Ovación

Ledesma: "Sentí que pude aportar mi granito de arena"

El arquero canalla habló de lo que fue su rendimiento en el partido ante Tigre, del que dijo haber quedado conforme. En una larga charla con Ovación sostuvo que pelea día a día por el puesto y alabó al Ruso Rodríguez, a quien definió como "el arquero titular",

Miércoles 01 de Noviembre de 2017

La misma noche del partido, Jeremías Ledesma sintió que su actuación había estado acorde a las expectativas. Se lo hicieron saber en el mismo vestuario, donde comenzó a recibir muchos mensajes felicitándolo por su labor. Nada de eso le movió la estantería emocional. Porque la tranquilidad que sintió por haber "aportado mi granito de arena" no fue avasallada en absoluto por esa idea que dice tener clara y que repitió a lo largo de la larga charla que mantuvo con Ovación: "El Ruso Rodríguez es el titular".

   Habló de la "confianza" que le entregan partidos como el del lunes y el de la final de la Copa Santa Fe, pero en la misma magnitud se refirió al "trabajo" que requiere el día a día, que es donde, sostiene, debe ga narse un lugar, pese a que se siente "considerado" por el técnico Paolo Montero. Del encuentro en Victoria, de sus chances de afianzarse en el arco canalla, de las ingratitudes que entrega el puesto de arquero y de muchas cosas más, entre ellas el convencimiento de la "injusticia" por la que tuvo que pasar el Ruso Rodríguez después de algunos goles que le convirtieron, se explayó Ledesma en el ida y vuelta con este diario.

¿Cuáles son las sensaciones del partido un día después, con un análisis un poco más frío?

Las sensaciones son buenas porque necesitábamos sumar en el torneo, que hoy es lo más importante. Es a lo que apuntábamos y no nos queríamos volver con las manos vacías. Creo que hicimos un gran partido desde la actitud y pudimos remontar el resultado. Incluso lo pudimos haber ganado porque creamos muchísimas situaciones claras. Demostramos mucho carácter y eso es muy bueno.

¿Y el análisis en lo personal?

Me sentí bien. Pude rendirle al equipo y eso es algo muy bueno, no sólo para el grupo sino para mí también porque me da confianza. Los chicos me apoyaron mucho y eso colabora para que uno se pueda sentir mejor por ese apoyo de los más grandes. Desde ese punto de vista estoy muy contento.

Un buen termómetro debe ser la cantidad de llamados y de mensajes que recibiste, que uno intuye no deben haber sido pocos.

Sí, pero la familia, los amigos y los seres queridos siempre están, sobre todo la gente de Pergamino. A todos les agradezco porque me escriben seguido y son los que siempre van a estar. Siempre son mensajes de aliento y los mensajes fueron muy lindos porque el partido se dio así, pero si la cosa hubiese sido distinta también me hubieran mandado algún mensaje.

¿En qué momento del día te enteraste que ibas a jugar?

A la tarde. Diego se levantó con una molestia de lumbalgia y decidieron que ataje yo. Fue ahí cuando me dieron la noticia.

¿Cambia en algo saber con anterioridad que uno va a jugar o que te enteres un par de horas antes del partido?

Es raro porque es algo que no se lo espera, pero la sinceridad de Diego a la hora de sumar para el grupo es increíble. Cualquier otro se guarda lo que tiene porque quiere atajar y termina perjudicando al grupo, pero el Ruso dijo: "Me duele, no estoy para jugar" y la verdad es que es un gesto para rescatar de parte de una persona muy sincera y que quiere siempre lo mejor para el plantel.

¿Desde que te avisaron hasta el momento de entrar a la cancha hubo alguna charla especial con Montero o alguien del cuerpo técnico?

No, nada. Tanto Paolo como los chicos me dijeron que juegue tranquilo, que confíe en mis condiciones y que el apoyo de ellos iba a estar. Tanto a los jugadores como al cuerpo técnico les estoy muy agradecido porque me dieron la confianza para hacer bien las cosas e incluso equivocarme. Cuando pasa eso uno se siente mucho más tranquilo.

¿Y con el Ruso hablaste algo?

Diego me habló en todo momento, me dijo que disfrute el partido y que esté tranquilo. Siempre fueron palabras positivas. Somos amigos y se lo agradezco muchísimo.

No habías tenido mucho trabajo en el primer tiempo y el primer remate franco al arco fue gol. ¿Qué se te pasó por la cabeza en ese momento?

Nada. Por ahí uno empieza a pensar y a reprocharse si estaba bien parado o si había hecho algo mal, pero mirando el partido en frío me di cuenta de que el jugador de Tigre hizo un golazo y que no tuve mucho para hacer. Obviamente que cuando pasan esas cosas no arrancás de la mejor forma o como uno quisiera, pero después valorás aún más la actitud del equipo, que corrió hasta llegar al empate e incluso poder ganarlo.

¿Esos son los gajes del oficio del arquero? Porque más de una vez le pasó al Ruso, a quien le convirtieron muchos goles, pero varios de ellos mano a mano.

Sin dudas que el fútbol es muy ingrato. Paolo había dicho que le parecía muy injusto lo que estaba viviendo el Ruso y es algo que comparto. Muchos de los goles vienen por ocasiones en las que el arquero más no puede hacer. Es un puesto ingrato, en el que también un error es un gol. Pero cuando esas cosas pasan hay que seguir trabajando y tanto Diego como yo estamos trabajando al ciento por ciento para darle lo mejor al club.

¿En el segundo tiempo te sentiste más suelto, más seguro?

Y, con el correr de los minutos uno se va tranquilizando y va entrando más en confianza con el partido. No tengo la experiencia que tienen otros jugadores y por ahí no lo puedo plasmar desde el primer minuto, pero creo que a medida que transcurrió el partido me fui sintiendo más cómodo.

Tuviste la suerte o la lucidez para tapar un par de pelotas importantes en ese segundo tiempo. ¿Eso te tranquilizó?

Seguro. Cuando pasa eso se potencia la confianza porque te hace sentir que les podés rendir a tus compañeros, más cuando ves que el equipo ataca como loco y que por esa forma de jugar el rival puede llegar a encontrar alguna jugada. Desde ese lado quedé contento porque sentí que pude aportar mi granito de arena.

¿Cuál fue la más difícil que tuviste o la que creés que mejor resolviste?

La del centro atrás que remata Janson. Fue la más difícil porque yo estaba en el primer palo, pero la pude resolver de buena manera.

¿Te cambia en algo un partido de este tipo en lo que hace a la consideración del técnico de aquí en más?

No, no cambia nada. Lo único que tengo en claro es que hay que se guir trabajando y sumando para el grupo. Lo dije antes y lo repito ahora, Diego es el arquero titular y yo hoy estoy para acompañar al plantel. Después, cuando me toca sí aspiro a rendir como lo hice, porque creo que lo hice bien. Yo trabajo a full para cuando me toque estar.

Venías también de una gran actuación en la final de la Copa Santa Fe. Esos partidos aportan esa confianza a la que varias veces hiciste referencia.

Ni hablar. Desde el primer día pedí atajar en la Copa Santa Fe para sumar minutos para cuando me toque, estar mejor preparado porque en un arquero la inactividad se nota muchísimo. Hoy siento que todos esos partidos me sirvieron mucho.
O sea que ni la final de la Copa Santa Fe ni el partido con Tigre te cambian algo. Sentís que lo tuyo es la pelea por el puesto en el día a día.
Creo que en la consideración del técnico estoy porque si no, no estaría dentro de los 18 que entran al campo. Después uno entrena y trata de demostrar en el día a día. Esa es la mejor medida que le puedo dar al entrenador. Tenemos cosas importantes por delante, como los dos partidos por Copa Argentina para lograr el objetivo que todos queremos.
Hoy el Ruso está atravesando un problema de lesión, ¿de cara al sábado te ves yendo al arco en lugar de al banco de suplentes o es algo que ni se te cruza por la cabeza?
La verdad es que ni se me cruza por la cabeza porque lo de Diego es una lumbalgia nada más y tiene varios días por delante. Diego es el titular y creo que va a estar al ciento por ciento para el sábado.
¿Por qué en Copa Argentina responden de una manera y en el torneo local llevan 12 partidos sin poder ganar?
Es raro. Por ahí no nos hallamos en el torneo y sí en la Copa Argentina, pero es algo que intentamos corregir. Contra Tigre demostramos algo de lo que queremos porque estuvimos muy cerca de dar vuelta el partido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario