Clásico rosarino

Los caminos conducen a Sarandí

Los organizadores aún no notificaron dónde se jugará el derby, aunque las versiones indican que sería en Arsenal y a puertas cerradas. Los clubes aguardan una definición.

Viernes 19 de Octubre de 2018

Los organizadores de la Copa Argentina y la AFA ya confirmaron el día en que finalmente se jugará el clásico entre Newell's y Central por los cuartos de final. El 1º de noviembre es el día elegido, aunque resta definir el escenario, el horario y si será a puertas cerradas como se especula. En las últimas horas tomó fuerza que la cancha de Arsenal sería la elegida para recibir el clásico rosarino y más allá de que también llegó a oídos de allegados a los clubes, no hay una confirmación oficial que lo pueda dar por sentado ya que en la definición del día al final los organizadores sorprendieron a propios y extraños. Tanto directivos canallas como leprosos le indicaron ayer a Ovación que "nadie nos informó sobre la cancha donde se jugaría. Estamos esperando una definición. Todo lo que sucede es patético".

La versión de que se juegue en Sarandí ayer corrió fuerte, aunque como ocurrió con la notificación del día en que se jugará el bendito derby no llegó a las oficinas de los clubes una información oficial sobre la cuestión. Tampoco se notificó la modalidad, si será con público o a puertas cerradas, más allá de que los dirigentes como los organismos de seguridad tienen el dato de que "será, en un 99,99 por ciento, a puertas cerradas". Y en cuanto al horario tampoco hay novedades y sólo se especula con que sería por la tarde.

Lo concreto es que al final Copa Argentina se salió con la suya. Con que se juegue el encuentro en Buenos Aires y, como parece encaminarse, a puertas cerradas. De nada sirvió el acuerdo que lograron días atrás los directivos de ambas entidades con los organismos de seguridad de la provincia para que finalmente se llevara a cabo en Rosario, con público de ambos clubes, y con sorteo de la localía. Pero los esfuerzos realizados fueron tarde porque tanto los organizadores como la AFA tenían en mente otra idea, la original: que se dispute lejos de la ciudad y que los hinchas sólo puedan verlo por TV.

Desde los organizadores de la Copa, que cometieron el error de no oficializar una fecha antes de que se definiera la llave, le dieron vía libre a las dirigencias para que se pusieran de acuerdo. Nunca lo consiguieron, dilataron el tema por las conveniencias de uno y otro, y le entregaron en bandeja la posibilidad para que los organizadores tomaran la determinación (después de pelearse con el gobierno de Santa Fe a través de comunicados) de cuándo, dónde y cómo se jugará. En el medio, los que perdieron son los hinchas que aguardaban expectantes el enfrentamiento. Sí, es cierto, con equipos devaluados desde lo futbolístico, pero es un clásico al fin. El único que se disputará en este año.

Rosario se perdió la oportunidad de disfrutar del derby más pasional de todos más allá del presente pálido que tienen. Y todos perdieron.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});