Ovación

Los festejos se quedaron en La Boca: el Xeneize derrotó a River en el final

Con los goles de Pavón y Pérez, el equipo de Arruabarrena es el único puntero del torneo local. El Millonario ahora tendrá dos intentos de revancha, nada menos que por la Copa Libertadores.

Domingo 03 de Mayo de 2015

Con dos golpes de nocaut en el final, Boca se quedó con todo el festejo en el primer Superclásico de la trilogía, al imponerse esta noche por 2 a 0 sobre River, en La Bombonera, en un partido correspondiente a la undécima fecha del torneo “Julio Humberto Grondona” y ahora llega como líder de cara a los duelos de la Copa Libertadores de América.

El encuentro era parejo y se desniveló desde el banco de los suplentes, ya que dos jugadores locales que ingresaron en el complemento, Cristian Pavón y Pablo Pérez, marcaron los tantos de la victoria, a los 39 y 41 minutos, respectivamente.

Con este resultado, Boca, que además dejó a River sin invicto, quedó como único puntero del certamen, con 27 puntos, tres más que los Millonarios y San Lorenzo.

Ahora, Boca y River volverán a verse las caras el próximo jueves en el Monumental, donde disputarán el partido de ida de los octavos de final de la Libertadores, mientras que una semana después disputarán la revancha en La Bombonera.

El primer tiempo fue intenso, con River intentado generar juego asociado y parado durante gran parte de la etapa en campo rival, mientras que lo del local era más vertical, buscando profundizar con la velocidad de Carrizo y Chávez por las bandas.

En el segundo, y tras un dominio de River en los primeros 15 minutos, Boca cambió el rumbo desde el banco, con Fernando Gago ayudando al local a recuperar la pelota y desnivelando en la red, con Pavón y Pérez.

River fue el primero en acercarse con peligro, cuando a los 6 minutos Teo bajó de cabeza en el área un tiro libre ejecutado desde la izquierda por Vangioni, justo para la entrada de Mora, quien sacó un remate bajo, apenas desviado sobre el palo derecho.

El elenco de la Ribera respondió dos minutos más tarde, en una jugada en la que Vangioni comprometió a Barovero con un pase corto, dejando la pelota servida para Carrizo, quien sacó un remate a quemarropa, tapado con el cuerpo por el arquero millonario.

La jugada derivó en un tiro de esquina y de allí, tras una serie de rebotes, Osvaldo tomó la pelota de aire en la medialuna, sacando un derechazo alto que pegó en el palo derecho, ante la mirada impotente de Barovero.

En los siguientes minutos, creció la figura de Kranevitter y River se plantó en campo boquense, pero le costaba profundizar y el local seguía insinuándose como más peligroso en cuanto recuperaba la pelota.

A los 21, Meli combinó con Peruzzi y Lodeiro, desbordó por derecha y sacó un centro, que se desvió en Pezzella y casi bate su propia valla, saliendo el balón finalmente por sobre el travesaño.

El trámite era intenso. Cuando se jugaban 26 minutos Peruzzi derribó a Driussi apenas unos metros saliendo del área local, Mora se hizo cargo de la falta y con un derechazo casi sorprende, aunque el balón finalmente se fue apenas por arriba del larguero.

Tres minutos más tarde, Chávez tuvo la gran oportunidad de abrir el marcador al aparece solo en el punto del penal, luego de un gran desborde de Carrizo, pero el exBanfield le erró al arco y tiró la pelota afuera.

La mejor de River en la primera etapa fue a los 33 minutos: el colombiano Gutiérrez encabezó un contragolpe por izquierda, habilitó a Sánchez con un preciso pase y el uruguayo le pegó de derecha, tres dedos, impactando el balón en el travesaño.

Los primeros minutos del complemento lo mostraron mejor a River, manejando la pelota, ante un Boca impreciso que perdía la batalla en la mitad de la cancha.

En 8 minutos, una mala salida de Monzón le permitió a Mora quedar en buena posición de remate y el uruguayo sacó una volea que cayó sobre el cuerpo de Orion, obligando al arquero a volar para evitar la caída de su valla.

A los 15, dos tiros de esquina de Mora arrimaron peligro sobre el arco defendido por Orion: el primero pegó en el ángulo derecho y el segundo fue jugado corto para Rojas, quien con todo el arco de frente, no acertó el arco y la tiró afuera.

Los problemas de Boca se solucionaron desde el banco. A los 16 entró Gago y el local emparejó la lucha en el mediocampo e incluso pasó a dominar las acciones, mientras que Pavón y Pérez aportaron juego y gol.

Gago le dio tranquilidad al elenco boquense, comenzó a hacer jugar a sus compañeros, hizo levantar el aporte de Lodeiro, quien se había perdido en la intrascedencia en el segundo tiempo.

A esto se sumó que River de a poco comenzó a perder piernas, ya no gravitaba Kranevitter, Martínez, recién ingresado, aportaba poco y a Mora se lo veía muy solo, con un Teo apático en la dupla ofensiva.

Pasados los 30 minutos, el partido cayó en un bache, aunque Boca parecía tener un poco más de resto, sobre todo con los futbolistas que ingresaron desde el banco de suplentes en buen nivel.

Así fue que el local pegó con dos estocadas mortales en el epílogo del partido. A los 39 minutos, Osvaldo apareció por derecha, llegó al fondo y lanzó el centro al segundo palo, donde encontró a Pavón, quien con clase, de derecha, puso el 1 a 0.

Boca no le permitió a River reaccionar y apenas dos minutos después puso la mano del nocaut con otra gran definición, esta vez de Pablo Pérez, quien tomó un rebote luego de un buena maniobra individual que había realizado él mismo.

El tanto de Pérez liquidó el pleito y los últimos instantes solo sirvieron para que el público local disfrute y festejo un triunfo que ya era inamovible.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS