Ovación

Llegó la hora de alentarlas

Repechaje histórico. Las argentinas deben vencer a Panamá, a dos partidos, para clasificar al Mundial de Francia 2019.

Jueves 08 de Noviembre de 2018

Sí, ya era hora de alentarlas. Lo consiguieron porque ellas mismas lo reclamaron colectivamente y a viva voz, pero además porque muchas y muchos recogieron el guante. "Es hora de alentarlas", promociona el slogan en apoyo a la selección de fútbol femenino que hoy, a las 19, se enfrentará contra su par de Panamá, en el estadio de Arsenal. Fue replicado en las redes nada menos que por el rosarino Lionel Messi, el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Claudio Tapia, por la mayoría de los equipos masculinos de primera y por miles más.

Recargadas, a cancha llena, televisadas por TyC Sports, con la invitación de bares para verlas por pantalla gigante y con hinchas futboleras, feministas o ambas cosas, que viajarán desde distintos puntos del país con liturgia de tablón. Así llegan las albicelestes a este partido. Porque no todo es Boca-River y porque las chicas que hoy saldrán a la cancha ya ganaron el partido al haber logrado que el fútbol argentino les empiece a dar el lugar que se merecen.

Este encuentro de ida del repechaje en Sarandí (en la misma cancha donde hace justo una semana se jugó el clásico entre Newell's y Central), tiene el fin de lograr la clasificación al Mundial de Francia en 2019. Cuatro santafesinas integran el plantel, dos de ellas son rosarinas. Sí, es hora de alentarlas: #SomosMuchasMás, grita el hastag mientras que ¡Vamos las chicas! es lo que promete oírse alrededor de la cancha.

El entrenador Carlos Borrello dio esta semana la lista definitiva de jugadoras que encabeza la arquera rosarina Vanina Correa (Social Lux) y le siguen Laurina Oliveros, Gabriela Garton, Adriana Sachs, Milagros Otazú, Miriam Mayorga, la santafesina nacida en Cañada Rosquín, Belén Potassa (Club Deportivo UAI Urquiza de Buenos Aires), Mariana Larroquette, Valentina Cámara, Milagros Menéndez, Micaela Cabrera, Yamila Rodríguez, la defensora local Virginia Gómez (capitana de Rosario Central), Mariela Coronel, Yael Oviedo, Vanesa Santana, la jugadora nacida en Avellaneda y criada en Moussey, al norte de Santa Fe, Amancay Urbani (Alavés de España), Aldana Cometti, Eliana Stábile, Florencia Bonsegundo, Estefanía Banini (capitana albiceleste), Ruth Bravo (subcapitana) y Agustina Barroso.

Un colectivo lleno partió hacia Sarandí. Desde la subsede canalla del Cruce Alberdi salieron jugadoras del equipo de primera (el dos veces campeón, 2017 y 2018, del torneo de la Asociación Rosarina de Fútbol) y militantes feministas dispuestas a desplegar una marea de pañuelos verdes (por la campaña por el aborto legal, seguro y gratuito) y también violetas, en alusión al Día Internacional de la Mujer.

Desde Newell's, que este año incorporó de forma oficial su primer plantel en el torneo local, hicieron ayer pública una adhesión: "La selección argentina se encuentra ante su partido más importante para clasificar al Mundial de Francia 2019, y necesita del aliento de todos. Desde Newell's alentamos a las jugadoras que representan el sueño de todas las mujeres argentinas que juegan al fútbol o desean ser futbolistas".

Con idas y vueltas.

Los rosarinos no fueron los únicos equipos que se movilizaron por este partido. Desde la Villa 31, de Buenos Aires, donde Mónica Santino dirige hace once años equipos de fútbol femenino, prepararon una gran bandera. Y la organización de cordobesas ligadas al fútbol "Abriendo la Cancha" también llenaron un colectivo rumbo a Arsenal.

Hasta ahí todo bien, aunque no todo fue festivo en la previa. Es que cuando comenzó a anunciarse este partido se dijo jugaría mañana, viernes, en la cancha de Platense, en Vicente López. Pero a menos de dos semanas del partido se anunció que ese estadio no estaba habilitado por Fifa y que el encuentro sería hoy: un día complicado para ir a la cancha, cuando se tiene trabajo o se pretende no perderlo.

Finalmente la AFA puso a disposición vía web unas 15 mil entradas gratuitas que se agotaron en pocas horas. Hasta cinco unidades podían ser retiradas por una misma persona hasta el martes. "Muchas tuvimos que hacer un gran esfuerzo para ir hasta Sarandí, con los DNI, en pleno horario laboral. No nos la hicieron fácil pero lo logramos". Así lo precisó Mónica Santino, en diálogo con Ovación.

Las pioneras

Diecisiete mujeres argentinas jugaron el primer Mundial en 1971, en México: un hecho histórico que no fue registrado en ningún libro de historia ni medio masivo, pero que la periodista Ayelén Pujoy sacó a la luz este año en una crónica de Página 12. Las Pioneras, así las llaman, abrieron la cancha al fútbol femenino, hasta hoy semiprofesional (en Argentina se lo juega como de alta competencia y se lo entrena y paga como amateur).


A partir de los 90 hubo siete Mundiales más. Tres los ganó Estados Unidos (China 1991; Estados Unidos 1999 y Canadá 2015), dos Alemania (Estados Unidos 2003 y China 2007), uno quedó para Noruega (Suecia 1995) y uno más fue para Japón (Alemania 2011). El equipo argento no participó en cinco y en dos quedó eliminado en primera ronda (2003 y 2007).
La actual selección argentina va al repechaje porque Fifa así lo determinó. Clasificó en tercer lugar en la Copa América organizada por la Conmebol, en abril, en Chile; el campeón fue Brasil y el subcampeón el conjunto de las anfitrionas. Y juegan contra el Panamá dirigido por Víctor Suárez que se clasificó en cuatro lugar en el torneo de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf).

Un dato para el futbolero varón: a diferencia de las selecciones masculinas, el fútbol es muy fuerte en los países del norte del globo como Estados Unidos, y Panamá que no está no muy lejano, parece que será un rival áspero.
En Sudamérica, en cambio, las brasileñas dan cátedra y entre ellas Marta es la estrella (está entre las 10 mejores pagas del mundo, con unos 500.000 dólares al año, muy lejos de cualquier ingreso del fútbol nacional).
Ganar este repechaje, tanto de ida como de vuelta (el partido en Panamá será el 13 de noviembre, a las 20, en el estadio Rommel Fernández), sería el broche de años de esfuerzo y reclamo.
En septiembre de este año las argentinas fueron al paro. "Reajuste y pago de viáticos adeudados, una cancha de césped natural y un vestuario adecuado para entrenar" eran algunas de las reivindicaciones de las jugadoras.

Luego, durante la Copa en Chile se hicieron oír otra vez. La AFA, que intenta apoyarlas pero parece no entender qué necesitan las futbolistas, eternamente ausentes en una asociación machista, presentó en las redes sociales la nueva camiseta de la selección argentina con una modelo.
"¿Por qué si la selección masculina posa con la camiseta no podemos mostrarla nosotras?", interrogaron las chicas. Y así, gambeteando, se llegó a este partido.
No todas las jugadoras del equipo saben qué tan feministas son cuando pelean por sus derechos y la de todas las deportistas. Batallas que se dieron en otros países.
Después de ganar el Mundial 2015, las jugadoras de Estados Unidos exigieron, y lo consiguieron, contratos más cercanos al de los varones. Algo similar pasó en Australia e Irlanda.
En Argentina aún falta, pero las chicas ya salieron a la cancha en lo cultural . Y ganaron.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});