Ovación

"Lo que le dio al básquet argentino es incalculable"

Walter Herrmann dijo que Manu fue el mayor emblema de la Generación Dorada

Martes 28 de Agosto de 2018

Walter Herrmann tiene varias cosas de las cuales sentirse orgulloso en su carrera. Y no sólo desde los resultados deportivos, sino también por la historia de la que le tocó ser parte, siendo uno de los integrantes de la Generación Dorada del básquet argentino. Pero además, el Vikingo, que nació en Venado Tuerto y se mantiene vigente, a los 39 años sigue jugando para Atenas de Córdoba. Como cada uno de sus compañeros, Herrmann ayer vio "estallar" su teléfono tras el anuncio del retiro de Manu y se rió junto a Ovación al contar que no se enteró por el grupo de whatsapp que comparte con esos jugadores emblemáticos, entre los que está Manu, sino que como todos lo supo por redes sociales.
"Son sensaciones raras, siempre decimos lo mismo, «qué rápido que se nos pasó la carrera». Parece que fue ayer cuando arrancamos, que estaba Manu en La Rioja, el Chapu (Nocioni) en Racing, yo en Olimpia, parece que fue hace poquito todo eso pero en este momento que todo el mundo se está retirando... Sinceramente lo que se siente es por un lado la alegría por la carrera espectacular de Manu, que haya ganado todo lo que ganó, y por el otro la tristeza de saber que no lo vamos a ver más dentro de una cancha, por eso se extraña", dijo.
Herrmann, como la mayoría, sabía que el anuncio de Ginóbili podía llegar, pero se resistía a creerlo "por eso hoy (por ayer) enseguida quise ponerle un gracias". Y siguió: "Lo que pasa es que es un jugador ícono de nuestra generación, de nuestra camada, de nuestra historia y uno siempre lo quiere ver. A mí no me gusta mucho ver partidos de la NBA, pero cuando jugaba Manu sí me gustaba".
"Está claro que algo cambia porque no es lo mismo si Ginóbili está o no dentro de una cancha, pero hoy es el tiempo en el que uno tiene que asimilar que ya no lo veremos más", remarcó el rubio que junto a Ginóbili conoció la gloria en los Juegos Olímpicos 2004, con la medalla de oro.
Consultado sobre esas cosas que llevaron al bahiense a ser un ícono del básquet y del deporte en general, encontró las explicaciones en el talento y en la humildad: "Nació con un talento impresionante para jugar a este deporte, pero luego lo caracterizó la solidaridad en cada equipo que estuvo, porque más allá de ser figura y conseguir campeonatos, si tenía que resignar meter puntos en pos de ganar un partido lo hacía y creo que eso lo tienen los grandes jugadores (...) Nadie está toda una vida metiendo 30 puntos de promedio y no ganando nada". Asumió que esos valores fueron el denominador común en la Generación Dorada, pero que en Manu fueron más palpables, "por lo conocido que es y por la cantidad de cosas que ha logrado".
¿Fue Manu el mayor emblema?
"Sin dudas, de la Generación Dorada y de la historia (del deporte). Todo el mundo lo reconoce, también es emblemático en EEUU. Lo que le dio al básquet argentino es incalculable".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario