Ovación

Leonas de gala

Delfina Merino y Majo Granatto fueron galardonas como las mejores jugadoras del mundo

Martes 06 de Febrero de 2018

Formidable. De otra manera no se podría catalogar lo que sucedió ayer en la gala anual de premiación de la Federación Internacional de Hockey que tuvo lugar en Berlín: Delfina Merino y María José Granatto, delanteras de Las Leonas, fueron distinguidas como las mejores jugadoras del mundo (por la labor en 2017). Delfina en mayores, Majo en Sub 23. Y esto ocurre nada menos que en el año en el que el Mundial de Londres aparece como el faro principal del seleccionado. Los premios llegaron con estos aditamentos, los cuales engrosan cada logro en sí mismo: Delfina Merino es la primera jugadora argentina en conseguir el galardón a la mejor del mundo luego de los ocho que ganó su amiga y referente, Luciana Aymar, quien sumó más que nadie. La otra Leona que lo recibió fue Cecilia Rognoni (2000). Majo, por su parte, repitió lo del año pasado, cuando lo obtuvo por primera vez. Ahora tiene dos estatuillas. ¿Y a quién igualó? A Soledad García, nada menos. Otro dato: la última vez que dos argentinas coincidieron en ser las mejores del mundo en mayores y Sub 23 fue en 2004, cuando lo hicieron en conjunto Lucha Aymar y Sole García. Aquellos galardones se dieron en Rosario, en una ceremonia en el Jockey Club, en el marco del Champions Trophy 2004, con el seleccionado en casa, como ocurrirá desde mañana , cuando llegue para jugar amistosos con Inglaterra.

Alguna vez Sergio Vigil se refirió a la explosión del hockey femenino a partir del surgimiento de Las Leonas y dijo algo así: "En Argentina salen jugadoras de las piedras". Y a la cantidad, se sabe, le sigue la calidad. Por eso, cuando el hockey argentino se tome tiempo para revisar su historia y advertir cuántas de sus jugadoras brillaron a nivel mundial no podrá menos que inflarse el pecho. Lo de Luciana Aymar fue definitivamente de otro planeta. Ganó este premio ocho veces y parece difícil que alguien la supere. Destrozó, cuando irrumpió con su magia, el que era hasta el momento el récord: los dos premios (se entregan desde 1998) que había obtenido la australiana Alyson Annan. Cuando el mundo hockístico creía que lo había visto todo con la fantástica Annan no sabía que aún le faltaba conocer a Lucha. Fue por esto que la rosarina recibió el reconocimiento que nadie tiene, que le crearon a ella especialmente: Leyenda del hockey.

Después vinieron las demás. Y Argentina, amén de que en los dos últimos años no pudo alcanzar todos los objetivos deportivos y de resultados que se propuso, vio crecer de manera exponencial a dos "fieras" como son Delfina Merino y María José Granatto.

Tras el retiro de Lucha en 2014, Merino, quien creció a su lado y fue cuasi "amadrinada" por la Maga y por la propia Soledad García, fue tomando más y más protagonismo en un equipo en el que hoy, a sus 28 años es una de las líderes ( y subcapitana). Delfina, además de las cualidades técnicas que no se ocultaron desde sus primeros pasos en el mayor, tomó un ejemplo clave de Aymar: la obsesión por la evolución. Majo Granatto la sigue en eso y no por casualidad son tan capaces como temibles, dotadas de una calidad envidiable.

Justamente Delfina Merino y Majo Granatto jugaron el primer torneo internacional de mayores, juntas en Las Leonas, en Rosario, en las finales de la Liga Mundial 2015. En una muy divertida conferencia de prensa que mantuvieron juntas y hablando del entendimiento en cancha, por esos días, Merino contó que a Majo la habían apodado "Tasmania". Y explicó: "Le pusimos así porque empieza a dar vueltas (en el campo de juego) tan rápido que no sabemos para donde va a salir (...) Si se fijan ya metimos varios bloopers, nos chocamos". Granatto, como pidiendo permiso, la halagó: "Siempre es más fácil jugar con delanteras como ella".

El tiempo pasó y las consolidó. Con el conjunto y como individualidades. El año del Mundial parece encontrarlas en una curva de ascenso constante y tanta atención llaman sus rendimientos que ayer el planeta hockey las eligió como las mejores. Un lujo. Un verdadero orgullo para Las Leonas, que las tienen de su lado.

Para Los Leones no pudo ser

Además de Delfina Merino y María José Granatto, dos Leones competían por quedarse con estos galardones: Gonzalo Peillat estaba nominado como Jugador del año y Juan Manuel Vivaldi como Arquero del año. El sábado Las Leonas jugaron el último amistoso de la serie con Bélgica en Buenos Aires, del que se ausentaron ambas delanteras por embarcarse en vuelo a Berlín para esta ceremonia de la FIH. Todo un indicio de que las expectativas
de traerse el premio eran altas.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario