Ovación

Leonel Larrauri: "Si Dios me da una manito puedo ser campeón"

El piloto de Granadero Baigorria irá por el título de la Clase 3 del Turismo Nacional, que el próximo domingo 3 regresa al autódromo Juan Manuel Fangio de Rosario

Martes 28 de Noviembre de 2017

Es el sobrino del piloto de la región que más lejos llegó en el automovilismo mundial. El, Leonel Larrauri. El tío, Oscar Rubén "Poppy" Larrauri, que tocó el cielo tuerca con las manos, el de la Fórmula 1, con 8 grandes premios entre 1988 y 1989. Curiosamente también nació un 12 de abril y sopla velitas el mismo día de otro inolvidable representante en la Formula 1, Carlos Alberto Reutemann. Y con 41 años quiere llegar a lo más alto en el automovilismo nacional. El domingo 3 de diciembre puede ser un gran día para el representante de Granadero Baigorria, que irá por su primer título grande en el mapa nacional, el de la Clase 3 del Turismo Nacional, la categoría sin dudas más espectacular que despedirá el año en el Fangio.
"Si Dios me da una manito puedo ser campeón", dijo el piloto que tiene a su cargo la propia estructura en Granadero Biagorria, el Larrauri Racing, ahí nomás desde donde trabaja en la reconocida empresa familiar de carnes. Ahí su equipo trabaja a destajo para poner a punto el Civic número 18. Allí, sobre la calle Moreno, se lo desarma por completo tras cada carrera, se lo pinta a nuevo , junto a mecánicos que en algunos casos también son pilotos, como el misionero Jorge Loizate, que este año abrió el año de las Agrupadas con un triunfo. ¿Dónde? En el Fangio.
Larrauri también conoce bien el autódromo rosarino. Allí, corrió su última carrera con 21 años junto al Poppy en la desaparecida Copa de las Naciones, en el 98 con un auto de Fineschi. También lo hizo como invitado en diferentes categorías zonales. Y ahora el destino lo puso a tiro del título nacional. Deberá remarla, claro, porque está tercero en la Clase 3, pero todo puede ser.

¿Qué significa poder pelear
el título en Rosario?
Más que nada una alegría. Hace muchísimos años que no corro acá y compartir el fin de semana con mucha gente querida que me apoya y no tiene la posibilidad de seguirme por todo el país, más peleando un título, es una gran satisfacción.

¿Te acordás cómo fue esa última carrera en el Fangio?
Puff, fue hace tanto tiempo. Fue una linda experiencia, porque corrí con mi tío en un auto de Fineschi y nos fue bien. Después estuve en varios zonales como invitado, pero esto va a ser totalmente distinto y es una alegría enorme estrenar el alargue del autódromo y con la chance de ser campeón.

¿Qué sabés de cómo va a
quedar el autódromo? Algunos dicen que va a estar más picante
y que habrá que tener cuidado
al final de la recta.
Seguí bastante de cerca los trabajos que están haciendo y lo que creo es que va a tener la combinación de lo que se precisa en el Turismo Nacional, una parte trabada y técnica y otra muy veloz. Sé que el final de la nueva recta va a ser muy linda y se van a producir sorpasos, así que estoy seguro de que se va a dar un muy buen espectáculo.

Una pena que en La Plata, hace dos carreras, se te fueron Mariano Werner y Emanuel Moriatis. Hasta ahí era todo muy parejo.
Sí, fue así. Ahí me sacaron la ventaja porque veníamos casi igualados. Ganó Moriatis, fue segundo Werner, yo no sumé y se me fueron. Una lástima. Después en Buenos Aires me fue muy bien (ganó con su invitado Facundo Ardusso y fue segundo en su final) pero lo cierto es que la voy a remar de atrás y no depende de mí mismo.

El Civic fue competitivo todo el año.
Totalmente. Siempre tuve un auto ganador que me permitió llegar a Rosario con posibilidades de campeón, así que no puedo quejarme. Porque si te ponés a pensar, en algunas carreras perdiste puntos, en otros los ganaste, así que no me quejo y es una alegría enorme llegar a Rosario con posibilidades de ganar el título. De mi parte, voy a poner todo lo que haga falta.

Además, con equipo propio.
Eso me deja tranquilo. Tengo un gran equipo y un gran auto y estoy seguro de que voy a ser protagonista. Me toca ir a buscar la carrera y esperar que a Moriatis y a Werner no les vaya tan bien.

¿Además de la alegría de correr prácticamente en el patio de tu casa, sentís que por eso mismo vas a tener una presión adicional?
Sinceramente, presión no siento. Disfruto cada momento de esta definición que va a ser en mi ciudad. Mi primer objetivo este año era llegar al premio Coronación con chances de campeón y lo logramos. Entonces no se sabía que íbamos a correr en Rosario, así que es una alegría mayor. Matemáticamente se puede dar y sí puedo decir que en Buenos Aires (la carrera anterior, que era doble, con pilotos invitados) tenía la mayor presión para llegar a esta meta y no ahora. Mi mente es ser competitivo todo el fin de semana y buscar la victoria. Y si Dios me da una manito, a lo mejor puedo gritar campeón, pero por lo hecho hasta ahora estoy muy satisfecho.

Dos veces estuvo muy cerca en el TN

Larrauri fue subcampeón de la C3 del TN en 2002 pero había llegado a Bahía Blanca sin chances. En 2004 fue 3º, pero arribó a La Plata con una mínima chance. En 2009 fue 7º en la Copa de Plata del TC Pista. Esta será la más cercana a un título nacional.

Confirmado: debutará en el Dakar

Larrauri confirmó que debutará en el Dakar. Lo hará con un UTV (hasta 1.000 cm3) Can Am Maverick X3 de 160 CV, atendido por el equipo alemán South Racing, que atenderá 5 autos. Fue 6º en la fecha de San Juan del Argentino de Navegación, que usó para entrenarse.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario