Ovación

Los accidentes en el juego se tornaron un karma para el plantel de Newell's

Newell's sufre bajas muy importantes por traumatismos que se dan durante el juego. Villalba sólo podría jugar infiltrado. Están en boxes Casco, Cáceres y Ponce.

Domingo 17 de Agosto de 2014

Las lesiones por accidentes de juego le están complicando la vida a Gustavo Raggio. Su equipo apenas jugó tres partidos oficiales en lo que va de la temporada y ya perdió a cuatro jugadores que bien se los podría catalogar como titulares o piezas determinantes de la alineación principal. El último soldado que está averiado es Hernán Villalba, que el viernes por la noche ante Gimnasia no pudo ni siquiera completar el primer tiempo, debido a un traumatismo directo en el hombro derecho. Así la presencia del Mudo por lo menos para el próximo partido es muy complicada. La mala racha comenzó con Milton Casco, le siguió el juvenil Ezequiel Ponce y el otro que está en boxes es Marcos Cáceres. Son cuatro eslabones muy importantes para los rojinegros, que están en el consultorio médico por traumatismos o choques desafortunados en situación de juego.

Villalba, según el médico Juan Ignacio Bóttoli, en principio padece "una luxación acromioclavicular derecha. Hay que confirmar el grado de la dolencia con radiografías. El tiempo que tendrá fuera de las cancha puede variar. Si el técnico lo necesita para el próximo partido casi con seguridad sólo podría jugar infiltrado, de otra manera probablemente no podría participar del encuentro. El tiempo que estará ausente dependerá de las necesidades del equipo y de cómo se sienta el jugador". Lo cierto es que el cuerpo médico ordenará estudios por imágenes para confirmar el grado de la lesión, "aunque en caso de haya algún compromiso óseo en principio no modificaría los plazos de recuperación".

Así hay grandes chances de que Raggio no pueda contar con el Mudo para el próximo sábado, a las 17.15, ante Belgrano, por la tercera fecha del torneo local, donde los rojinegros volverán a ser locales en el Coloso Marcelo Bielsa. Allí una de las variantes podría ser la inclusión de Víctor Figueroa, quien justamente suplantó a Villalba cuando se lesionó.

La secuencia de lesiones comenzó con la baja accidental de Milton Casco, quien se lastimó en la presentación por la Copa Argentina ante Talleres de Córdoba. Allí, tuvo un esguince en la rodilla derecha de grado 2 que afectó el ligamento colateral medial. Ese cuadro lo sacó de las canchas por un período de 40 días, de los cuales ya se consumió aproximadamente la mitad.

El otro futbolista que no está disponible es Ezequiel Ponce, quien debió ser intervenido quirúrgicamente de una fractura por estrés en el quinto metatarsiano del pie derecho, que lo obligará a estar tres meses fuera de competencia, lo que prácticamente significa que se perderá el semestre.

En tanto, el pasado fin de semana en el triunfo en La Bombonera ante Boca, Marcos Cáceres sufrió una luxofractura en el codo izquierdo y la recuperación le demandará cinco semanas. El paraguayo se lesionó durante el primer tiempo, luego de un choque con el Burrito Martínez. El guaraní cayó mal y el codo se le salió de lugar. Fue una jugada desafortunada y lamentable. Lo que dice un accidente.

Y el viernes último fue el turno de Villalba, por quien todavía el cuerpo médico no precisó en detalle los alcances de la lesión y los tiempos de recuperación.

Newell's acarrea una racha negativa en el rubro lesiones. De confirmarse que Villalba finalmente no estará disponible, serían cuatro bajas considerables para Raggio. Ausencias que complican por donde se las mire.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS