Ovación

Lejos del anhelo

Si la Superliga concluyera hoy y a Newell's le devolvieran los tres puntos, ambos equipos rosarinos arrancarían con idéntico promedio

Martes 03 de Abril de 2018

Si la primera edición de la Superliga concluyera hoy y se confirmara la devolución de los tres puntos a Newell's, los dos equipos rosarinos comenzarían la próxima temporada con idéntico promedio: 1,411.
Un promedio estadístico establece un contexto, perfila una proyección, refleja nivel de desarrollo y, aunque las palabras busquen potenciar o desvanecer lo que el guarismo refleja, el número se mantiene inalterable. Y cuando esa cifra se comienza a utilizar en otras ecuaciones, la misma califica a la gestión que la produjo.
Cuando el sistema de promedios fue instaurado por Julio Grondona, se lo explicó desde la necesidad de que un equipo no descienda por un mal año sino por el rendimiento de los últimos tres, es decir darle otras chances de corregir las malas gestiones deportivas de los clubes. Claro que la real motivación era reducir el margen de riesgo para los poderosos. Pero el modelo detonó con el descenso de River y hoy se analiza cómo emerger de la matriz grondonista.
No obstante, y mientras eso no cambie, el promedio está y mensura gestiones deportivas.
Por eso ese número de 1,411 ubica a Central y Newell's, al menos hasta hoy, justo en los puestos 14 y 15 de la tabla promedio de los 26 equipos que iniciarían la segunda temporada de la Superliga.
Hace unos días el grupo de los directivos canallas que deciden, y del cual surgirá la fórmula presidencial para las próximas elecciones, defendió su gestión con un conjunto de cifras a manera de balance anticipado, configurando una política millonaria por las ventas y compras realizadas, y pese a que aludió a la conformación de un plantel muy competitivo, el promedio hasta hoy proyectado refleja una realidad distinta a la contada.
También el hasta ahora presidente de Newell's, Eduardo Bermúdez, hizo hace unos días una férrea defensa de la política deportiva de su comisión directiva poniendo en valor los 49 puntos obtenidos bajo el ciclo Osella, justificando después la reducción del plantel para hacer viable financieramente un club al que también la actual administración terminó de precarizar. "El club ya está estabilizado", resumió el verborrágico directivo. Más allá de su definición, el 1,411 de promedio también define un presente distinto al contado.
Por supuesto que aún restan 18 puntos por jugar y Central aún guarda alguna expectativa para clasificar a la Copa Sudamericana, mientras la chance por un lugar en la Libertadores quedó lejos.
Es cierto que los seis partidos pendientes del torneo pueden incrementar o reducir ese 1,411 de promedio. Es casi seguro que el guarismo final será distinto, pero sin dudas que no modificará sustancialmente la evaluación deportiva de ambos, la que seguirá estando distante del deseo colectivo de los hinchas rosarinos.
Debido a esta mediocridad en la que se encuentran deportivamente Newell's y Central es que la participación inminente en la Sudamericana actúa como un importante estímulo para salir de la medianía, que tiene su explicación desde el sentimiento, porque los últimos rendimientos no fortalecen esa ilusión. Pero cuando de fútbol se trata, todo puede ser posible, más aún en series que se dirimen en partidos de ida y vuelta.
Pero en el mientras tanto, el presente no es el anhelado. Porque más allá del descontento que genera en los más radicalizados cuando los análisis ejemplifican desde la comparación, la verdad asoma implacable cuando se revisan los números y automáticamente emergen las conclusiones críticas a las actuales administraciones deportivas de Central y Newell's.
Algunos podrán sostener que la resultante de ese temporal promedio 1,411 es más negativo para Central porque al haber dispuesto de mayor capacidad de inversión el margen de error es más notorio. Es una parte de la verdad.
Otros podrán argumentar que lo de Newell's es más contraproducente porque vació a su plantel de jerarquía y malgastó los fondos disponibles en jugadores sin los antecedentes para configurar soluciones. Es otra parte de la verdad.
Como tantas otras partes de la verdad que se podrían enunciar para explicar una realidad que dista mucho de la que los equipos rosarinos por historia y grandeza merecen. Porque este promedio proyectado hasta ahora de 1,411 es eventual, pero sin dudas indica que Central y Newell's en materia de política deportiva algo hicieron mal. Muy mal.
Y deben corregir.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario