Ovación

Lima es la nueva sede de la final

La definición entre River Plate y Flamengo sería en el Monumental aunque no se descarta el estadio Nacional. La Conmebol mantuvo la fecha del 23 de noviembre.

Miércoles 06 de Noviembre de 2019

Después de tanta incertidumbre, existe certeza sobre el estadio de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Flamengo. Luego de varias horas de reunión en la sede de la Conmebol, la resolución es que se juegue en Lima, probablemente en el estadio Monumental, aunque recién en los próximos días quedará confirmado el escenario. El estadio Nacional también está en carrera. Las inspecciones a esas canchas serán determinantes.

Descartado el Estadio Nacional de Santiago de Chile, sede original, por la situación conflictiva que atraviesa ese país, se dispuso el cambio de sede, pero no de día. La definición se disputará el 23 de noviembre. En la primeras horas de ayer también se rumoreó que podía trasladarse la final al 30.

Por segunda vez seguida se modifica la sede de la Libertadores. El año pasado, a partir de los disturbios en el partido revancha entre River y Boca, no se jugó en el Monumental de Núñez y, en una decisión inédita, se trasladó al Santiago Bernabeu de Madrid.

Embed

River vuelve a vivir una situación parecida, aunque ahora se trata de un partido único, en una cancha neutral, según la nueva modalidad que adoptó la Conmebol para esta competencia.

Durante la reunión mantenida ayer en la sede de la Conmebol en Asunción, se analizaron varias posibilidades. Además de Lima, se planteó la chance de que se juegue en Montevideo y en Asunción de Paraguay.

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, quien estuvo acompañado por el Director de Desarrollo, Gonzalo Belloso, habría propuesto que sea en Asunción y, como segunda opción, señaló a Lima. El titular de Flamengo, Rodolfo Landim, estaba de acuerdo con cualquiera de esas dos opciones. Pero el presidente de River, Rodolfo D’Onofrio, propuso que sea en Montevideo, encontrándose con la negativa del club carioca.

Luego de un cuarto intermedio, se acordó que se realice en Lima. Fue descartada Asunción porque no se consideró conveniente que se disputen dos finales en una misma ciudad. Es que este sábado se medirán Colón e Independiente del Valle por la definición de la Sudamericana en el estadio La Nueva Olla de la capital guaraní.

“Lima era la opción más viable. Fue una decisión de fuerza mayor cambiar la sede. Está equidistante para ambos países. Agradecemos a Chile la comprensión y colaboración”, manifestó Domínguez, presidente de la Conmebol, quien admitió que no fue fácil llegar a una resolución a partir de las diferencias que había entre ambos clubes, pero “finalmente se logró un consenso”.

La inspección que realizará la Conmebol a los estadios mencionados será decisiva para determinar en cuál cancha se jugará. El estadio Monumental saca ventaja porque tiene una capacidad de 80 mil personas, mientras que el estadio Nacional cuenta con una capacidad de algo más de 48 mil espectadores.

D’Onofrio quedó conforme

El presidente de River, Rodolfo D’Onofrio, dijo en la conferencia de prensa celebrada ayer en la sede de la Conmebol que “Lima es una buena elección”. Y de inmediato, agregó: “Lamentamos no ir a Santiago”. A D’Onofrio se le recordó que es la segunda final que juega River y que le cambian de sede. El dirigente bromeó con que la anterior final fue mucho más lejos, en Madrid. “Jugamos más cerca, nada más, ja”, declaró el dirigente. Después se puso más serio y manifestó: “Son contingencias no previstas, en la que todos nos hemos puesto a disposición ante la oferta de Lima. Nos da la tranquilidad, así que bienvenida Lima”, dijo. D’Onofrio también se refirió a los hinchas que ya habían sacado sus pasajes para presenciar la final en el estadio Nacional de Santiago. “Vamos a buscar una solución con los pasajes”, aseguró el directivo millonario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario