Ovación

Los Juegos de Londres 2012, los más musicales de la historia

Con la actuación en la apertura de Paul McCartney y un repertorio que incluyó clásicos del rock y el pop de todos los tiempos, en las competencias fueron un placer para los amantes de la música. 

Domingo 12 de Agosto de 2012

Los Juegos de Londres 2012 llegaron a su cierre confirmados como la cita olímpica más fascinante de todos los tiempos para los amantes de la música. Si los de Sydney 2000 fueron un delicioso recorrido por el pop-rock australiano, heredero al fin y al cabo de tendencias de la “madre patria” británica, los de Londres superaron todo lo imaginable. Con Sebastian Coe a la cabeza, sus organizadores exprimieron al máximo las obras de medio siglo de bandas y canciones que influyeron en la juventud de todo el mundo.

Queen, The Beatles o The Rolling Stones, The Who, Queen, Sex Pistols, Oasis, The Clash, Mike Oldfield, Frankie Goes to Hollywood, The Jam, The Chemical Brothers o New Order fueron sólo unos ejemplos del amplio repertorio. Ni en Atenas 2004, ni en Pekín 2008 se vio algo siquiera lejanamente similar.

En Atlanta 96 sonó algo de rock sureño, pero la música fue marcada por la sangre, porque fue precisamente durante un concierto en el Parque Olímpico que un desequilibrado hizo estallar una bomba que mató a dos personas e hirió a 111.

Ya en la ceremonia de inauguración se vio que Londres no sólo iba a albergar los Juegos Olímpicos 2012, sino también los primeros Juegos Musicales. Que Grecia encabezara el desfile de países al son del “Galvanize” de los Chemical Brothers rompió todo protocolo olímpico conocido.

Magistralmente orquestada por el cineasta Danny Boyle, la ceremonia no disgustó a ningún oído. Entre otros actuaron Arctic Monkeys y Paul McCartney, que puso en pie al estadio para corear el “na, na, na, na, na, na” de “Hey Jude”.

La banda sonora de “Chariots of fire”  envolvió cada entrega de medallas antes de dar paso al himno del ganador. “Heroes”, tema del londinense David Bowie, fue la banda sonora de los triunfos locales. Pero por un día, el “Super Saturday” en el que el equipo local ganó seis oros, la canción de Bowie tuvo un sustituto: el “All You need is Love” de The Beatles fue coreado al unísono por el Estadio Olímpico.

Para los momentos en que la presión y la tensión son máximas, qué mejor que “Under Pressure” (http://dpaq.de/vni1D) de Queen y Bowie, canción que desde luego no debía tranquilizar a los jugadores de balonmano cuando se aproximaban a lanzar un penal de siete metros y se escuchaba brevemente por los altavoces.

“Song 2”  de Blur amenizó el ambiente entre los combates de boxeo. Hubo en cambio otros “temas musicales” que sonaron algo repetitivos pasada la primera semana. La mayoría de los dirigentes de los comités olímpicos nacionales, periodistas y atletas llevaban un teléfono móvil con el mismo tono, que terminó tornándose una pequeña pesadilla.

Los pabellones de baloncesto fueron siempre, no sólo en Londres, un espectáculo auditivo, pero para estos Juegos incorporaron algo novedoso. El animador puso nombre a cada grada cabecera: una se llamaba “Oasis” y la otra “Robbie Williams”. Cuando sonaba la música, cada grada debía cantar su canción, “Wonderwall” o “Angels”.

El All England Club ofreció una de las imágenes más potentes de los Juegos durante la ceremonia de medallas, cuando la bandera británica sobre la espalda de Andy Murray y la argentina en la de Juan Martín del Potro se confundían en el court central mientras sonaba “Heroes” y el sol le arrancaba reflejos dorados al césped.

El suizo Roger Federer era el restante protagonista. “Vas por el court y se escucha música. No es normal en Wimbledon”, dijo Federer, que perdió la final de Londres 2012 ante Murray en el mismo escenario en el que cuatro semanas antes conquistaba Wimbledon por séptima vez.

Hay otros atletas que antes de la ceremonia inaugural ya daban a entender que Londres 2012 iba a ser una fiesta en lo musical. “Suena música hasta medianoche como si estuviéramos en Ibiza. A veces me pregunto qué hacemos aquí”, se quejó el nadador serbio Milorad Cavic un día antes de que el pebetero recibiera el fuego olímpico.

Así, el final de los Juegos era en cierto modo previsible. El cantante George Michael ya anunció que actuará y se especula desde hace semanas con la aparición también de Spice Girls, The Who, Rollings Stones, Queen, Muse, One Direction, Elton John y Take That. ¿Cómo definir la ceremonia de clausura?, le preguntaron a Coe. Y el campeón olímpico fue claro: “Party, party, party (fiesta, fiesta, fiesta)”.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario