Ovación

Llop se mostró con fuerzas para un momento incómodo

Necesitaba conducir a su equipo a la victoria, pero el traspié en el Coloso lo dejó en una situación de emergencia.

Sábado 10 de Febrero de 2018

¿Y ahora? La incertidumbre que había en la previa aumentó con el golpe que le propinó Colón a Newell's en el mismísimo Coloso. La Lepra sucumbió y elevó los cuestionamientos a un presente apático que mantiene al equipo lejos de la posición pretendida. Los resultados siempre son los que acomodan las situaciones o disimulan un andar torcido, pero el cabezazo de Guillermo Ortiz para darle los tres puntos al sabalero no hizo otra cosa que poner al rojinegro en una zona mucho más incómoda. Con críticas mucho más intensas y dudas en cuanto a un futuro que venía enroscado desde hace tiempo, pero que se profundiza cuando las victorias no aparecen. "Estoy con fuerzas como para seguir", afirmó Juan Manuel Llop confiado en salir del momento y entendiendo el reclamo popular (ver página 5). Hasta dijo comprender ese pedido a gritos de un hincha que se coló en la conferencia de prensa y le pidió que renunciara (ver aparte).

   La derrota no hizo otra cosa que poner al Chocho en aprietos. En una situación en la que necesita triunfos como si fuera agua para saciar su sed y poner en pausa todas las críticas que sobrevuelan por el Parque. Y que anoche se hicieron sentir en el Coloso con silbidos tras el traspié. Ese mismo no hizo otra cosa que encender las alertas de cara al futuro, donde la paciencia cada vez es menor y la única salida está en los buenos resultados. Sin importar cómo se logren. El DT sabe cómo son estos momentos en los que el futuro comienza a pender de un hilo. O traduciendo esto: de victorias.

   En el Coloso anoche los rumores empezaron a circular por las tribunas con algunos nombres potables y cuando eso sucede es porque algo hay, por eso es que el propio Llop tiró al pasar en cuanto a lo que vendrá que "hay que ver cómo se ponen los dirigentes, ja". Quizás entendiendo que no todo depende de su voluntad si no también de la que tengan los directivos, los que en definitiva deciden sobre el futuro de la entidad.

   Está claro que Newell's ingresó en un momento tormentoso y en el que la paciencia comienza a agotarse más allá de las intenciones, la fuerza y la voluntad que tenga el conductor. Dentro de un fútbol exitista lo único que vale es ganar y cuando eso no sucede cualquier proyecto que se elabore es desechado rápidamente.

Ahí quedó este Ñuls que sumó la segunda derrota consecutiva y, encima, sin mostrar argumentos valederos que puedan respaldar una levantada. Porque los pesos pesados que deben aparecer no lo hacen y los pibes se mezclan dentro de esa confusión.

   Anoche Newell's mostró intenciones en los primeros minutos. Y hasta pintó un panorama que entusiasmó a los hinchas por ese afán de protagonismo y de ir a pegar el golpe rápido. Parecía que se lo iba a llevar por delante a un Colón que venía golpeado, a los tumbos por sus magros resultados. Pero sólo fue una mera ilusión óptica. No encontró la sintonía en el juego con una pérdida constante en mitad de cancha sin poder elaborar una jugada de riesgo. Un poco por impericia propia y otro tanto porque el rival no lo dejó y hasta se le animó. Dentro de este contexto transcurrió un partido en el que Pocrnjic se erigía como una de las figuras al tapar dos bochas de gol.

Hasta que apareció Ortiz en soledad para meter un cabezazo y dejar aún más descubierto el momento de urgencia que se vive en el Parque.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});