Ovación

Liga Deportiva de Quito, campeón de América

Liga, de campeones. Liga, de América. Liga, de Ecuador. Liga, de Bauza. Liga, de Manso. Liga, el nuevo rey americano. Increíble, inolvidable, infartante. En esos penales a los que tuvo que recurrir para poder apoderarse de la Copa, nada menos que en Brasil... Video: Liga de Quito Campeón

Jueves 03 de Julio de 2008

Liga, de campeones. Liga, de América. Liga, de Ecuador. Liga, de Bauza. Liga, de Manso. Liga, el nuevo rey americano. Increíble, inolvidable, infartante. En esos penales a los que tuvo que recurrir para poder apoderarse de la Copa, nada menos que en Brasil, donde Fluminense ya había preparado su festejo. Pero en la cancha sólo se quedaron celebrando los jugadores vestidos de blanco, los dirigidos por el Patón Edgardo Bauza, en el que estuvieron también los rosarinos Damián Manso y Norberto Araujo. Ellos y sus compañeros ecuatorianos fueron los que levantaron el máximo trofeo internacional por primera vez para llevárselo a Ecuador.

  Le costó demasiado. Pero Liga de Quito se esforzó y conquistó su propósito. Llegó en silencio hasta la final y al final hizo mucho ruido acallando al Maracaná.

  El arranque del partido no pudo ser mejor para los ecuatorianos. No era para menos, había llegado a Brasil con la ventaja de dos goles por el triunfo 4 a 2 conseguido en su país y, encima, a los 5’ se puso en ventaja con gol de Bolaños, cerrando de la mejor manera una gran jugada de Guerrón. El 1 a 0 con el que sacaba tres goles de ventaja. Y eso no fue nada, a los 10’ casi saca otro de ventaja. Pero se lo perdió Damián Manso, por arriba del travesaño.

  El siguiente avance fue brasileño y Fluminense no perdonó. Thiago Neves disparó un zurdazo desde afuera del área que se coló junto al palo izquierdo de Cevallos y el empate volvía todo al minuto inicial. Liga quedaba dos goles arriba.

  Por eso Flu fue. Tenía que llevar la pelota al fondo del arco ecuatoriano y contaba con su arma bien cargada. Entonces, Thiago Neves marcó el segundo a los 27’, casi desde el punto del penal aprovechando un centro bajo desde la izquierda.

  La etapa inicial no tuvo variantes. Y así era como esperaba Liga que terminara todo. Obviamente, el local pensó distinto y el técnico Renato Gaúcho metió mano para atacar más con la inclusión de Dodó.

  La visita no desesperaba, Fluminense insistía para alcanzar la paridad con un 3 a 1 que se encargó de conseguir, otra vez, Thiago Neves. En este caso de tiro libre.

  Ahora sí, no quedaban resquicios para fallar. Un gol definía la historia.

  El que más intentó cambiarla fue Fluminense. Era lógico. En su casa, tenía mayor obligación.

  Sin embargo, ninguno se atrevió a arriesgar demás.

  Y hubo alargue. Dos tiempos de quince minutos en los que las piernas pesaban y la responsabilidad crecía. A poco del final casi se termina la historia, pero el argentino Héctor Baldassi anuló por posición adelantada (más que dudosa) un gol del santafesino Bieler que podría haberle asegurado el título a Liga de Quito.

  El resultado se clavó en 3 a 1 para los brasileños. Pero en el global la historia marcó un 5 a 5. Y los penales definirían al campeón.

Doce pasos para la gloria. La que Liga de Quito conquistó con las atajadas de José Francisco Cevallos, en esos tres penales atajados para marcar la diferencia de 3 a 1. El último, a Washington, para salir corriendo a abrazarse con sus compañeros. Esa gloria que festejaron todos los ecuatorianos en medio del inmenso Maracaná y desde su pueblo. La misma que hizo llorar a Bauza, sentado solo en el banco de suplentes, por la grandeza que le dio este título. Porque en Argentina también se festejó, una gran parte de Rosario y en Granadero Baigorria (donde nació el Patón) la disfrutó. Eso sí, la Copa Libertadores es toda ecuatoriana, de la sorprendente Liga de Quito. l

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario