Ovación

Los canallas salen a escena después de la final ante Huracán

El presente canalla hace que estos jugadores, su cuerpo técnico, los dirigentes y también los hinchas se ilusionen más de la cuenta. La condición de escolta del líder Boca en el torneo local es la base de todo.

Miércoles 13 de Mayo de 2015

La cuarta edición de la Copa Argentina (hubo dos anteriores, en 1969 y 1970, ver aparte) trae a cuento muchos recuerdos. Para Central se trata de una espina, por aquella final perdida contra Huracán. Había otro entrenador, otro plantel si se quiere, pero la misma ilusión de ganarla, cosa que no se pudo. Tal vez por eso pueda ser tomada con más optimismo que el habitual. Claro que no todo pasa por aquello que sucedió en San Juan hace un puñado de meses. El presente canalla hace que estos jugadores, su cuerpo técnico, los dirigentes y también los hinchas se ilusionen más de la cuenta. La condición de escolta del líder Boca en el torneo local es la base de todo.

La sensación de que de seis partidos depende la obtención de un título y la clasifi cación a la Copa Libertadores está y forma parte de esa tentación a la que los demás equipos también intentan aferrarse. El haber estado tan cerca en la última participación es lo que motiva y también obliga.

Juventud Unida (3-1 en Instituto), Tigre (1-0 en el mismo escenario), River (0-0 y 5-4 por penales) y Argentinos Juniors (5-0), ambos en el Bicentenario de San Juan, fueron los partidos que depositaron a Central en aquella recordada fi nal contra el Globo, en la que (también en San Juan) no hubo goles durante los minutos y la suerte de los penales terminó inclinando la balanza (5-4) para el equipo de Parque Patricios.

Fue el fi n de ciclo para Miguel Angel Russo, al que en su anterior participación (en 2012/13) no le había ido nada bien, ya que el equipo había caído en su primera presentación frente a Central Córdoba (2-1, en Chaco). También había dado unos cuantos pasos en la competencia el equipo de Juan Antonio Pizzi, aunque en aquel momento el objetivo que se imponía era uno solo: el retorno a primera división. En esa ocasión se superaron tres etapas: 32avos. ante Guillermo Brown de Puerto Madyn (1- 0), 16avos. ante Vélez (1-1 y 5-4) y octavos contra Belgrano (2-1). En la cuarta llegó la despedida, también por penales (2-4), contra Boca, luego de igualar 1-1 en los 90 reglamentarios.

Hoy se inicia una nueva etapa. Sabiendo que ni lo ocurrido con el equipo de Pizzi ni la primera vez de Russo están fuertemente grabadas en el recuerdo. Sí lo de hace apenas unos meses.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS