Ovación

Leo fue tan claro como tajante

"No me gustó el equipo, tendríamos que haber puesto otras ganas", dijo el DT canalla.

Lunes 02 de Abril de 2018

Es imposible abstraerse un instante de la pobre imagen que ofreció en Paraná. Central se pegó un porrazo feo ante Patronato. Se dio de lleno en el mentón de la ilusión. Hizo todo lo contrario a lo planificado. Lo llamativo es que mostró la peor versión desde que Leo Fernández tomó las riendas del plantel. Justo en la antesala de la seguidilla de desafíos importantísimos que se avecinan. Cómo habrá sido de malo lo del canalla que hasta el entrenador expresó sin dudar: "No me gustó el equipo, tendríamos que haber puesto otras ganas". El DT se mostró cauto en la zona de vestuarios, pero por dentro habrá hervido de impotencia al ver la displicencia de algunos jugadores minutos antes de consumarse la derrota. "Sí, jugamos mal. No hicimos un buen partido y lo pagamos caro. No tuvimos tranquilidad", acentuó resignado el técnico.

La idea era otra. Al menos es lo que habían manifestado los protagonistas antes de emprender viaje hacia la capital entrerriana. Pero a la hora de la verdad, al canalla se le quemaron todos los papeles ante un Patrón que terminó floreándose frente a su sorprendida gente.

"Nos hicieron un gol rápido y nos costó mucho después", acotó Fernández en el primer contacto con los medios rosarinos en las entrañas del Presbítero Grella. "Teníamos claro lo que podía plantear el rival y no lo pudimos controlar ni frenar en determinadas situaciones", puntualizó con cierta bronca el entrenador ante la pasividad auriazul exhibida en cancha en cada instante del partido.

Central no tuvo esa enjundia que pretende el cuerpo técnico. Era como que los jugadores estaban en otra sintonía. Por momentos parecía una versión de principio de temporada, cuando no paraba de poner la mejilla y ver cómo la pelota le pasaba por sus narices sin poder agarrarla.

Tal es así que hasta el entrenador certificó que "nunca estuvimos en el partido ni tuvimos el chip que debíamos tener. Nos quedamos con la manos vacías". Tan tajante como realista. No en vano también los jugadores se fueron del estadio mirando fijo hacia el césped hasta llegar a destino.

"No me gustó para nada el equipo", tiró sin dudar Leo como para dejar sentado que en la semana deberá hacer varios retoques. Porque de seguir así podría terminar contra el muro de los lamentos. Tendrá que ajustar clavijas y a la vez esperar señales del otro lado.

"Tendríamos que haber metido otras ganas, otra intensidad", retrucó el entrenador antes de pegarse la vuelta masticando bronca e incertidumbre. Demás está decir que tendrá una semana movida para poner nuevamente de pie al equipo, que a su vez sufrirá bajas ante Belgrano porque no podrá contar con Leonardo Gil, Maxi González y Oscar Cabezas. Demás está decir que la excursión por Paraná fue un fiasco.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario