Viernes 05 de Octubre de 2018

Típica previa de un clásico de corte clasificatorio. Pero el problema no son Central y Newell's. Es el fútbol argentino y su organización. No es lo ideal que un partido se juegue con tanto tiempo de anticipación en los escritorios (léase definición de día, horario, lugar y hasta árbitro), pero es normal para los tiempos que corren. Es fácil criticar a los dirigentes del Parque porque quieran jugar el clásico cuanto antes teniendo en cuenta algunos lesionados canallas y la convocatoria de Parot a la selección. Pero es entendible que actúen de esa forma. Es sencillo caerle a la dirigencia de Arroyito por pretender jugarlo más adelante intentando sacar provecho de esos contratiempos. Pero es lógico lo que hace. Si Copa Argentina le informó a Newell's que la fecha era el 14 de octubre y a Central el 24 (o a "fines de mes", como dicen) lo que hay es un error grosero de parte de la organización, que debiera hacerse cargo y no exponer a directivos de un lado y de otro que, lógicamente, ya comenzaron a acarrear los baldes intentando llevar agua a sus respectivos molinos. La flexibilidad de fixture se los permite y les permite a los clubes intentar poner condiciones. Conveniencia, temor o lo que sea, es el partido que la organización les permite jugar en la previa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});