Banda hicieron una sentada conjunta en protesta por los malos arbitrajes del entonces Federal B que, sostenían, favorecían a Güemes.

Hay antecedentes en primera también. En 1933 los jugadores de Gimnasia se sentaron en el Viejo Gasómetro ante San Lorenzo, que ganó 7-1. Y en la última fecha del Metro 63 se sentaron los de San Lorenzo ante Independiente, que ganó 9-1. Esos partidos continuaron y los que se mantuvieron en pie siguieron haciendo goles y salieron campeones. Ayer en Mar del Plata no, pero el escándalo seguirá.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario