Ovación

Litoral tampoco tuvo el consuelo

Cayó ante Mendoza en un muy deslucido partido por la medalla de bronce y no subió al podio tras haber sido campeón en 2017.

Lunes 14 de Mayo de 2018

El impacto emocional y psicológico que significó la derrota del sábado en semifinales ante Córdoba, cuando el partido parecía ganado, se hizo sentir ayer en el encuentro por el tercer puesto y por eso el seleccionado del Litoral se quedó sin podio. En la última jornada del Campeonato Argentino que se disputó en el club Ciudad de Buenos Aires, en la capital porteña, Litoral cayó ante Mendoza por 2 a 0 y se vuelve a Rosario sin premio tras dos podios seguidos. El bronce de Tucumán 2016 y el oro histórico de Salta 2017. El campeón, entonces, cedió la corona que ahora está en manos de Buenos Aires.

Mendoza venía golpeado al caer en semifinales ante Buenos Aires, pero Litoral lo estaba mucho más por la forma en la que cayó ante Córdoba el sábado. Tenía la puerta abierta de par en par para avanzar a la gran definición y en cinco minutos fatales se la llevó por delante y se quedó en el umbral. No supo cerrar un partido que tenía en la mano, que ganaba por 2 a 0 con dominio evidente y en cinco minutos los pibes de la Docta lo empataron y se lo llevaron en la definición por penales australianos. Con ese golpazo, Litoral tenía que salir a jugar ayer pese a los intentos de "reanimación" que intentó el cuerpo técnico y que algunos de los propios chicos expresaron.

Si bien en el primer cuarto del encuentro contra Mendoza parecía que Litoral se podía encender, resultó ser una falsa alarma. Porque esos avances que parecían llegar de la mano de la habilidad de Franco Harte o Nicolás Acosta, o desde la propia prolijidad de Ignacio Del Castillo jugando de cinco, se esfumaron con el correr de los minutos. En el uno contra uno ganaba Mendoza en la mayoría de las jugadas. Y en lo colectivo los mendocinos se encontraban más, aunque sea en pequeños espacios.

De hecho, las chances de gol más claras fueron para el conjunto cuyano, que amenazaba desde los córners cortos y en contras furtivas. Agustín Ballarini se lució en varias intervenciones, pero cada vez era más su esfuerzo, señal inequívoca del mal día de Litoral. Básicamente, no le salió ninguna al equipo de Gabriel Basterra, muy lejos de su habitual nivel, desanimado, impreciso, falto de ideas. Cada vez era más chato lo del conjunto rosarino. A medida que el partido se hacía más hablado y se cuestionaba cada fallo arbitral, aumentaba la impotencia ante una Mendoza que no brillaba ni mucho menos, pero le alcanzaba.

En el último cuarto se vio la peor versión de Litoral y ello trajo de la mano la apertura del marcador. Atacó Mendoza con mucha gente, el conjunto rosarino defendió muy mal y Leandro Ojeda Ariza abrió el marcador aprovechando un rebote. Litoral además no pudo aprovechar el tiempo que jugó con un hombre de más, ya que Mendoza recibió 5 tarjetas. Tras un córner corto del que no sacó rédito la ejecución de Facundo Basterra, llegó el segundo de Mendoza. Que avanzó tocando, aprovechando los espacios cada vez más grandes y decoró el resultado con una gran definición de Mauro Coria tras un centro atrás de Leandro Ojeda y le mostró a Litoral eso que por entonces se resignaba a ver: el empate era una utopía ya en esos 53'.

Litoral, campeón histórico el año pasado en Salta consiguiendo su primer y único título Argentino en mayores, se quedó así con las manos vacías, pero con la certeza de que es un equipo que se le puede parar de igual a igual a cualquiera. Ahora debe parar la bocha y revisar. Pero tiene con qué para seguir haciendo un buen camino.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario