Ovación

Llop tiene confianza ciega pero el tiempo acotado

Juan Manuel Llop notó síntomas de respuesta de sus jugadores más allá del resultado y sólo piensa en revertir la crisis futbolística. Sabe que el margen es muy estrecho y su continuidad sigue en duda

Domingo 18 de Febrero de 2018

El contexto sigue igual. O, en realidad, peor. La derrota frente a San Lorenzo por 1 a 0 fue otro duro golpe al proyecto de Juan Manuel Llop, quien si bien notó un respaldo de los jugadores dentro de la cancha lo cierto es que el no haber ganado lo ubicó en una situación aún más compleja. Sí, aferrado a su cargo por la confianza ciega que conserva de sacar adelante a Newell's, aunque con la impaciencia de la gente que empuja a los dirigentes a pensar y meditar qué hacer. En el fútbol cuando la crisis futbolística se manifiesta con intensidad desde las tribunas lo primero que hace una comisión directiva para "salvarse" o calmar los insultos es removiendo a un cuerpo técnico. Es el camino más corto para transitar, aunque en esta realidad leprosa el club no se puede dar el lujo de echar a nadie porque eso significa dinero. Y eso es lo que no hay. Tampoco el juez Fabián Bellizia, a cargo del paraguas judicial del club, entregaría o autorizaría una erogación importante del vil metal, más aún cuando existe una deuda con el actual conductor.

   El Chocho Llop tenía en claro que el de ayer era un desafío importante. Necesitaba saber si los futbolistas le iban a responder dentro de la cancha. Si había intenciones de bancarlo. Y más allá de la derrota y el escaso fútbol, notó que hubo intenciones (más de algunos que de otros). Por supuesto que no sirvieron para lograr el objetivo final de sumar de a tres, pero al entrenador le alcanzaron para decir que "ahora pensaré en Temperley".

   El técnico rojinegro es responsable siempre de lo que sucede con un conjunto. Porque es el que arma un plantel y el once que sale a la cancha, aunque también después los dirigidos son los que deben ejecutar las órdenes. Algo que en la Lepra no sucede a menudo. Encima sus figuras no se muestran como tales, como es el caso de Brian Sarmiento, por citar uno de los refuerzos más importantes. Luce más activo en las redes sociales que en la cancha, donde realmente debe rendir. Por eso es sustituido a menudo sin importar la mala cara que le dibuja al conductor.

   Más allá de todo esto, el centro de atención sigue siendo el futuro de Llop. El mismo declaró que continuará al frente del equipo porque notó respuestas dentro de la cancha. Por supuesto que ayer no tuvo contacto con dirigentes, porque los "pesos pesado" (el presidente Eduardo Bermúdez y el vicepresidente segundo Cristian D'Amico) no estuvieron en el Nuevo Gasómetro y sólo se lo vio al vice primero Juan Matías y otros de menor rango.

Por lo tanto se sabía de antemano que no iba a haber novedades en caso de un traspié. "Cuento con el respaldo del presidente y de D'Amico. Sé que hay otros que pueden tener ciertas dudas, pero es normal", le dijo Llop a Ovación en el playón de estacionamiento de San Lorenzo.

   El contexto es aún más complejo en general. Newell's transita por problemas económicos que le impiden a la dirigencia tomar algunas decisiones más allá de que las piense.

Tiene internas que pretende resolver día a día y, además, el club del Parque sumó un nuevo frente de conflicto con la denuncia penal del juez hacia la Superliga por retención indebida de fondos por derechos de TV. Como para que el combo problemático sea completo.

   Hoy, es cierto, la mirada está puesta en lo futbolístico. En lo que será el futuro de Newell's en el torneo, que realmente pinta para complicado. La única solución es conocida en el mundo del fútbol: el resultado. El que siempre disimula todos los males.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario