Ovación

Lejos de lo que quiere, zafó sobre el cierre

En la peor versión con Bidoglio, Newell's mejoró algo en el segundo tiempo y rescató un punto cuando parecía perdido. De una conexión entre Maxi y Alexis Rodríguez llegó el gol

Domingo 17 de Febrero de 2019

El toque de Alexis Rodríguez casi abajo del arco para el 1 a 1 rescató a Newell's de una derrota casi segura, en un partido en el que se vio la peor imagen de este equipo durante el ciclo de Héctor Bidoglio. A la lepra no le salió casi nada de lo que habitualmente se propone, justo frente a un San Lorenzo que atraviesa un presente bajísimo. Lo que se rescata del conjunto rojinegro es que intentó una reacción estando en desventaja. Con algo de eso y la aparición inesperada del Mellizo, sacó un punto que vale por el desarrollo del partido.

   Impreciso e irresoluto en el traslado, Newell's le regaló la pelota a San Lorenzo en la primera etapa. Los defensores de la Lepra tuvieron enormes problemas para salir desde el fondo y ninguno del medio se ocupó de poner el balón contra el piso y aportar algo de claridad.

   Newell's quedó a merced de lo que intentaba San Lorenzo, que de por sí fue muy poco. La falta de ideas, la impericia para resolver en los metros finales y lo previsible que fueron los avances del local le dieron al menos algo de respiro al conjunto rojinegro.

   Así y todo, Newell's sufrió. Si el gol no llegó antes, el gran responsable fue Alan Aguerre. Voló para sacar un tiro libre de Belluschi (6'), una volea de Senesi (7') y un zurdazo de Botta (32'). Blandi además se lo perdió desde el área chica luego de un mal despeje de Nadalín.

   Newell's fue un equipo liviano y la única que se contabiliza en los 45 minutos iniciales fue el desborde de Formica y el derechazo cruzado de Maxi, que salió pegada al palo (34'), con Monetti haciendo sólo vista.

   El 0 a 0 no se movía y se estaba cerca del descanso. Pero de atropellada, los jugadores de San Lorenzo empujaron, cual si fuesen rugbiers y Blandi la mandó al fondo del arco. Fue la gran polémica de la tarde (ver página 5). Más allá de lo confuso y cuestionado del gol, Newell's era víctima de una etapa flojísima, con Maxi Rodríguez y Formica desconectados. El Gato había estado llamativamente errático. Pero mejoró en el período final. Metió una gran habilitación para que Insaurralde se vaya en soledad. El puntano la tiro al cuerpo de Monetti (63').

   La aproximación no fue casual. Newell's se arrimó al arco azulgrana. Antes de esa ocasión desperdiciada, el mismo Insaurralde se lo perdió de cabeza y también Maxi antes de los 5'. El desarrollo había cambiado y la posesión era leprosa.

   Newell's ejerció el control y eso le permitió adelantarse en el terreno. San Lorenzo no conseguía meter una contra. Bidoglio sacó a Leal, mandó a la cancha a Figueroa y corrió a Insaurralde hacia el medio para que la pelee con los zagueros azulgranas.

   Cacciabue siguió esforzándose en el medio, Rivero mejoró en la recuperación, Formica estuvo más fino e Insaurralde luchó todas adelante. Newell's fue otro. Ni pletórico de virtudes ni avasallante, pero sí al menos otro con mayor decisión.

   Los minutos fueron pasando y Newell's se hundió en la impotencia. San Lorenzo tuvo un respiro y la manejó mayor tiempo. En el tramo final el conjunto de Bidoglio declinó y apenas inquietó con un disparo de Figueroa desde lejos.

   Eso fue hasta que los primos Rodríguez se juntaron y el más joven, Alexis, la empujó casi sobre la línea. El hincha del Ciclón quedó estupefacto. Newell's le dio una estocada a esa altura impensada y se trajo a Rosario un punto que a esa altura parecía imposible.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});