Ovación

Los jugadores con pasado o presente en Central y Newell's dan su categoría a la selección

El sólo hecho de decir que Messi aprendió a jugar en lo potreros rosarinos y que pasó por la escuelita leprosa de Malvinas antes de desembarcar en Barcelona pone de relieve esta plaza.

Domingo 27 de Marzo de 2016

Rosario siempre estuvo cerca de la selección argentina. Pero en la actualidad este aporte de la cantera local es cada vez mayor, tanto en calidad como en cantidad. En la última convocatoria hay diez jugadores con pasado o presente en equipos de la ciudad. Incluso el propio DT de la selección, Gerardo Martino, surgió en la Cuna de la Bandera. De atrás para adelante, bien podría armarse un equipo made in Rosario. Esto ilustra la importancia de esta ciudad en cuanto a disponer de un caudal futbolístico de jerarquía que no cesa de dar sus frutos.

El sólo hecho de decir que la Pulga Messi aprendió a jugar en lo potreros rosarinos y que pasó por la escuelita leprosa de Malvinas antes de desembarcar en el poderoso Barcelona ya pone de relieve lo que significa esta plaza, no sólo para el fútbol nacional, sino también internacional.

En está última convocatoria del Tata, en la que no figura el ex Newell’s Ezequiel Garay, que se repone de una lesión en el Zenit de Rusia, hay diez apellidos con pasado o presente en el fútbol rosarino. Un supuesto equipo podría estar integrado por Nahuel Guzmán, una línea de tres defensores compuesta por Martín Demichelis, Javier Pinola y Leonel Vangioni; Ever Banega, Javier Mascherano y Angel Dí María; Ezequiel Lavezzi, Lionel Messi y Angel Correa.

Pero hay más. De cara a lo que serán los próximos Juegos Olímpicos de Río en agosto, donde habrá presencia de la selección albiceleste, no sería extraño que haya varios juveniles surgidos en la cantera rosarina. Por el lado de Newell’s está en carpeta el arquero Ezequiel Unsain y podría estar en el radar Eugenio Isnaldo (con presente en Defensa y Justicia), mientras que respecto a Central, uno de los mejores equipos argentinos desde el año pasado, las chances las tienen Víctor Salazar, Walter Montoya, Franco Cervi y Giovani Lo Celso.

Está claro que el aporte rosarino a la selección albiceleste es histórico, tanto en lo que tiene que ver con jugadores como entrenadores. Por eso tal vez se haya hecho una costumbre que pasa desapercibida. Tal vez faltaría que los dirigentes de los clubes locales pongan en condiciones los estadios para poder disfrutar de estos cracks en vivo y en directo luciendo la camiseta albiceleste.

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario