Ovación

"Les expliqué a todos la gravedad del tema"

Guillemo Azum dijo que "los dirigentes no mensuraron lo que significaba mi abstención al auditar el balance"

Viernes 06 de Abril de 2018

"La gravedad del tema era cierta. Y les expliqué detalladamente a todos de qué se trataba. Si vinieron entre 10 y 12 contadores de las distintas agrupaciones opositoras y del oficialismo a hablar conmigo", explicó el contador Guillermo Azum, encargado de analizar el balance de Newell's, en diálogo con Ovación.
   "Generalmente, a los balances se les da poca importancia. Como al 95% se los aprueba, los directivos del club creyeron que sería así. Sin embargo, a los dirigentes les advertí tras observar las fallas que mi dictamen sería de abstención e indudablemente no mensuraron lo que eso significaba", explicó en el inicio de sus consideraciones en torno a lo que vio en el balance 2016/2017.
   "Eran alrededor de 41 millones de pesos (41.217.500) de deuda tomada en menos de un año, cuando el pasivo total del club es de 358 millones", dijo el auditor mostrando los números en rojo, que fue ni más ni menos lo que se puso a consideración de los socios.
   "El informe lo presenté con gráficos explicativos para que el socio pudiera codificarlo, entenderlo de manera más sencilla. Y eso fue antes de la primera asamblea (la que se suspendió por los incidentes y fue declarada nula)", explicó Azum para aclarar que "si hubiesen cambiado algo (para la segunda asamblea) quizás lo aprobaba, pero no fue así, no se cambió ni agregó nada y no estaban los respaldos necesarios".
   Eso sí, el contador aclaró que "los directivos me dieron amplia libertad para trabajar, durante un mes tuvimos toda la información y la trabajamos tres personas. Y lo único que falta es que no coincidían los préstamos con los registros contables, debían cambiar la documentación de respaldo y no sucedió".
   Una de las apreciaciones técnicas fue que "los flujos de caja son inconsistentes". Traducido: "No se puede determinar el origen de los fondos que ingresaron y los destinos que tuvieron".
   "Esa fue la única falla, el único lugar objetable que fue motivo de mi abstención. El resto estaba todo bien, el tema créditos, fideicomiso, fútbol profesional, saldos de caja, etcétera", aseguró Azum.
   Y para que se entienda mejor, explicó: "Es como si me hubieran dado a examinar un auto; de motor, carrocería y ruedas estaba todo bien, pero tenía una falla en el arranque. Solucionando eso estaba en estado, pero si falla el arranque no lo podés poner en marcha".
   "No volvieron a comunicarse conmigo. Y me parece bien si deciden cambiar. Lo pueden hacer con cualquier profesional matriculado, y creo que sería sano tener la visión de otro auditor", dijo cuando se le preguntó si le habían pedido rehacerlo.
   "Nuestra función es auditar el balance, no hacerlo. Sí debemos controlar la emisión, velar para que sea adecuado a las normas legales. Pero es responsabilidad absoluta del club su confección. Lo que hacemos nosotros es un contralor externo, independiente. Además, los auditores no buscamos si hay irregularidades, sólo nos atenemos a verificar los saldos contables".
   Por último, fue tajante al responder si le atrae formar parte de esta o cualquier otra comisión directiva: "No me interesa dedicarme a la política del club. Descartado. Además, no estoy acostumbrado a tener este grado de exposición. Soy hincha de Newell's y lo único que me interesa es ir a la cancha y disfrutar o sufrir en cada partido como lo hago todos los fines de semana desde que voy a la cancha, que empecé a los 7 años con mi papá, en la platea de la visera", cerró Azum, quien en 2004 escribió "algo más lindo y emocionante", que se publicó en el libro leproso "39.999 y yo" tras la consagración del equipo que dirigía el Tolo Gallego en cancha de Independiente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario